¿Cómo pintar con café soluble? La expresión del arte es tan variada que existen millones de formas, desde pintar en lienzo con óleo para crear pinturas con diseños y técnicas muy avanzadas hasta dibujar con un lápiz de grafito sobre un papel. Cualquiera de estas dos formas son una modalidad de arte.

Inclusive podemos encontrar el arte en cualquier lugar. Por ejemplo, con piedras, papel y pegamento podemos crear magníficas obras artísticas, por lo que la única limitación que pueden enfrentar los artistas es una falta de creatividad.

Es por ello que no es de extrañarse que pueda utilizarse el café instantáneo como una herramienta más o una materia prima para crear arte.

A pesar de que esto puede sonar ilógico, es una actividad muy común actualmente utilizar alimentos para el arte.

En el siguiente artículo conocerás la forma en que puedes aprovechar una pequeña pizca de café instantáneo para pintar lo que desees.

El café instantáneo como herramienta de arte.

Al mezclar el café instantáneo con agua podemos crear una pasta similar a la de la acuarela, qué podemos utilizar para liberar nuestra creatividad en una hoja.

¿Qué necesitaremos para ello?

  1. Una cucharada de café instantáneo o soluble.
  2. Una taza pequeña con agua.
  3. Un pincel para acuarela. Estos pinceles son fáciles de reconocer porque tienen una cerda suave que puede doblarse muy fácilmente con los dedos.
  4. Papel para acuarela. Este un papel con un grosor similar a la de la cartulina y una textura un poco corrugada. Este es ideal para trabajar con pinturas a base de agua, porque es resistente y no se daña al absorber el agua.
  5. Un plato de fondo hondo.

Pasos para pintar con café instantáneo

  1. En el plato coloca la cucharada de café y una cucharada de agua.
  2. Con el pincel mezcla el café y el agua hasta formar una pasta. Si es necesario puedes agregar un poquito más de agua, ya que la mezcla debe queda aguada. Sin embargo, a medida que vayas pintando es posible que necesites un poquito más de agua dependiendo de la cantidad de color que desees en la pintura.
  3. Ahora con el pincel impregnado con un poquito de la mezcla dibuja un trazo sobre el papel. El trazo te servirá de guía para la pintura. Para ello simplemente utiliza el pincel como si fuera un lápiz.
  4. A medida que vayas haciendo trazos con el pincel, humedece las cerdas de vez en cuando.
  5. Pintar con el café es muy similar a pintar con acuarela, por lo tanto, a medida que la mezcla este más aguada los trazos serán más claros y si la mezcla es más concentrada los trazos eran más oscuros. Así entonces podrás crear un efecto con estos trazos. Por ejemplo, si estas pintando césped, podrás hacer trazos claros que simularán profundidad y sobre éste, trazos oscuros que simularán cercanía.
  6. Recuerda que, al igual que ocurre con la pintura de acuarela, deberás dejar secar entre cada capa de pintura que hagas.