La conservación de los alimentos ha sido un tema de interés para la especie humana. Se desarrollaron distintos métodos de conservación y con la llegada de la electricidad se pudo congelar los alimentos por más tiempo. Aprende aquí la manera correcta en la que se pueden congelar acelgas, una manera de alargar la vida útil de estas verduras

métodos para congelas acelgas

Métodos sencillos de cómo congelar las acelgas

Si eres de las personas que les fascina cosechar de tu propio huerto o simplemente comprar en el mercado las acelgas frescas, te conviene tener un método de conservación para disponer de esta nutritiva verdura por más tiempo.

Lo recomendable es que, para consumir días después de comprar los vegetales, congelar acelgas es lo ideal y así conservar sus características nutricionales invariables. Es muy similar al método utilizado para Congelar brócoli, con el que se puede preservar las características nutricionales invariables.

Para que el organismo asimile completamente los nutrientes de las verduras, estas deben estar recién cosechadas. Pero si esto no es posible, una opción es encontrar formas de cómo congelar acelgas. Habiendo congelado este rico vegetal, puedes retardar el proceso de deterioro que se produce en las verduras frescas después de unos días de haber sido cosechadas. Además de que puedes separar en porciones para consumir solo las cantidades necesarias.

Se pueden congelar acelgas cocidas o crudas. Sin embargo, un congelamiento en crudo implica que debes blanquearlas antes de consumirlas. Es importante que se sigan algunas indicaciones para una correcta conservación y a continuación se mencionan algunas de ellas.

Pasos para una correcta congelación

  • Lo primero que debe hacer antes de proceder a congelar las acelgas cocidas o crudas, es eliminar las partes dañadas tanto de las hojas como del nervio central de las mismas. Retira con un cuchillo las partes en mal estado y lava con abundante agua las hojas, para eliminar residuos de tierra y de insecticidas utilizados en el proceso de cultivo.
  • Para un mejor manejo a la hora de preparar recetas que incluya acelgas congeladas, puedes cortar en pequeños trozos. Para que el proceso de cocción se haga adecuadamente, retira el nervio central de la hoja y cuece de manera individual si es que vas a congelar después del blanqueo.
  • En caso de tener previsto una conservación sin previa cocción, corta igualmente en trozos pequeños y guarda tus hojas verdes en recipientes con tapa hermética o en bolsas plásticas diseñadas especialmente para la conservación de alimentos congelados.

Recomendaciones de conservación

  • Una forma de facilitar la preparación de recetas con acelgas, es la de blanquear sus hojas antes de conservarlas en el congelador. Para ello debe colocar una olla con abundante agua al fuego, cuando haya hervido eche todas las hojas en el agua y déjela por 3 minutos.
  • Retire de inmediato y llévalas a un recipiente con agua fría para que las hojas no pierdan ese color característico. Lo que sigue es escurrir toda el agua y guarde en recipientes que no permitan la entrada de aire frío.
  • Ya están listas las acelgas para ser congeladas y consumir cuando lo desee. No es necesario que una vez congeladas y vaya a preparar una comida a base de verduras, saque con anticipación las acelgas congeladas. Puede sacar directamente del congelador e incorporar a la preparación.

Como habrá notado el proceso para congelar las acelgas es bastante sencillo, pero es importante no saltarse los pasos para una correcta conservación de este nutritivo vegetal.

Otras formas de conservar sin congelar las acelgas

Congelar los alimentos no es el único método de conservación, existen otras formas de preservar en buen estado las verduras en el hogar y en cualquier época del año. Aquí te presentamos algunas recomendaciones para alargar la vida de los alimentos, sin perder su valor nutritivo.

Empacadas en bolsas herméticas dentro del refrigerador

Sin lugar a dudas, una de las formas de consumir las hortalizas y verduras es cuando aún están frescas. Bien sea que se compren en los mercados o porque las cosechas directamente del huerto. Pero si la intención es reservar cierta cantidad para otro día, puedes conservar las acelgas en bolsas plásticas a las que puedes abrirle unos orificios que impidan la acumulación de humedad en su interior. De esta manera, se pueden conservar muy bien durante una semana.

En conserva

Otra manera de conservar las verduras, es a través de la preparación de conservas. Este método consiste en guardar las acelgas en envase de vidrios y añadirles los jugos de la cocción. Para realizar una buena conserva, debe limpiar muy bien las hojas de las acelgas recién cosechadas o compradas en el mercado, luego cortar el nervio central y blanquearlas en agua hirviendo.

Luego debe introducir las hojas blanqueadas en los recipientes previamente esterilizados. Ahora agregue suficiente jugo de cocción, hasta cubrir las hojas de acelga y cierra el frasco con la tapa. Y aplicar el método de vacío para que se conserven por más tiempo.

Beneficios, consejos y más

Parte de las propiedades nutritivas que se logran conservar al congelar las acelgas, son los betacarotenos. También se mantienen intactos el calcio, hierro, potasio, retardantes de la oxidación celular y muchas vitaminas.

Las verduras y en especial la acelga es un alimento que no debe faltar en la dieta de los niños. Porque ayudan en el correcto crecimiento del sistema óseo y otras funciones vitales del cuerpo humano.

Los consejos para congelar las acelgas correctamente son los siguientes:

  • Para aprovechar eficientemente al congelar las acelgas, puede separar en porciones más pequeñas el manojo que compró o cosechó y congelarlo. De esta forma puede preparar recetas con acelgas, como por ejemplo un rico Omelette de verduras, de acuerdo al número de comensales presentes.
  • Sin ningún problema se puede conservar las acelgas congeladas por un año sin perder su valor nutricional. Pero si congela grandes cantidades en distintos lotes, lo ideal es que rotule sus empaques con la fecha de conservación antes de congelar las acelgas, para ir utilizando las que tienen más tiempo en el congelador.
  • Si no quiere que se formen escarchas en el interior de los empaques, debe eliminar el aire antes de proceder a congelar. El aire en el interior de los envases de conservación, pueden provocar la quema de las hojas por efecto de las bajas temperaturas.