¿Cómo ser un investigador? El mundo científico se mueve a través de nuevos descubrimientos, experiencias, formas de probar una teoría y llevarla a la práctica, todo esto lo realizan los investigadores. Un investigador es una persona que se encarga de realizar un estudio extenso sobre un tema, y puede abarcar puntos desde lo político, social, comunicativo, emociones, entre otros temas.

Los investigadores tienen diferentes pautas para trabajar dependiendo del país donde viven, también el tipo de investigación está limitada por la política y las ideologías, por lo que la rentabilidad del trabajo no está solo en el desempeño del mismo, sino muchos factores que trabajan alrededor.

¿Qué se necesita para ser un buen investigador?

Los investigadores son personas intranquilas, que se obsesionan por llegar al resultado de un tema, en este caso de un trabajo de investigación que realice, deben leer mucho, ya que el conocimiento será su principal fuente, y obtener respuestas de ciertos temas lo tendrán si mantienen el hábito activo.

Un investigador debe tener un sexto sentido, para buscar soluciones a problemas que se le presente en cualquier investigación. A veces plantear un objetivo y llegar a él es un camino complicado, ya que tendrá que lidiar con muchos temas, y si es un trabajo privado con un tiempo estipulado, es doblemente complicado.

¿Se puede tener un sueldo como investigador o debemos dedicarnos a un segundo trabajo?

Los trabajos de investigación no son valorados en todos los países de igual manera, algunos le dan una importancia mayor, al punto de que un investigador es un trabajo respetado, y en continentes como el sudamericano es difícil tener un salario estable solo con este trabajo.

En países del primer mundo es más fácil encontrar un trabajo en este ámbito, ya que participamos no solo en trabajos individuales, sino que formamos parte de proyectos grandes o que requieren ciertos profesionales para este espacio.

La importancia del mentor

Todos tenemos una persona que nos cambia la vida desde lo emocional y lo profesional, tener un maestro que ama su cátedra y se preocupa porque los alumnos aprendan sobre el tema realizando ciertas dinámicas, puede ser la diferencia entre gustar una carrera y pasar por salir del paso.

En el caso de los investigadores pasa lo mismo, si nuestro mentor es un investigador apasionado en lo que hace, y nos enseña todo lo que debemos saber para este trabajo, probablemente esa persona que tenía dudas de dedicarse a ello, consigue una motivación extra de una persona que le enseña cómo se debe.

No obsesionarnos demasiado con el rol de investigador

El trabajo de investigador consume mucho tiempo, y algunas personas no saben dividir entre su vida personal y su vida laboral. No es sano en este ni en otro trabajo el dedicarnos las 24 horas a él, ya que el desgaste mental pasa factura.

Debemos ser apasionados pero no descuidar la familia y otros aspectos de la vida que le dan equilibrio, la parte espiritual esté completa con el trabajo.