¿Cómo pasar un examen extraordinario? En el colegio o en la universidad, los exámenes estarán presentes en todos los ciclos, para poder pasar a la siguiente etapa y poner a prueba todos los conocimientos que hemos adquirido a lo largo del periodo académico. La responsabilidad de los estudiantes es asistir diariamente a clase, participar en todas las actividades y aprobar todos los exámenes que pueda presentar.

Ya sea por un tema de tiempo, de mala administración en el estudio, o porque no entendemos del todo el tema, es posible que un examen tenga mala calificación, y pueda poner en peligro la nota a futuro, donde si no reaccionamos a tiempo, podemos perder la materia o el año, dependiendo de cómo se evalúa en la institución.

Si no tenemos una calificación suficiente para poder pasar de año, o de semestre, se presenta una tarea conocida como examen extraordinario.

¿Qué es un examen extraordinario?

Un examen extraordinario es una actividad que presentan aquellos estudiantes que no acumularon el mínimo de nota para poder pasar al siguiente nivel. En algunos países se le conoce como examen de recuperación, pero sin importar cómo se le llame, tienen el mismo objetivo.

El examen puede cambiar según la institución donde se presenta, pero generalmente contiene todo lo visto en el año académico, y para aprobarlo hay que responder preguntas de temas que se vieron en cada periodo.

¿Por qué es tan complicado aprobar un examen extraordinario?

La dificultad que presentan estos exámenes es la cantidad de contenido, ya que al ser todo lo visto en un año, pueden salir preguntas sobre cualquier cuestión. El otro punto que puede cambiar es el profesor, hay docentes más flexibles y realizan un examen no tan complicado, pero hay otros que son más exigentes, por lo que el examen puede ser un verdadero dolor de cabeza.

Otro problema que se presenta es cuando tenemos que presentar más de un examen extraordinario, ya que con el tiempo tan corto no da chance de repasarlo como debería hacerse.

¿Cómo pasar un examen extraordinario?

Aunque parezca complicado, ningún examen está más allá de las capacidades de cualquier estudiante, lo primero que se recomienda es respirar profundo y planificar todo antes de que el tiempo se acorte. Un error muy común es estudiar cuando el examen está encima.

Generalmente, el estudiante tiene un plazo de 2 o 3 semanas para presentar dicho examen, por lo que una vez ha visto que lo debe presentar, hay que comenzar así sea repasando, pero debe aprovechar cada momento.

No dudes en pedir ayuda

En todas las materias hay un contenido que se nos hace complicado de aprender, y en muchos casos por no entender ese contenido, presentamos el examen extraordinario. Debemos pedir ayuda de aquellos estudiantes que lo entendieron mejor, o algún familiar que maneje el tema y nos oriente, para poder resolver de mejor manera el examen.

No te desesperes por presentar el examen extraordinario

Para muchos estudiantes, no hay nada peor que presentar un examen extraordinario, y si no sabemos manejar el estrés y las emociones, podemos bloquearnos mentalmente y no aprender por el miedo. Recuerda que está en las posibilidades reprobar una materia, pero este examen es una segunda oportunidad para volver y recuperar la nota.

Esfuérzate para aprobar el examen

De seguro escucharás frases como: “piensa positivo” “buenas vibras”, “todo está en la actitud”, y está muy bien tener una mentalidad positiva, pero nada de eso sirve si no le dedicamos el tiempo suficiente a estudiar, y los milagros en los extraordinarios no existen.

Si vamos a presentar un examen extraordinario, hay que ser consciente de la dificultad que este trae, pero con esa misma idea hay que agarrar energías para estudiar y estar lo mejor preparado, al menos para aprobar y seguir con nuestros estudios.