¿Cómo se purga un radiador?  Primero que nada, se debe tener claro que un radiador, es un equipo industrial cuya función principal es mantener un nivel determinado de temperatura. Los más utilizados son en los sistemas de calefacción en hogares, en sitios donde el invierno es muy intenso, sin embargo, existen radiadores para los vehículos que también controlan la temperatura.

Los más comunes trabajan con agua que circula por medio de tuberías, pero algunos casos muy especiales existen modelos eléctricos.

Necesidad de purgar los radiadores

En el interior de estos equipos puede haber residuos y además aire atrapado, factores estos que reducen el rendimiento del trabajo de los radiadores y por ello es necesario de purgarlos para que mantengan un nivel de eficiencia adecuado.

Procedimiento para purgar un radiador

Los detalles aquí expuestos están referidos a radiador en los sistemas de calefacción, pero lo indicado se aplica también a los radiadores de automóviles.

  1. Inicialmente, es necesario comprobar que la caldera (que es el elemento que genera la energía térmica) debe estar apagada.
  2. En caso de que existan más de un radiador en el sistema, se debe iniciar por el que esté más cerca de la caldera.
  3. Utilizando un destornillador plano se le aplica un giro antihorario al tornillo de control y se observa el efecto que se genera.
  4. En esos momentos es factible que haya una expulsión de agua con aire y la persona que controla el proceso debe estar pendiente que cuando solamente se expulse agua sin aire, es necesario colocar un recipiente para recoger el agua de circulación.
  5. Una vez que toda el agua ha sido expulsada, inmediatamente se debe cerrar el tornillo del purgador.
  6. A continuación, se debe controlar la presión que tiene la caldera en ese momento y cuyo valor debe estar entre 1 y 1,5 Bares (esta es una unidad de presión).

 

Con los pasos indicados el proceso de purgado se efectúa correctamente, sin embargo, cabe destacar que, como se ha mostrado el procedimiento requiere que el equipo esté en frío y la calefacción apagada.

 

Observaciones generales

  • En algunos edificios existe un sistema de calefacción con radiadores colocados en cada uno de los pisos, sin embargo, todo el sistema trabaja en forma conjunta y en el último nivel del edificio es donde se encuentran los tornillos purgadores y es allí donde se concentra la actividad tal como se ha mostrado.
  • Por otro lado, el proceso de purgado debe ser un elemento de mantenimiento periódico, garantizando así el buen funcionamiento del equipo y esto además protege a todo el sistema, para evitar desgastes y obstrucciones innecesarias en beneficio de todos los usuarios.
  • También se debe tener en cuenta que las mangueras de la bomba de agua deben revisarse y en caso de que estén flojas, es necesario aplicarles una presión que logre apretar los elementos que sujetan esa parte del sistema.
  • Como puede observarse los conocimientos técnicos que se requieren para el proceso de purgado de los radiadores, es relativamente sencillo, pero sin embargo el operador que esté a cargo de la situación debe ser cuidadoso, de acuerdo a las indicaciones que se han presentado como por ejemplo el cierre automático del purgador cuando el agua circulante ha sido totalmente expulsada.