Toda persona que dirija un negocio o empresa desea el desarrollo y crecimiento de esta y para ello es necesario llevar un control preciso de todos los movimientos que se realizan. En este artículo te enseñaremos los Principios de la Administración que debes conocer para que tu negocio prospere.

Principios de la administración

Definición de Administración

Antes de abordar los principios de la administración fundamentales para el desarrollo de toda empresa negocio e incluso economía de un país, es necesario que hondemos acerca de lo que es la administración. Es un hecho resaltante dentro de los diferentes conceptos administrativos que podemos encontrar, que las relaciones sociales surge como eje central, es decir, para que se dé la administración por definición, el factor relacionarse es crucial y necesario.

Del término administración pueden surgir muchísimas variantes como administración pública, administración de empresas, administración personal, Administración de Ventas, entre otros. La palabra administración desprende muchísimos conceptos, pero tomaremos en esencia una definición que nos da la Real Academia Española que, en su quinto concepto, define la administración así:

«Conjunto de los organismos destinados a la gestión y el funcionamiento de una parcela determinada de la vida social.»

Este concepto nos da algunas palabras y frases puntuales: organismos y parcela determinada. La primera nos muestra lo que ya dijimos anteriormente acerca del relacionarse como un elemento intrínseco de la administración pues, al decir organismos nos referimos a un conjunto de diferentes partes trabajando en un mismo fin.

Tomemos la frase, parcela determinada, nos señala que la administración es aplicable no a una sino a muchas áreas de la vida y desarrollo de la sociedad, puede ir desde la administración personal hasta la Administración de empresas; de la administración pública de un pequeño condado, a la administración pública de un Estado completo.

Principios de la administración

Si hablamos de los principios de la administración, sería necesario trasladarse a los comienzos de la humanidad donde el ser humano, desde el uso de su razón, comenzó a organizarse y distribuir funciones conforme las necesidades propias y del colectivo, tomando en cuenta las habilidades con las que contaban los individuos. Estas prácticas fueron perfeccionándose y puliéndose con el transcurrir de las eras hasta la época en la que nos encontramos actualmente.

En estos avances y estudios que poco a poco se fueron desarrollando, existieron muchas personalidades que dieron aportes significativos, sentando las bases de lo que hoy conocemos de la administración. En este artículo resaltaremos a dos exclusivamente; al español Javier Burgos y al francés Henri Fayol

Principios de la administración de Henri Fayol

Comencemos por conocer quién era Henri Fayol. Henri Fayol nación en el imperio Otomano, específicamente en la zona que conocemos hoy día como Estambul en el año 1841.

Nacido en una familia de origen francés Fayol siguió los pasos de su padre convirtiéndose en ingeniero, específicamente ingeniero de minas. Luego de graduarse en la universidad, desde muy joven, comenzó a trabajar en una de las industrias mineras más conocidas del momento y fue escalando poco a poco hasta convertirse en director general, teniendo bajo su cargo varias minas y cientos de trabajadores.

Lo que hizo avanzar profesionalmente a Fayol no fue solo su conocimiento sobre ingeniería de minas sino su atención al detalle en cuanto a trabajos administrativos se refiere. Él se fijaba en elementos operacionales y dificultades que se presentaban durante el trabajo y mediante su experiencia plateaba soluciones, soluciones que fueron tan efectivas que le pidieron las implementara en otras minas. De este trabajo surge el primero de dos textos llamado “Administration industrielle et générale” (Administración industrial y general en español).

Este texto fue muy difundido, y sus postulados utilizados, no solo por la rama de la ingeniería, sino por la administración empresarial, y sobre todo dando grandes aportes a la Administración logística. A estos estudios se le denominaron fayolismo, y aunque no fueron todos postulados originados por él, fue quien le dio el impulso y reconocimiento. Fayol le atribuye a la administración propiedades de carácter universal por ser posible su aplicación no solo a la industria y empresa sino a cualquier área que requiera planeación y la suma de esfuerzos.

De aquí surgieron cinco funciones principales administrativas y catorce principios para gestionar correctamente que Fayol consideraba indispensables para cualquier gerente. Las cinco funciones del fayolismo son:

  • Planear
  • Organizar
  • Comandar
  • Coordinar
  • Controlar

Principios para una gestión efectiva

Partiendo como base de las cinco funciones antes mencionadas, Fayol establece catorce principios que, a su criterio, son importantes para el desarrollo óptimo de cualquier gestión:

División del trabajo

Para Fayol, la división del trabajo desarrollaba en los trabajadores un elemento importante, que era la especialización; al dar funciones específicas a cada trabajador este se enfocaría en esa exclusivamente llegando a perfeccionar su ejercicio, haciendo más eficiente el desarrollo laboral, mejorando las condiciones del trabajador al no sobrecargarlo de otras labores ajenas a sus funciones, aumentando la producción y a medida que pase el tiempo sería más preciso el trabajo.

Principios de la administración Henri Fayol

Autoridad y responsabilidad

Toda labor requiere de una supervisión o dirección, y por esta razón debe existir una figura de mando que de las ordenes y delinee el rumbo, claro está que también esta autoridad viene con la responsabilidad de las personas bajo su cargo y las labores que competen al mismo.

Disciplina

Si hay quien mande, debe existir quien obedezca. Básicamente se refiere a este principio, en que los empleados puedan obedecer (no como súbditos ni esclavos) las directrices de sus superiores, pero estos últimos deben ofrecer buen trato a sus supervisados. Es una relación mutua de respeto.

