¿Cómo hacer un disfraz de pato? Los disfraces de animales son comunes para eventos o fiestas de nuestros hijos, o también en reuniones de adultos cuando queremos hacer alguna gracia, o en el ámbito del teatro, para recrear un personaje. Sea cual sea la ocasión, no está de más saber hacer este tipo de disfraces, y dependiendo de la ocasión, que sean más o menos detallados.

Lo habitual es hacer disfraces de mascotas, como perros, gatos, peces, entre otros similares, aunque los animales de la granja también tienen cierto reconocimiento, y uno de esos animales, aunque no es tan solicitado, su disfraz es muy simple, el pato.

¿Por qué hacer un disfraz de pato?

Ya sea porque en la escuela a nuestro hijo le tocó ese animal, o si tiene que ir disfrazado, uno de los más fáciles de hacer es un pato. En un disfraz es importante que estén presente ciertos elementos que distinguen rápidamente las personas, y no generar ambigüedades, y en el caso de los patos, lo más importante es: el color (generalmente amarillo y blanco), el pico, de color naranja, y unas alas, cortas y pequeñas, que no parezca un pájaro.

Si cuidamos esos pequeños detalles, tendremos todos los elementos disponibles para lograr un disfraz preciso.

Primer modelo para un disfraz de pato

Esta primera opción es para un evento muy casual, no es completo pero cumple con el estándar de lo que es un disfraz, para trabajar en él vamos a necesitar: una gorra, preferiblemente blanca, cartón o lámina de papel bond. Agarramos la gorra blanca y con un marcador hacemos los ojos, deben ser bien ovalados y sin mayores detalles.

Ahora agarramos un cartón no tan grueso, que sea suave y que pueda moldearse a gusto, en caso de  no encontrar usamos la lámina de papel bond, ahora agarramos el material y lo pintamos de color naranja intenso, preferiblemente con témpera, de dos a tres capas, y le damos la circunferencia que tiene la gorra, y lo pegamos en la zona donde sobresale.

Culminamos los detalles de la gorra y pasamos a las patas

Para terminar con el pico y la cara del pato con la gorra, hacemos dos orificios de tamaño regular en el centro o más abajo de los ojos, que hagan la función de nariz. Ahora pasamos  a las patas, para estas podemos usar zapatos de color naranja, y con el mismo cartón, hacemos en la punta los detalles de una pata.

Se caracterizan por tener una forma de semimontaña, y lo decoramos con un marcador negro, al culminar con este trabajo lo pegamos en el borde de los zapatos y probamos los resultados. De esta manera tendremos nuestro disfraz de pato, se recomienda usar para niños menores de 6 años.

Disfraz de pato con las alas

Si queremos un disfraz más completo, podemos repetir todos los pasos anteriores y le añadimos unas alas, como son de pato el plumaje no se valora tanto, es más la forma de círculo que debe tener ajustándose al tamaño de los brazos de la persona que los va a utilizar.

Para el material a usar en este caso, se necesita un cartón grande y moldeable, colorearlo con blanco o amarillo.

Comprar el disfraz ya hecho

En caso de que las manualidades no sea nuestra mejor faceta, podemos comprar en ropas en línea o en tiendas de disfraces, que ya están producidos, lo único que resta es ponérselo encima. Recordemos que para un disfraz de pato es crucial: el color amarillo en su totalidad, o la combinación entre blanco y naranja, el pico y las patas, y las alas redondeadas con poco plumaje.