¿Cómo se decoran las fresas con chocolates? Las frutas además de ser saludables para el cuerpo, tienen un aspecto natural, colorido y auténtico, que ningún platillo hecho por el hombre puede igualarse, debido a que es una naturaleza que viene hecha a partir de un proceso de cosecha, y del mismo ecosistema. En el ramo de las frutas, encontramos de todo tipo, unas más conocidas que otras, que no solo son deliciosas por sí solas, sino que para repostería son ideales.

Entre todas esas frutas que podemos usar para comer ya sea de manera individual, o para trabajarlas en un postre, ninguna tiene lo que las fresas pueden llegar a tener, en color, presentaciones y sabores.

¿Cuáles son las fresas?

Las fresas son una de las frutas más reconocidas a nivel mundial, tienen un tamaño pequeño y se reconocen por el color rojo intenso que las rodea, así como tener un sabor entre lo dulce y lo ácido, que la convierte en una buena oportunidad de probarla. A diferencia de los limones, que también son ácidos pero no se pueden disfrutar por sí solos, siempre deben acompañarse de un endulzante.

¿Qué preparaciones podemos hacer con las fresas?

Las fresas están presentes en todo tipo de opciones variadas, ya sea comerlas por sí solas, simplemente lavándolas y quitando la parte superior de verde, pueden prepararse como un batido, de un solo sabor o ir como complemento con la leche, por ejemplo.

También se utiliza como un ingrediente en variedad de postres, por ejemplo en tortas frías, es habitual verlas, o en tortas cubiertas en capas de fresas, y una mezcla conocida como red velvet, donde su sabor principal es la fresa, además de reforzar ese tono intenso rojo, que las personas reconocen y que los motiva a comerlos.

Las fresas y el chocolate, una dualidad que siempre va de la mano

El chocolate es uno de los dulces más ricos y deseados del mundo, por lo que lo vemos presente en miles de postres, pero si hay un acompañante perfecto para él, son las fresas, que se usan de todas las maneras posibles, y donde el ingenio de las personas toma un papel importante. Por ejemplo, en algunas fiestas vemos la famosa fuente de chocolate, donde las personas agarran un palillo con un par de fresas y la bañan con el chocolate.

También pueden hacerse como una bebida, comerse con un dulce de chocolate y unas fresas, y llevarlas al siguiente nivel, que es una decoración de fresas usando como base el chocolate. Estas decoraciones quedan tan bien hechas, que además de deliciosas, visualmente atrapan a las personas.

¿Cómo se decoran las fresas con chocolates?

Para la decoración de las fresas, primero las limpiamos  y las dejamos a parte en una taza, ahora buscamos chocolate, blanco o negro y lo derretimos, ya sea en baño de maría o directo en un microondas, esperamos unos 20 minutos para que el chocolate enfríe. Ahora traemos nuevamente las fresas, y las untamos de la mezcla del chocolate derretido, combinando los colores.

Con un palillo de punta fina pequeño, podemos hacer figuras, y al terminar los llevamos a la nevera por unas tres horas, para que la cubierta de chocolate se seque.