¿Cómo puedo orar en lenguas? Existen muchos predicadores que cuentan con el don de orar en lenguas, pero esto es algo que según expertos, se obtiene por medio de la meditación profunda con Dios, logrando así de una forma extraordinaria, exponer ideas en otros idiomas que no son los nativos de la persona.

La explicación a esto es netamente bíblica, ya que se habla de que este es un don que recibe la persona que se entrega por completo a su encuentro con Dios, logrando obtener la facilidad de exponer su prédica en distintas lenguas para llevar el mensaje divino a distintas comunidades del mundo.

Sin embargo, no todos los que generan una relación profunda con Dios logran comunicarse en lenguas, esto es algo que va mucho más allá del entendimiento humano.

Para orar en lenguas debe concederse el don por el Espíritu Santo

Según la biblia y el estudio de la ideología cristina, el don de lenguas se concede a una persona por medio del Espíritu Santo, generando así que ésta pueda comunicarse en distintos idiomas, con el objetivo de llevar la palabra de Dios a cualquier rincón del mundo.

Sin embargo, también existe la posibilidad de orar en lenguas de manera oficial cuando la persona logra llegar al punto máximo de su concentración y conexión entre lo mental y lo corporal. Hablamos de la entrega por completo de todos los sentidos y las energías de la persona hacia Dios y hacia el mensaje divino que se desea dar a conocer.

Es desde ésta profunda concentración y entrega que surge del fondo de la persona la necesidad de abrir su boca para expresarse con palabras que prácticamente se hablan solas, logrando así la expresión en lenguas que formarán una oración entendible para quien desee recibir la palabra del señor.

Muchas personas han deseado con profundo anhelo poder hablar y predicar la palabra de Dios en distintas lenguas, por lo que, hablaremos sobre algunos puntos clave a seguir para lograr este cometido.

Lograr el mayor nivel de concentración

Lo primero en que debemos enfocarnos es que la concentración es clave, no todas las personas pueden lograr un nivel de concentración innato en el que el cuerpo y la mente se abracen de forma apasionada.

Es justo este nivel de concentración, de esfuerzo por entender el mensaje de Dios, el que ayudará a crear una oración en lenguas realmente gratificante.

Comunicarse de forma clara

La comunicación clara es importante al momento de predicar en lenguas, esto se debe a que el entendimiento de las personas llegará según lo que el predicador les dé a conocer de su palabra, por lo que, comunicarse de manera entendible es primordial para orar en lenguas.

Lengua tartamuda

En la biblia existe un pasaje en “Isaías 28:11” en donde se indica que no se debe prestar atención si al momento de orar, la lengua tartamudea o repite varias veces el mismo mensaje, esto es producto de que Dios está hablando por medio de la persona y por tanto, el mensaje que sale de la misma debe ser recibido y concedido con amor.