¿Cómo vocalizar para cantar? La vocalización es muy importante si queremos tener el mejor desempeño a la hora de cantar. Por medio de la vocalización, estaremos calentando las cuerdas vocales, lo que trae consigo, una serie de beneficios, como el cuidado de las mismas y un gran desempeño.

Para cantar, es necesario contar con una serie de técnicas, para que podamos establecer y desarrollar, una mejor capacidad vocal. De acuerdo con esto, si vocalizamos correctamente antes de cantar, veremos mejores resultados, y esto nos permitirá no solo calentar las cuerdas vocales, sino que podemos ejercitar cada uno de los músculos implicados en el canto.

Primero: haz ejercicios de respiración

Antes de vocalizar, es muy importante educar y ejercitar el diafragma, porque desde el diafragma podemos trabajar el aire, elemento muy importante a la hora de cantar. Esto se traduce a realizar ejercicios de respiración.

La forma adecuada de hacer los ejercicios de respiración es que podamos llevar todo el aire hasta el músculo del diafragma, es decir, justo en el centro de las costillas. Si al hacer este ejercicio de respiración, los hombros se elevan un poco, significa que no lo estamos haciendo correctamente. Ahora bien, si al respirar, el pecho y los hombros no se mueven, es señal de que estamos usando correctamente el diafragma.

Cuando hayas aprendido a respirar de esta manera, podrás comenzar a realizar una serie de varias repeticiones. Notarás que tu respiración será más fluida.

Segundo: calentamiento de las cuerdas vocales

Hay un ejercicio muy efectivo, se trata de mantener los labios cerrados suavemente y hacer un sonido vibrante con la garganta, usando la respiración proveniente del diafragma. Ve haciendo este ejercicio con varios tonos, comenzando con el más bajo. Haz el sonido por unos 5 o 10 segundos.

A medida que vayas aumentando de tono, se escuchará un sonido a modo de zumbido, un poco más agudo. Los zumbidos te ayudarán a calentar las cuerdas vocales, preparando el camino para la vocalización.

Tercero: vocalización

La vocalización consiste en hacer sonidos cantados usando una frase o letras, en este ejemplo, trabajaremos con las cinco vocales (a, e, i, o, u). Comenzando por la letra “a”, haz un tono vocalizando con este sonido, siempre se recomienda comenzar por un tono bajo. Luego, manteniendo el mismo tono, sigue con las demás vocales.

En caso que tengas a la mano un instrumento de cuerda, como el piano, o una guitarra, ve marcando el tono y vocaliza con cada una de las vocales, por consiguiente, ve en escala de los demás tonos.

Canta

Cuando hayas terminado de vocalizar, entonces es momento de cantar, no sin antes tener en cuenta lo siguiente:

  • Vocaliza todos los días, aunque no vayas a cantar, de esta manera, estarás fortaleciendo el músculo de las cuerdas vocales y el diafragma.
  • Vocaliza por un mínimo de 15 minutos antes de cantar o practicar la canción.
  • Usa tonos de referencia con ayuda de algún instrumento.

Una vez que has logrado satisfactoriamente la vocalización, verás que es muy fácil de hacer, así que puedes incluir estos ejercicios a tu rutina diaria.