¿Cómo se cocinan los garbanzos? Los garbanzos son un grano de color amarillo, que se distingue por el tamaño, ya que tiene forma de pequeñas pelotitas. Como todo grano, su cocción consta de una preparación que lleva varias horas, aunque es relativamente sencillo, genera dudas en algunos cocineros y en los más inexpertos.

Los garbanzos cuentan con la ventaja de estar presentes en diferentes platos, ya sea en su presentación tradicional, así como acompañante e incluso en sopas.

¿Qué problemas encontramos cuando no cocinamos correctamente los garbanzos?

Los garbanzos se comen en cucharadas grandes, y lo importante es que cada una tenga un sabor parejo, si la cocción es incorrecta, encontraremos garbanzos muy suaves y otros muy duros, por lo que la experiencia de probarlos resulta desagradable.

No cocinarlos correctamente también implica el desaprovechar todos sus sabores, ya que en el tiempo correcto es donde tenemos el núcleo del sabor. Si bien se pueden añadir sal y condimentos para mejorar su sabor, lo cierto es que la cocción forma parte importante de este proceso.

¿Cómo empezar a cocinar los garbanzos?

Antes de trabajar con ellos en la cocina, hay una aplicación conocida como el remojo, donde se deja en una taza de agua los garbanzos que se van a cocinar, para esto agarramos el bowl o tazón y agregamos la cantidad de garbanzos, normalmente para una persona se usan 100 gramos, pero esto varía según la persona.

Luego añadimos el agua que cubra en su totalidad a los garbanzos, y lo dejamos reposar unas 8 horas como mínimo, y unas 12 horas como máximo. Al día siguiente, retiramos los garbanzos del agua, y comenzamos a lavarlos con agua fría uno por uno, con mucho cuidado para evitar romperlos o rosarlos entre ellos.

Cocción de los garbanzos

Para cocinar los garbanzos buscamos una olla de presión e olla rápida, agregamos agua que cubra varios centímetros a los garbanzos y los ponemos a la candela de la cocina, dependiendo de la cantidad, los garbanzos tardan en cocinarse entre 1 hora y media y 2 horas, siempre revisando que no se quede sin agua.

Si descuidamos la cantidad de agua, el resultado serán garbanzos secos, y se recomienda que el resultado final sea húmedo.

Añadimos los condimentos

Cuando comenzamos a cocinar, añadimos los condimentos al principio, para que estos agarren el sabor esperado, pero en el caso de la sal, se recomienda que se use al final de la cocción, ya que se deja mucho tiempo y con el agua se dispersa y no se percibe el sabor.

Sirve los garbanzos con los platillos de tu preferencia

Una vez estén cocinados, podemos acompañarlo con arroz y un complemento de su preferencia, en el caso de hacer una sopa de garbanzos, el proceso es similar al de una sopa tradicional, añadiendo estos garbanzos y en este caso, si se deben dejar que se deshacen un poco, para que queden semilíquidos, y a la hora de probarlos sea más fácil consumirlos con el resto de las verduras.