Unidad de mando

Es recomendable que el trabajador tenga que rendir cuentas directas únicamente a un solo supervisor, esto evita cualquier inconveniente referido en el futuro.

Unidad de dirección

Este va muy ligado a la división del trabajo y al punto anterior. Todos los trabajadores, aun si están divididos por departamentos deben tener un mismo enfoque, un mismo fin, una sola dirección. Si no existe esa sinergia el fracaso de la gestión es segura. Debe existir una unidad de dirección tanto por departamento, como para la gerencia general.

Subordinación del interés individual ante el interés general

Este hecho es uno de los que podemos decir es aplicable no solo a la administración de empresa. Aquí hace referencia que para el progreso de la gestión es necesario que los trabajadores sobrepongan los intereses del todo, por encima de los propios, ya que en teoría, el cumplimiento de los intereses de la empresa lleva implícito un beneficio para los involucrados.

Remuneración

Todos los trabajadores son dignos de un salario acorde a los servicios dados. Este debe cubrir las necesidades en la vida de cada trabajador y entrar dentro de los parámetros de pago de la empresa; claro está, esto no es posible cumplirlo a un 100% ya que no existe una remuneración ideal.

Centralización y descentralización

Dependiendo del tipo de funciones que ejerce la empresa, el fayolismo plantea que este principio va dirigido a que tan involucrados está los trabajadores con la toma de decisiones en diferentes nieles de responsabilidad.

Cadena escalar o línea de mando

Este se refiere a los diferentes escaños de cargos o autoridad que existen en la empresa, va desde el más alto hasta el de menor rango. Es recomendable que no sea muy extensa esta línea de mando para contar con una comunicación efectiva.

Orden

Dentro de la organización todo debe estar ubicado en un lugar, las personas, los equipos de producción, mercancía, etc., no solo hablando de espacio físico sino también en cuanto a distribución de labores. El orden mejora las líneas y formas de trabajo, e incluso aumenta la producción. Cualquier empresa u organización necesita del orden para funcionar correctamente.

Acción y equidad

Aquí Fayol se refiere a que cada trabajador, sin importar su rango o función, debe ser tratado con los valores primarios y bases como son el respeto, la amabilidad, empatía, etc.

Estabilidad del personal

El ideal a seguir es que cada trabajador pueda permanecer en su trabajo el mayor tiempo posible y necesario; asegurar esto a los empleados da una mayor confianza con las líneas de mando. Si existen un mover continuo de los trabajadores de su puesto de trabajo genera una gestión ineficiente y dificulta el cumplimiento del primer punto de esta lista.

Iniciativa

Es importante motivar a los trabajadores para dar aportes que puedan mejorar la gestión, esto ayuda al cumplimiento del punto n° 6 de la lista y puede resultar muy provechoso a la organización.

Espíritu de cuerpo o grupo

El aspecto más importante de los principios de la administración es el trabajo en equipo, bien es conocido que una casa dividida no prospera. Esto es aplicable en todos los aspectos de la gerencia pues el gerente debe contar con el talento y capacidad de unificar a aquellos que están bajo su cargo fomentando el espíritu de grupo, esto nos da un Concepto de Administrador mucho más amplio del que podemos creer básicamente.

Principios de la administración por Javier Burgos

Antes de entrar con los principios dados por Burgos es necesario que podamos conocer el contexto histórico donde se desarrollaron las teorías y aplicaciones de él.

Si deberíamos escoger un hecho que haya marcado la política del mundo occidental en un antes y un después ese sería la revolución francesa. Este hecho fue tan crucial para el mundo occidental pues dio paso al estado social de derecho, la era de la ilustración e impulsó con mucha fuerza la ideología del liberalismo; todos estos factores llegaron a impactar incluso al continente americano avivando las llamas independentistas que iban surgiendo en las distintas provincias españolas en el continente.

Unos años después de la revolución se levanta un conquistador francés llamado Napoleón Bonaparte que emprende conquistas por toda Europa, lo que causa que las ideas francesas calen en el continente con mayor fuerza. Luego en 1808 el ejército napoleónico invade España; trayendo mucha de su cultura e ideas que influenciaron a Javier Burgos.

Javier Burgos y del Olmo fue un político, poeta y dramaturgo español nacido el mes de octubre del año 1778 en España. Estudia jurisprudencia e Madrid. Sus aportes fueron cruciales para la restauración y levantamiento de la crisis que atravesaba España para la época entre 1810 y 1830. Burgos se vio muy influenciado, como dijimos, por las ideas surgidas de la revolución francesa al punto que viaja a París en 1812 para estudiar.

De estos estudios surge el documento que le dará a conocerse, la exposición dirigida a Su Majestad el Sr. Fernando VII, enviado desde París el 24 de enero de 1826. En este documento Burgos aborda la problemática que atraviesa España a causa de la invasión napoleónica y por la independencia de la mayoría de sus colonias americanas (Su principal ingreso); y las medidas que a su consideración y estudios, son las óptimas a implementar.

En esta, recomienda la creación de un Ministerio Interior que implementaría unos lineamientos que el mismo plantea; burgos lo llama muy modestamente como “un taller de la prosperidad nacional”. Estos son los primeros vestigios de lo que hoy conocemos como administración pública.

Burgos continúa ejerciendo labores administrativas en el Estado incuso luego del traspaso de la corona; un hecho muy importante es la creación de provincias, descentralizando un poco solo los temas administrativos ya que los referentes al poder seguían reposando en la monarquía.