¿Cómo se coloca la duela? La duela es un tipo de material que se utiliza para forrar o cubrir pisos, esta elaborada principalmente de madera. Gracias al acabado de este material se genera un efecto elegante y moderno sobre los pisos. También se suelen colocar sobre las escaleras y paredes.

Por línea general, estos materiales suelen colocarlos los profesionales qué se dedican a el bricolaje y construcción, pero también podemos colocarlos nosotros mismos con unos conocimientos básicos, siempre y cuando tengamos las herramientas y los materiales.

A continuación, podrás conocer algunas recomendaciones y pasos a llevar a cabo para que coloques las duelas tu mismo.

Colocando las duelas en casa

La instalación de duelas no es un procedimiento que amerita conocimientos avanzados, de hecho, es casi como armar un rompecabezas. No es necesario dañar el suelo ni retirar ningún elemento que se encuentre en el como cerámica o cemento.

Este tipo de pisos se colocan de forma muy sencilla, no necesitan ningún adherente ni material que los sujete al suelo y son visualmente hermosos. Se valen de un diseño formado por pestañas que se insertan como si fueran piezas de un puzzle.

Para ello necesitarás los siguientes materiales.

  1. Una base de plástico para duelas.
  2. Cinta plástica industrial
  3. Cinta métrica
  4. Una cierra caladora, en su defecto, un serrucho de mano.
  5. Las duelas o piso laminado
  6. Bolígrafo
  7. Soclos
  8. Adhesivo de construcción.

Pasos a seguir.

  1. La colocación de piso laminado o duela comienza con la base de plástico para el piso. Desliza el rollo de la base y sujétalo al suelo con cinta plástica. Repite este procedimiento hasta cubrir todo el suelo donde colocarás el piso laminado.
  2. Con la ayuda de la cinta métrica mide aquellos espacios de la pared donde se encuentran columnas o esquinas y en dónde tengas que aplicar un corte sobre las láminas. Si este es el caso, luego de tomar la medida procede a cortar el espacio donde irá, por ejemplo, una columna, con la ayuda del serrucho de mano o con la sierra caladora.
  3. Coloca una línea de piezas del piso laminado hacia un extremo del piso que de a la pared. Es recomendable orientar las piezas según la pared más larga de la habitación. Es importante no dejar las piezas pegadas a la pared si no dejar un espacio de aproximadamente 10 mm entre la pared y el piso laminado. Esto es fundamental debido a que las piezas se contraen y se expanden, así que con esto se evita cualquier deformación.
  4. Para colocar la segunda línea de piezas laminadas, inclínalas en un ligero ángulo para que las pestañas tengan contacto. Una vez logrado esto, termina de fijar la lámina dando unos golpes ligeros sobre ella.
  5. Repite el procedimiento hasta fijar todas las líneas que conforman el suelo laminado. Es fundamental colocar las láminas como si fueran líneas de ladrillos, es decir, que algunas tendrán que cortarse a la mitad.
  6. Por último, llega al turno de colocar los soclos. Para ello, mide el espacio disponible en la pared, córtalos y pégalos con el adherente.