¿Cómo hacer un trompo de plástico? La peonza es un juego analógico muy divertido que muchos niños de muchísimas generaciones han disfrutado. Su mecanismo es muy sencillo; un rombo elaborado a base de plástico o madera que gira gracias a la fuerza centrífuga de una cuerda sujeta a todo el cuerpo del juguete, que luego, gracias a una maniobra manual, es retirada haciendo girar el artefacto.

A pesar de su mecanismo simplificado, este juguete ha sido una forma de entretenimiento en muchos países, independientemente del idioma o del origen. De hecho, podemos encontrar variaciones regionales del diseño y del nombre.

Cuando no es posible abrir un trompo podemos fabricarlo muy fácilmente. En el artículo que encontrarás en breve conocerás el procedimiento sencillo para que puedas crear tu propio trompo o peonza a partir de materiales reciclados.

Construyendo tu propio trompo

El proceso de construcción del trompo es muy sencillo, para ello necesitarás lo siguiente:

  1. Una botella de plástico donde la parte superior tenga forma de trompo; puedes utilizar una botella de refresco que tenga su tapa.
  2. Tres tapas que se ajusten a la botella de plástico.
  3. Un marcador con tinta indeleble.
  4. Una tijera. También puedes utilizar un exacto u hojilla.
  5. Un recipiente rectangular que nos remita colocar la botella al revés y poder marcar el límite de corte.
  6. Una plancha de ropa.
  7. Una chincheta o alfiler con punta superior de plástico redondeado.
  8. Taladro
  9. Un tornillo de acero de cabeza redonda.
  10. Una tuerca ciega.
  11. Pegamento a base de silicona líquida.

Procedimiento

  1. Toma la botella y con ayuda del recipiente rectangular, voltea la botella y hazla girar. En el giro, marca con el marcador el límite de corte. Este procedimiento también puedes hacerlo a mano alzada.
  2. Una vez que se haya hecho el paso anterior, utilice el exacto o la tijera para cortar por la línea y conseguir el cuerpo del trompo.
  3. Para que el filo del trompo por la línea de corte no lastimé, enciende la plancha y desliza la parte recién cortada sobre la plancha para que se doble internamente y quede una superficie suavizada y doblada. De esta forma el trompo queda más seguro.
  4. Toma cada una de las tapas y coloca diferentes puntas; en una insertarás la chincheta, en la segunda, con la ayuda del taladro colocaras el tornillo y en la última adhiere la tuerca ciega utilizando el pegamento.
  5. Antes de probar el trompo puedes decorarlo con el propio marcador o utilizar distintos tipos de marcadores para realizar dibujos sobre su superficie.

Probando el trompo

Una vez realizado el trompo llega el momento de probarlo:

  1. Coloca una de las tapas en la parte inferior y lanza el trompo al suelo de forma que empiece a girar. Prueba las distintas tapas que has creado para comprobar la forma de giro y la velocidad del trompo.
  2. Es posible que las tapas con los elementos redondeados giren más que los elementos planos.