¿Qué es el Espíritu Santo? Cabe indicar que se define como un sinónimo de Divina Gracia y Espíritu Paráclito, en el Evangelio de San Juan se confirma sobre Paráclito que queda con los discípulos luego de que Jesús ya no pueda verse. Paráclito viene del griego Parakletos que quiere decir aquel, es invocado del latín “Consolator” que es el significado de consuelo y es caracterizado por defender del castigo, salvar del peligro y que la salvación eterna sea entregada.

Por su parte, para los cristianos el nacimiento de la iglesia se marca justamente con el descenso del Espíritu Santo sobre los discípulos de Jesús, después de su crucifixión y resurrección con el nombre de Pentecostés.

Representaciones del Espíritu Santo

Hay muchas representaciones del Espíritu Santo que la biblia describe y son las siguientes:

El agua: Por su parte, por medio del sacramento del bautizo el agua es la representación del Espíritu Santo que brinda un nacimiento nuevo.

La Unción: Se trata de una pintura que representa la fuerza del Espíritu que es el signo de energía de transformación.

El Fuego: Se encuentra presente en las acciones del Espíritu y signo de energía transformadora.

La Nube y la Luz: Es la representación en que se manifiesta del Espíritu como cuando baja sobre la Virgen.

El Sello: Se presenta en sacramentos imponiendo carácter que es imborrable del Espíritu.

La Mano: Por medio de la imposición de las manos y se conecta al Don del Espíritu Santo.

La Paloma: Es una representación del bautismo de Jesús.

Su propósito

Para quienes no lo saben el Espíritu Santo se trata de una persona que es sin igual y tiene un propósito divino, lo han enviado para que la voluntad del Padre pueda ser cumplida, su obra es que se exalte y glorifique a Jesús, no podrá detenerse por ninguna fuerza maligna, sino que debe seguir la obra unido con el Padre.

El Espíritu Santo y la Virgen María

Es quien preparó a María con su gracia textualmente así: María, «llena de gracia» la Madre de Aquel en quien «reside toda la plenitud de la divinidad corporalmente».

En María que es la divina Gracia hace el designio benevolente del padre, pues la Virgen ha concedido dando a luz al hijo de Dios gracias al Espíritu Santo, pues la virginidad es transformada en fecundidad única mediante la fe y el Espíritu.

Por lo tanto, mediante María, el Espíritu Santo empieza a colocar en comunión con Jesús a los hombres cuyo objeto de amor es benévolo de Dios.

Los dones del Espíritu Santo

Según la iglesia católica los dones del Espíritu Santo son 7 entre ellos se destaca: La sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios, que mantienen que la vida moral que tiene el cristiano haciéndolo dócil también sensible a la voluntad de Dios Todopoderoso.

Acudir al Espíritu Santo

Se trata de una guía que maneja por el lado del bien en la vida habitual y es el Espíritu Santo, dependiendo de la obra para vivir de acuerdo a la palabra, para poder entenderla guiando el caminar en la senda de la Santidad y pueda accionarse con justicia, llenando de amor, paciencia, paz, alegría, bondad mansedumbre, benignidad que da la fe.