¿Te imaginas que fuera el hombre quien llevara los bebés en su vientre hasta el momento del alumbramiento? Entra y conoce cómo pare el caballito de mar, un animal que se encarga de llevar los hijos en su vientre como la mejor mamá del mundo.

como-pare-el-caallito-de-mar-2

Si aún no conoces a los caballitos de mar, también llamados hipocampos, te sorprenderás al conocer que es el macho de la especie quien se encarga de llevar los hijos en su vientre y parirlos cuando llega el fin del embarazo. Sigue con nosotros y conoce más de él.

¿Cómo pare el caballito de mar si es el macho de la especie?

Aunque en el oceano existen animales de gran envergadura como es el caso de la ballena y el tiburón, es uno muy diminuto con respecto a éstos, los que captan la atención de la mayoría de las personas, cuando aprenden cómo pare el caballito de mar; y más aún, al descubrir que es el macho de la especie quien tiene esta hermosa responsabilidad.

Los caballitos de mar tienen su proceso de apareamiento de manera estacional, esto quiere decir, cuando las aguas del mar están más cálidas; es allí cuando el proceso inicia con un baile ceremonial en donde macho y hembra entrelazan sus colas, y se tornan ambos del mismo color, de esta manera se demuestran que pertenecen uno al otro.

Este cortejo puede durar unos días, para coordinan el ciclo reproductivo. El macho es quien fecunda los huevos que la hembra deposita en su vientre, también llamada bolsa ventral masculina. La hembra es la que deposita los huevos dentro del macho.

Una vez que ha concluido el proceso de apareamiento de los caballitos de mar, la pareja se separa para seguir haciendo si vida normalmente, es decir,  sus rutinas diarias y alimentarse.

El periodo de gestación del caballito de mar puede ir desde los 9 a los 45 días, esto dependerá del tipo de especie y sobre todo de la temperatura del agua. El macho es quien va cambiando su forma en la medida en que crece su vientre, y al final del tiempo estipulado, debe parir a sus crías.

como-pare-el-caallito-de-mar-1

 

Pasado este tiempo pueden nacer entre 100 y 1000 crías, pero la tasa de supervivencia de esta especie es muy baja, tan solo el 0.5% de ellos logran crecer y desarrollarse, porque es precisamente hasta aquí que termina el trabajo del papá, ya que las crías deben cuidarse por sí solas, y los padres se ocupan de entrar en una nueva etapa de apareamiento.

 

Para dejar salir a las crías el macho debe frotar su vientre contra conchas marinas o en los corales, una tarea que puede llevar varías horas, para que se liberen las crías, para que la corriente no los arrastren se aferran con sus colas a cualquier soporte, porque este proceso es largo y agotador para los machos.

Por la forma de sus cuerpos el macho puede cargar su vientre embarazado, debido a que se mantienen erguidos, y para seguir desplazándose toman una posición erecta, logrando impulsarse con su aleta dorsal.

Apareamiento

Al hacer la danza o baile de apareamiento cada uno de los individuos hace una evaluación de su futura pareja, sobre todo de su estado reproductivo. Este mismo proceso lo hacen los peces Aguja.

El órgano ovopositor de la hembra tiene forma de una protuberancia y se encuentra en la parte inferior del torso y por esta forma tiene semejanza a un pene. Este órgano debe transferir los huevos a la bolsa ventral.

Ahora bien la bolsa ventral del macho tiene paredes que le proporcionan a los huevos una gran superficie, para que sus embriones lleguen hasta el tejido blando. Dentro de la bolsa el macho fertiliza los huevos y los mantienen hasta el proceso del nacimiento.

Tal y como te comentamos en el apartado anterior, luego del nacimiento, las crías ya son un organismo independiente, lo que significa que deben deben cuidarse por sí solas, y alimentarse de la misma manera.

Por su parte la hembra ya tienen preparada una nueva camada de huevos, por lo que vuelven a aparearse, en algunos casos un macho puede parir sus crías un día en la mañana y volver a salir embarazado esa misma noche, por lo que las parejas difícilmente vuelven a repetirse.

¿Y el papel de la hembra?

Como estamos acostumbrados a que lo normal sea que la hembra para las crías, solemos pensar en estos casos que la hembra no juega un papel protagonico; no obstante, nada más lejos de la realidad porque ellas tienen la función de dar el empuje necesario para impulsar sus huevos hasta el saco de los machos, para lo cual están provistas de una papila genital la cual se denomina ovopositor.

Si el proceso se hace de la manera adecuada y ambos caballitos están en la posición correcta, la fertilización solo se tardará 6 segundos. Ellas usan estrategia para asegurarse que todos los huevos proceden de una sola hembra,  y el macho estará seguro que es el padre de todas las crías, por lo que ellos tienen una práctica de monogamia genética en cada lote de huevos fertilizados.

El papel de la hembra llega hasta aquí, ya que luego es el macho, como ya te mencionamos antes, quien lleva los hijos en el vientre, y luego los pare cuando llega el momento indicado.

Una vez que ha colocado los huevos en el vientre de su pareja, se despiden y comienza a formar nuevos huevos para poder fertilizar a otro macho que consiga en su camino.

No es un abandono

Pese a que tiene mucha similitud con el abandono que se da en ciertos casos en las parejas de personas, cuando un hombre abandona a la mujer luego de embarazarla; esto no tiene nada que ver, ya que esta es la naturaleza de estos preciosos animalitos, si no fuesen sido creados de esta manera, no habría ninguna explicación de cómo paren los caballitos de mar siendo los machos de la especie, y cómo se podrían cuidar unas crías apenas llegan al mundo.