¿Cómo sacar un golpe de una defensa de plástico de un carro? El diseño de los coches se ha ido modificando para ofrecer modelos innovadores, y que las piezas sean las adecuadas en caso de cualquier inconveniente en la carretera. Por ejemplo, uno de los cambios más resaltantes son las defensas, tanto frontales como traseras, que eran de hierro y luego se modificó a plástico en coches estándar, o los más vendidos de cualquier país.

El hierro era un material pesado, que influía en una serie de accidentes graves, por lo que se decidió dejar de usarlo, y se cambió por una defensa de plástico, más ligero y con mayor control del carro cuando hay un movimiento inusual.

Accidentes pequeños

A pesar de que el cambio benefició a evitar accidentes fuertes, este material es muy sensible a los golpes menores, por lo que es normal encontrar abolladuras en la zona frontal y la trasera. Estos golpes no dejan daños en el funcionamiento del coche, por lo que pueden conducirse a pesar de haber sufrido el golpe, pero quedará la marca del accidente claro, y hay que buscar maneras de solucionarlo.

Hay que resaltar que estamos hablando de golpes pequeños, como puede ser el roce de un coche a otro al estacionar, o cuando pasan por un sitio estrecho y hace contacto con la pared, o algún borde que pueda ocasionar problemas.

¿Cómo sacar un golpe de una defensa de plástico de un carro?

Para solucionar este inconveniente, tenemos 3 opciones diferentes, cada una cuenta con una efectividad variable, por lo que escogemos la que mejor se adapte a nuestras posibilidades y al manejo económico que tengamos cuando vayamos a hacer dicho arreglo. Entre las opciones que tenemos se encuentra:

Llevar el carro a un mecánico

Esta es, sin duda la mejor opción que podemos tomar, ya que un mecánico tiene todas las herramientas disponibles para solucionar el problema y que quede como nuevo. El único detalle es el precio, que evidentemente es elevado, por la recuperación de la pieza y el pago del trabajo.

Si contamos con el dinero, o nos ofrecen alternativas a la hora de pagar, no debemos desaprovecharlo, ya que será la solución ideal para tener el mejor aspecto posible.

Aplicar calor con una secadora de cabello en el golpe

El calor proporcionado  por la secadora, creará una presión que suaviza por unos segundos el material, por lo que al ejercer un poco de presión desde la parte de adentro, volverá a arreglarse, no lo hará en su forma original, pero lucirá mejor de lo que estaba.

Podemos usar una o dos secadoras, y no deben acercarse demasiado al plástico, ya que dañan la pintura y terminan por dejarla caer, perjudicando aún más su aspecto.

Aplicar agua caliente en la zona afectada

Además de la secadora, tenemos el agua caliente, simplemente hirviendo en una olla agua, cuando esté bien caliente, se le riega por el golpe, y desde adentro hacemos presión y el plástico se irá a su posición, de igual manera no lo hará como cuando estaba bueno, pero tendrá un mejor aspecto.

En comparación al de la secadora, este es más peligroso, porque puede salpicar agua y quemar cualquier parte del cuerpo, por lo que debe usarse con cuidado.