¿Cómo sobrellevar una ruptura amorosa? Las relaciones personales que tenemos con las demás personas, nos van formando desde pequeños, ya que en el ser humano es casi un instinto, una necesidad el relacionarse con las otras personas, lo vemos en los niños más pequeños, los jóvenes adolescentes, donde se explota esta necesidad, y aún de adultos necesitamos esas conversaciones y personas cercanas para interactuar.

Pero dentro de esa búsqueda de relaciones, también hay un interés amoroso que nace cuando conocemos de manera especial a alguien, y se va formando una relación diferente al resto, por lo que hablamos de amor.

Los noviazgos en la sociedad actual

Ya sea en la escuela, en el trabajo o en un evento, hay sitios donde conocemos a personas increíbles y que se quedan en nuestros corazones, y es difícil olvidarlas y o dejarlas de lado, por ese interés emocional que se prende en nuestro cerebro y los sentimientos de cada uno. Entablar una relación en los tiempos actuales ha sido más complicado que en años anteriores por un factor clave, la tecnología.

Hoy en día la sobreexposición de las personas hace que se convierta en una necesidad postear todo lo que hacemos, y las relaciones no son eternas lamentablemente, por lo que si se da el caso de una ruptura, superarlo no es tan fácil.

Del amor a la separación

Cuando se quiere una persona y por diferentes circunstancias la relación se acaba, es muy complicado manejarlo, también depende la edad, pero el dolor es el mismo. Muchas personas no logran manejar estos momentos y terminan por cometer locuras.

La razón por la cual se entra en un hueco existencial, es porque se recuerda todos los momentos, las actividades juntos y todo aquello que los unía, y pasan a ser melancólicos. Aunque suene exagerado, se puede llegar a la depresión si no se maneja correctamente, por lo que debe afrontarse de manera sana.

¿Cómo sobrellevar una ruptura amorosa?

Si pasamos por estos momentos incómodos, primero hay que mentalizarse que es una posibilidad, y que por más que duela, hay que aceptarla. Teniendo este concepto claro en la mente, podemos pasar a las siguientes etapas, que serán muy duras al principio, pero con el tiempo recuperaremos el ánimo.

Desahogarse lo suficiente

Si es necesario llorar, hazlo, si necesitas hablarlo con un amigo o familiar, no dudes en hacerlo, es importante exteriorizar todo lo que sentimos por dentro, ya que de esta manera drenamos los sentimientos.

No hacerse la víctima o buscar culpables

Uno de los errores que se comete cuando las cosas terminan es querer buscar un culpable, alguien o algo donde recaiga todo el peso, o por el contrario, hacer ver como si los afectados fuésemos nosotros. Esto al final es una manera de evitar inconscientemente el pensamiento de que la relación no funcionó.

En una relación, las dos personas están implicadas, por lo que no hay un solo culpable, es un cúmulo de situaciones que terminan por explotar en la ruptura.

No crear una idolatría sobre el ex

Otro error común es crear un perfil de la persona perfecta, y que sin esa persona nuestra vida no será feliz. Esto es una falsa idolatría que se crea con el propósito de aferrarse a la idea de volver, por lo que las personas comienzan a rogar o a insistir.

Superar esta fase no es fácil, lo mejor es alejar las cosas que lo recuerde, y estar un poco abajo en redes sociales y la sociedad en general, para calmar los ánimos y concentrarse en otros temas.