Aunque parezca una ironía, realmente existen peces que beben agua; si no sabías que aunque viven rodeados de ella no les da sed, entra en este artículo y conoce todo sobre estos sorprendentes animales marinos, y cómo lo descubrieron los científicos que se dedican a su estudio.

peces-que-beben-agua-1

Si vivieras en un medio ambiente acuoso, es posible que sintieras frío algunas veces, pero lo que resulta inverosímil es que te pueda dar sed, porque ¡vives en el agua! Sigue con nosotros, y descubre que sí hay peces que beben agua, a pesar de que su hábitat sea el inmenso mar.

Peces que beben agua: ¿Cómo lo hacen en el mar y ríos?

Si te preguntaran ¿los peces beben agua? seguramente pensarías que te están jugando una broma, o que es una pregunta capciosa de tu interlocutor; pero la verdad, es que aunque te parezca un juego, este proceso es normal en los animales, aun siendo el agua de mar salada, con aproximadamente 33 gramos de sal por cada litro.

Cuando los peces beben agua, así como otros animales marinos, estos acarrean una concentración de sal en sus organismos, en el caso de los primeros la concentración es mucho menor que las concentración de sal en el agua.

Para poder tener una regulación en su interior los peces deben pasar por un proceso de ósmosis, en donde deben tener una igualación de distintas concentraciones que se hayan separadas a través de una membrana semipermeable, por esta la razón el agua siempre fluye por el cuerpo en diversas concentraciones menos salinas a mas salinas.

De manera contraria sucede cuando la concentración de sal es menor que la del oceano, porque los peces que beben agua deben perderla, y para ello la filtran a través de su piel, lo que provoca en ellos la deshidratación.  Para mantener un equilibrio de los fluidos internos der su cuerpo, los peces que se encuentran en el mar deben beber mucha agua por obligación.

Cómo es lógico, al ingerir esta agua del mar también están ingiriendo sales, sin embargo, estas no son absorbidas, porque no son necesarias para su organismo, por lo que la expulsan de sus cuerpos a través de sus branquias y la orina.

Por esta razón es que los peces que beben agua en el mar deben hacerlo, para evitar que se deshidraten, pero veamos ahora qué sucede con los que viven en los ríos.

En el Río

Tal y como te explicamos en el apartado anterior, la sal es precisamente el responsable de que los peces beban agua en el mar, para prevenir una deshidratación que les llevaría a una muerte segura.

Con respecto a los peces de río o de agua dulce, el proceso es inverso ya que estos expulsan mucha agua de sus cuerpos y también se produce la deshidratación. Estos como contienen fluidos corporales con una mayor concentración de sales que la que tienen el agua dulce, tienen el peligro que les entre demasiada agua al organismo y morir por exceso de líquidos.

Pero pierde cuidado, porque la naturaleza es sabia por lo que usan dos mecanismos, el primero es conseguir una estructura de su cuerpo que sea impermeable al agua, y el segundo es no beber agua. Si alguna vez has visto peces en un acuario que abren y cierran la boca, lo que están haciendo es respirar.

peces-que-beben-agua-3

 Manteniendo el equilibrio

Aunque usen estos dos mecanismos, ambos funcionan de una manera limitada porque cierta cantidad de agua dulce  puede entrar al organismo a través del proceso de la ósmosis, la piel o de sus branquias; por ello, para mantener un equilibrio corporal deben eliminar el agua a través de la orina, que diferente de los peces marinos, es abundante pero con muy poca concentración de sales, debido a que deben mantener la mayor cantidad de sales retenidas en su cuerpo.

Y los Salmones

Un caso muy particular son los salmones que deben adaptarse a ambos ambientes acuáticos, la mayor parte de esta especie nacen en agua dulce (ríos) y después hacen un descenso por el curso del río hasta llegar al mar.

Cuando les llega su momento de aparearse para procrear regresan nuevamente en contra de la corriente de los ríos hasta el mismo lugar donde nacieron.

Si te preguntas  ¿cómo pueden hacer el cambio de agua dulce a salada? La respuesta es muy sencilla, ya que cuando están pasando del agua dulce a la salada evitan beber agua y perder sus sales, pero una vez que llegan al océano comienzan a beber agua salada para comenzar un proceso de pérdida o eliminación de las sales. Tal y como te dijimos antes, son una creación perfecta.

Tiburón bribón

En el año de 1877 el gobierno de Nicaragua informó al país sobre una especie de tiburón que estaba presente en las aguas dulces del Gran Lago Nicaragua, y se llegó a pensar que era una extraña especie única de esa zona. Por más de un siglo esta teoría se mantuvo hasta que en el año 1976 un grupo de investigadores decide viajar a la zona e investigar a este animal, encontrándose que se trataba de una especie común de las aguas tropicales y subtropicales conocida como el Tiburón Toro (Carcharhinus leucas).

Este caso se asemeja mucho al del salmón, ya que también tiene la capacidad de adaptarse tanto en aguas marinas como en dulces. Por fortuna, la mayoría de  los tiburones no pueden vivir en agua dulce porque su organismo no se adapta a vivir en un ambiente menos salado, pero en el caso de los tiburones toro, los riñones, el hígado y la glándula rectal si pueden ajustarse de manera gradual a la salinidad de las aguas en donde naden.

Como te explicamos en el post anterior, esta capacidad la tienen pocas especies de tiburones, lo que indica que no es único en lograrlo, sino que también los hacen todas aquellas especies marinas de la familia Glyphis, mejor conocidas como tiburones de río, que también se pueden encontrar en las aguas al norte de Australia y en el río Amazonas.