¿Cómo se utiliza un tanque de oxígeno? La medicina y los avances científicos han llevado a los seres humanos a crear una cantidad de artefactos y artículos que benefician la salud de personas afectadas por ciertas enfermedades. Sufrir un accidente, tener gripe o malestar en general, y en el peor de los casos,  albergar una enfermedad o una insuficiencia que no deja trabajar a todas las partes del cuerpo, actualmente se puede tratar y mejorar de varias formas.

Además del agua, el oxígeno es parte importante para que las personas podamos estar vivos, si no podemos respirar o fallan los pulmones en el proceso, la persona verá afectada su salud, y un mínimo esfuerzo físico hará que su cuerpo no pueda reaccionar. Para este tipo de problemas se usan los tanques de oxígeno.

¿Qué son los tanques de oxígeno?

Los tanques de oxígeno son un tubo cilíndrico que viene en varias presentaciones, y que en su interior contiene oxígeno que se le añade a una persona. Debido al Covid 19, se convirtieron en objetos de valor muy preciados, por la cantidad de personas que les costaba respirar de manera normal, y estos tanques ayudan a recuperar el aire y evitar una caída.

¿Cuándo se debe usar un tanque de oxígeno?

Los tanques de oxígeno se usan en pacientes que les cuesta respirar o les falta oxígeno en el cuerpo, también aquellas infecciones que afectan los pulmones, como puede ser: neumonía o asma, enfisema pulmonar, insuficiencia cardiaca y displasia.

Es decir, cuando los organismos del cuerpo son incapaces de generar suficiente oxígeno en toda la unidad, o cuando una enfermedad interfiere en ese proceso, afectando los pulmones o la nariz.

¿Dónde puedo comprar un tanque de oxígeno?

En países desarrollados, los encontramos en farmacias y supermercados, en otros países menos desarrollados, su distribución va a un solo lugar, que solo vende este tipo de productos y cuentan con máquinas para llenar nuevamente el tanque de oxígeno nuevo, en caso de que se acabe por el uso diario.

¿Cómo se utiliza un tanque de oxígeno?

En los hospitales, los médicos y enfermeros son las personas que se encargan de suministrarlo a los pacientes, pero también se puede usar desde el hogar, cuando la persona afectada no tiene tiempo de trasladarse hacia un centro donde lo atiendan. Su manejo no es complejo pero deben seguirse ciertas reglas para evitar problemas.

Antes de usarla debemos lavarnos las manos y secarlas adecuadamente, y le quitamos la cinta plástica y la junta de seguridad, ubicamos el tanque a una cierta distancia del paciente, y conectamos la llave a la válvula que se encuentra en la zona superior. Ahora giramos la válvula hacia la izquierda, y escucharemos un sonido gaseoso que indica que el oxígeno está saliendo de la botella.

Ahora giramos a la derecha la válvula para cerrar la salida de oxígeno, para mantenerlo lo que hacemos pasarlo de un poco de izquierda a derecha sin ajustarlo demasiado.

Terminamos de ajustar los detalles

Ahora conectamos los tres agujeros de la válvula con el conector, y acomodamos la máscara, de modo que el oxígeno pase por ella y vaya directamente a los pulmones de la persona. Colocamos dicha máscara en el rostro, que cubra la boca con la nariz, giramos a la izquierda la válvula y comenzará a recibir el oxígeno.

Debemos asegurar de mantener la válvula del tanque siempre limpia, y que no haga contacto con la grasa o el aceite, ya que al hacer contacto con el oxígeno, puede provocar una explosión.