¿Presentas nauseas, atraso en tu ciclo menstrual u otro síntoma que indique que estas encinta? No te preocupes, en este post te enseñamos donde tocar tu vientre para saber si estas embarazada.

donde-tocar-tu-vientre-para-saber-si-estas-embarazada-1

¿Dónde tocar tu vientre para saber si estas embarazada?

Antes de acudir a tu médico, es posible detectar, mediante pruebas caseras de embarazo, si estás en la dulce espera. Más aún, si ya te has convertido en madre y tienes conciencia de cuáles son los síntomas que te alertan.

Uno de los tests caseros más usados por las mujeres, es el de tocarse el ombligo. Es muy sencillo, lo único que debes hacer es hundir un poco el dedo en tu ombligo.

Deberás realizar esta acción suavemente hasta sentir que tu ombligo intenta ponerse de nuevo en su lugar, como si saltara. Si este es el caso, es un indicativo de que estás embarazada.

No obstante, realizar esta prueba no te garantiza el 100% de probabilidad. De hecho, médicamente está descartado y, por lo tanto, se le otorga la categoría de “superstición” que de “fiabilidad”.

Aunque por muchos años, esta prueba tuvo fama durante años, tanto así, que ahora es más un juego entre las mujeres para adivinar si están encinta. Sin embargo, hay mujeres que detectan esta singular actividad en su ombligo, a partir del segundo o tercer trimestre del embarazo.

Por otro lado, existen múltiples de pruebas para saber si una mujer está embarazada con una garantía cercana al 100%. A continuación, te decimos cuáles son:

  • Prueba de orina.
  • Prueba de sangre.

La primera, puedes iniciarla con la compra de un envase de muestra para la orina en alguna farmacia. El test, lo podrás hacer cuando tengas más de un día de retraso en tu menstruación, porque en ese período es cuando se puede detectar la hormona del embarazo llamada “hCG”.

Es importante acotar que, por lo general, las mujeres que se realizan este test sin tomar en cuenta las indicaciones de esperar a la ausencia de menstruación, los resultados pueden arrojar un falso positivo y/o un falso negativo.

Así que, es mejor seguir las instrucciones de los tiempos. Además, se recomienda que la muestra de orina se tome en la mañana, al despertar (preferiblemente).

Por otra parte, tenemos el test de sangre, siendo el más confiable de todos, para descartar o confirmar un embarazo, en vez de indagar donde tocar tu vientre para saber si estas embarazada.

Para realizar esta prueba, es imprescindible que acudas a un médico de cabecera o en el mejor de los casos, te veas con tú ginecólogo de confianza, para que pueda guiarte e informarte del proceso, incluyendo una examinación para comprobar si hay cambios en tu organismo y cuerpo.

Que, en este caso, él o ella si sabrían donde tocar tu vientre para saber si estas embarazada.

A lo que nos lleva mencionar la existencia de una prueba más, para verificar si estás embarazada. Y la puede realizar, nada más y nada menos que un ginecólogo.

Saber si estas embarazada por medio del tacto vaginal

Aunque seas del tipo de persona que conoce muy bien su cuerpo, es inevitable que, como mujer, estés llena de incertidumbres, especialmente si se trata de un embarazo. Puesto que hay algunos factores que influyen al crecimiento de la tripa o barriga, que solo el médico podrá determinar.

Si ya tienes sospecha y los síntomas comunes que indican un embarazo están presentes, debes acudir a tu médico para que te examine y haga una exploración en tu vagina.

https://www.youtube.com/watch?v=fWZhDvSvRSA

A parte del embarazo, con el tacto vaginal, se descartan los tumores uterinos y de ovario, un posible síndrome de intestino irritable e incluso se puede detectar si hay presencia de líquido en la cavidad abdominal (Ascitis) que puede dar razón a una barriga hinchada y no de embarazo.

Signos que debes tomar en cuenta para saber si estas embarazada

Es muy común que durante la primera etapa del embarazo no se manifiesten alteraciones en tu cuerpo más allá del engrosamiento de las paredes del útero que, a pesar de todo, no alteran el tamaño ni su posición.

Sin embargo, a partir de esta esta etapa, es crucial para la futura madre, realizar un examen ginecológico, para averiguar si hay signos que presumen un embarazo. Por ejemplo:

  1. Signo de Hegar:

El doctor realiza un tacto vaginal durante la sexta u octava semana de embarazo. Aquí, se puede saber si hay embarazo al palpar el útero y que este, sea un palpo muy blando, pastoso y elástico, especialmente a nivel del istmo uterino.

  • Signo de Piskacek:

Con una exploración secuencial, se detecta una asimetría del útero, el cual tiende a estar hacia el lado donde se inicia la gestación.

  • Signo de Noble-Budin:

Una vez pasen las 8 primeras semanas de gestación, se podrá descubrir que los fondos de saco vaginales han aumentado de tamaño y turgente. Dichos cambios, ocurren durante el crecimiento del feto y esto sería una confirmación de ser positiva la examinación.

  • Signo de Goodell:

En estas alturas, el tacto debe ser blando y el ginecólogo se percata de la consistencia que tiene el cuello uterino, cuyo palpo es similar a tocar los labios. Mientras que, en una mujer embarazada, sería como palpar la punta de la nariz.

  • Signo de Jacquemier-Chadwick:

Este último signo, se nota después de las 6 semanas de gestación, donde se percibe una coloración violácea del epitelio cérvico-vaginal.

donde-tocar-tu-vientre-para-saber-si-estas-embarazada-2
Algunas mujeres llegan a presentar embarazos ectópicos que son muy diferentes a un embarazo normal.

Síntomas que podrían indicar un embarazo

  • Crecimiento del ombligo
  • Percepción de un bulto en la zona alrededor del ombligo al estar acostada.
  • Dolor durante abultamiento en la parte abdominal.
  • Picor en el ombligo.

Es importante que se examine bien el área y sepas donde tocar tu vientre para saber si estas embarazada, dado a que, puede descartarse un embarazo y diagnosticarse ciertos problemas como: diástasis de rectos, hernia umbilical o paraumbilical, infección por hongos, etc.

Por otro lado, también existen factores que influyen en el crecimiento de una barriga los cuales pueden ser derivados de antecedentes de embarazos previos, la estatura de la madre e incluso el peso que puede ser comparado con uno regular y el peso característico por maternidad.