Uno de los inventos que cambiaron la vida de millones de personas fue la almohada, conozca por medio de este artículo, ¿Quién inventó la Almohada? Y sobre porque lo hizo. Conozca todo sobre este inventó que en nuestros días es indispensable para un perfecto descanso.

quien-invento-la-almohada-2

¿Quién inventó la Almohada y en qué año se creó?

Una almohada no solamente es un elemento que sirve de complemento para tejer un descanso en las noches, ella también sirve para descansar sentados en un mueble, para colocar el cuello, incluso hay quienes tienen sus mejores ideas cuando colocan su cabeza sobre ella.

Se tiene conocimiento certificado que las almohadas fueron inventadas en Mesopotamia, alrededor del año 7.000 a.C. Mesopotamia se encuentra ubicada en la actualidad en lo que conocemos como Irak. Pero en ese tiempo so se realizaban con los materiales confortables como las conocemos hoy día.

En ese tiempo fueron elaboradas en piedra, pero eran para ser usadas para comodidad sino para evitar que los insectos llegaran a introducirse en los oídos o en la boca, además que solamente las usaban las personas que se consideraban ricas en ese entonces.

La Almohada en el Antiguo Egipto

Para los egipcios antiguos la cabeza era en donde se encontraba el asiento para la vida del espíritu, por lo que era muy apreciada y cuidada. Estos preparaban almohadas en diferentes materiales muy apreciados como: marfil, mármol, cerámica, madera o piedra.

Además las almohadas también tenían un significado en la religión, por lo que debían ser talladas con las imágenes de los dioses egipcios para ser colocadas debajo de la cabeza de los faraones y otros difuntos para que los espíritus malignos no se acercarán a sus cuerpos.

La Almohada en la Antigua China

En descubrimientos realizados por arqueólogos en diversos asentamientos chinos, se encontraron elementos similares a las almohadas egipcias. De igual manera fueron elaboradas en madera, bronce y bambú, porcelana y en algunos casos se han encontrado en Jade. Estas estaban decoradas con animales, figuras humanas y plantas.

De acuerdo al material con que eran elaboradas se pensaba que aportaban algún beneficio médico para las personas que debía usarlas. Aquellas que se elaboraban en jade eran para que hubiese un aumento de la inteligencia.

Los chinos no solamente podían hacer almohadas de estos materiales, también diseñaron algunas en materiales más suaves, pero pensaban que estas les quitaba a sus dueños la energía del cuerpo cuando dormían, diciendo que mientras más duras eran mejor aporte tenían para la salud y la inteligencia.

Las Almohadas en Japón

En la cultura japonesa se usaban almohadas de materiales duros, las más conocidas son las usadas por las geishas, las cuales debido a lo elaborado de sus peinados debían dormir con sus cabezas levantadas por medio de un alzador llamada el Takamuara, este a diferencia de las anteriores tenía una cubierta o cojín de algodón en donde reposaba la cabeza.

Así sus peinados que tardaban horas en hacerlos podían durar varios días sin desarmarse, las aprendices de geishas para que aprendieran este arte de dormir, se les colocaba arroz alrededor del takamuara, en caso de bajar la cabeza, el cabello se llenaba de arroz, y por la gomina que usaban en el peinado este se quedaba pegado por lo debían desarmar todo el peinado.

Los Griegos y los Romanos

En las civilizaciones griegas y romanas se pueden encontrar una mejor evolución de las almohadas, debido a que ellos usaban paja o plumas de animales, en un material más suave, pero solamente eran usadas por las clases más altas de esta sociedad.

quien-invento-la-almohada-3

La Era Moderna de las Almohadas

Con la llegada de la Revolución Industrial la almohada llegó a ser usada en todos los hogares, estas se comenzaron a fabricar y comprar a precios accesibles. En Inglaterra durante el reinado de la Reina Victoria, las almohadas se comenzaron a usar como elementos decorativos de los muebles y sillones.

Desde entonces hasta la actualidad, las almohadas son parte del proceso de reposo y descanso de los seres humanos, y también de las mascotas, porque deben proporcionar confort, se pueden encontrar en diversos materiales y sobre todo para diversos fines.

¿Qué es una Almohada?

La almohada es una pieza mullida en donde se puede apoyar la cabeza para el momento del descanso, esta se coloca encima del colchón en la parte superior o cabecera de la cama, su objetivo fundamental es que trate de mantener la columna vertebral en una posición recta, y rellenar el espacio que se encuentra en la nuca.

Las almohadas deben proporcionar relajamiento de los músculos del cuello, para evitar tensión y disminuir el estrés que se acumula a lo largo del día, para que las personas obtengan el mejor sueño del mundo. La etimología de la palabra proviene del árabe andalusí “al-mujadda” y que significa almohadón o cojín.

Composición de una Almohada

Una almohada consta de tres materiales fundamentales: material blando para el interior, una funda cosida y una funda exterior que se puede retirar para ser lavada. Sus medidas pueden ser variables y todo dependerá del ancho de la cama: 67 cm, 80 cm, 90 cm, 105 cm, 135 cm, 170 cm.

Tipos de Almohadas

Las almohadas en la actualidad se clasifican por el material que tienen en su interior: fibra, plumas de ave (generalmente se usan las de Oca), látex o memory foam. Por su forma se pueden conseguir almohadas:

Tradicionales: que son las de forma rectangular.

Mariposa: estas se denominan así por la forma de mariposa y que se indica para aquellas personas que tienen dolencias en la cervical.

Cervical: es un modelo más pequeño que se inserta directamente en la nuca.

Viscoelástica: son aquellas fabricadas con una espuma viscoelástica y que ha sido desarrollada por la NASA, este material tiene la ventaja de adaptarse de manera perfecta a la cabeza, curvatura del cuello y parte de la espalda, estas se desarrollan con un modelo ergonómico que permite que se cambie la altura de la misma a gusto de quien las usa.

El material con el cual se hacen las fundas de las almohadas es variable tela de algodón, satín, plástico, otras pueden ser con un material termorregulador que absorber el calor del cuerpo y mantienen fresca a la persona, por lo que no genera humedad.