¿Cómo responder un correo de trabajo? La comunicación ha cambiado tanto que ahora hay diferentes canales para contestar todo tipo de mensajes, y dependiendo de la red social que usemos, se puede tomar con mayor o menor seriedad. Por ejemplo, los mensajes en redes sociales suelen ser de amigos y familiares, y como estamos en un contexto de confianza, el tono del mensaje es de burlas, risas y de pasar un buen momento.

Podemos recibir de igual manera, mensajes serios en redes sociales, pero no es lo normal, por la vía donde se ven más mensajes serios o con un tono profesional, es el correo electrónico.

Mensajes a través del correo

El correo electrónico no suele ser un medio para contactar con amigos a diario, se reserva para el envío de información importante como documentos o archivos con datos comprometedores. También se usa para responder solicitudes de cuentas activas asociadas al correo, como la cuenta de un banco, solicitud de un documento legal, etcétera.

Y como en internet se aprovechan todos los medios para llegar a más personas, las solicitudes de trabajo son comunes en el correo.

¿Qué son los  correos de trabajo?

Un correo de trabajo es aquel que contiene información correspondiente a una solicitud o una información que la empresa le envía a sus trabajadores. Tienen un tono más serio y formal, por lo que el trato y la manera de contestar es diferente.

Un usuario estándar puede recibir entre 5 a 8 correos de trabajo al mes, por lo que debe mantener una compostura.

¿Cómo responder un correo de trabajo?

Cuando vamos a responder un correo de estos, hay que tener en cuenta la situación, como es un correo formal no podemos escribir de manera desenfrenada, hay que pensar bien en lo que vamos a poner, tampoco escribir como si fuera un mensaje con amigos.

Responder mal o de forma desubicada a este tipo de correos, vale nuestro puesto, por lo que no es conveniente equivocarnos.

Revisa la ortografía

Hay empresas que a la hora de contratar personal, se fijan en cada detalle, y la ortografía es uno de los temas que parecen menos importantes, pero escribir mal puede significar no ser contratados.

Así que antes de enviarlo, revisemos 2 o 3 veces, para detallar si nos pasamos un acento, una coma mal puesta, una palabra mal escrita, un error producido por el teclado como presionar dos veces la misma tecla, entre otros problemas.

Sé preciso con lo que quieres comunicar

No debemos enviar textos muy extensos, lo mejor es sintetizar y ser precisos con lo que queremos expresar. Las empresas están en constante movimiento y el receptor de esos mensajes no va a detener su trabajo por una persona cuyo mensaje supera las 1000 palabras.

Saluda y despídete en el mensaje

Cuando estés redactando el correo, es importante saludar y despedirse, estos son normas que deben cumplirse en mensajes con un contexto serio o profesional. No debemos usar palabras que indiquen al receptor el hacer una acción, sino que la información se centre única y exclusivamente en nuestra intención del mensaje.