El tiro con arco es una disciplina olímpica noble y polifacética. La mayoría de nosotros estamos acostumbrados a verlo en los Juegos Olímpicos, cuando atletas de todas las naciones compiten con habilidad con flechas y dianas.

Pero detrás de la competición, detrás del tiro individual, hay realmente un mundo: una historia de siglos, de hecho de miles de años, así como técnicas de tiro, entrenamiento, estrategias y preparación que se han ido perfeccionando con el tiempo. Todo en diferentes tipos de «juego», deportes y reglamentos.

Tiro con arco

Los beneficios del tiro con arco

Durante miles de años, escritores y filósofos han visto en el tiro con arco una metáfora de un estilo de vida basado en un enfoque espiritual de la vida cotidiana, consistente en la meditación y la concentración.

En resumen, el tiro con arco, incluso antes de ser un deporte, es una práctica que puede elevar al ser humano y ayudarle en su vida cotidiana. En concreto, se puede decir que esta práctica permite trabajar muchos aspectos físicos y mentales de primera importancia para nuestro bienestar.

Relajación

Para tener éxito en el tiro con arco, es esencial encontrar un estado de equilibrio con el cuerpo. Como muchos otros deportes, el tiro con arco es relajante. Estás a solas contigo mismo, concentrándote en la tensión correcta de la cuerda y en la dirección en la que disparar la flecha.

Autocontrol

El tiro con arco es una gran manera de entrenar la estabilidad. Cada movimiento debe estar orientado al éxito del disparo de la flecha en la dirección correcta.

Fuerza

Otro beneficio del tiro con arco es el aumento de la fuerza. Para tensar el arco, hay que entrenar los brazos, el pecho, los hombros y los músculos de la espalda. Por eso es muy importante, al iniciarse en el tiro con arco, elegir el equipo adecuado, con pesos y tamaños que deben aumentarse gradualmente para evitar lesiones.

Concentración

Coordinar mente y cuerpo es la base del acto técnico de soltar la flecha. Pero para hacer todo esto se requiere una gran capacidad de concentración, que va de la mano de la relajación mencionada anteriormente.

Elasticidad y resistencia

Para la práctica del tiro con arco, dado el carácter estático de la posición, que se prolonga durante mucho tiempo en la búsqueda de la mejor puntería, es necesario realizar un calentamiento a base de ejercicios de estiramiento, que ayudan a la elasticidad de los músculos. Este deporte también desarrolla la velocidad, en el sentido de tiempo de reacción, y la resistencia, que puede definirse como la cualidad que permite resistir la fatiga.

Mejora la función cardiovascular

Al contrarrestar el estrés y mejorar ciertas funciones como la postura, la fuerza corporal y la masa muscular, también beneficia al corazón y a la circulación.

Postura y equilibrio

Para poder disparar la flecha en la dirección correcta, es necesario aumentar el sentido del equilibrio a través de una postura correcta de los miembros superiores e inferiores, creada por una buena firmeza del tronco, encontrando el centro de gravedad y los movimientos correctos de los miembros superiores.

¿Para quién se recomienda el tiro con arco?

El tiro con arco puede practicarse a partir de los 9 años; en principio, a cualquier edad (sin límites de exceso), por cualquier persona que busque los beneficios mencionados.

También es un deporte social, tanto porque hay competiciones por equipos como porque se practica siempre dentro de un club. Esto hace posible que se conozcan nuevas personas.

Por último, está especialmente indicado para los amantes de la naturaleza, ya que es uno de los pocos deportes que pueden practicarse no sólo al aire libre, sino también en los bosques y montañas.

[tds_note]Sigue leyendo: Pilates[/tds_note]