¿Cómo hacer un billete? Los billetes forman parte del sistema monetario de un país, y son los principales objetos a la hora de comprar o adquirir un producto o servicio. Se caracterizan por tener una figura rectangular, los billetes de Estados Unidos son horizontales (a los largo) en otros países en vertical, todo dependiendo del diseño que tengan, aunque no cambia en absoluto su valor original.

Los billetes están hechos de un material difícil de replicar, y gracias a la tecnología, se han desarrollado para detectar aquellos billetes falsos que circulan por las calles, y con el que estafan a una cantidad de personas en todo el mundo.

¿Por qué hacer billetes falsos?

Es evidente que no lo usaremos para un beneficio económico, pero puede ser una excelente herramienta para jugar con los niños, desarrollar habilidades manuales y de creatividad, cuando se necesite para una obra de teatro o representación, entre otras opciones similares.

Además, si tenemos juegos de mesa, donde se utilice un sistema monetario falso, creando los billetes podemos añadir algunos de los que se perdieron, o incluir nuevos billetes y cambiar un poco la tónica que tendrá el juego.

Materiales para hacer billetes falsos

Para hacer billetes falsos, se necesitan los siguientes elementos: papel, cartulina o un material similar, lápiz, lapicero o marcadores punta fina, colores, tijeras, regla, un billete real como modelo.

Comenzamos por el modelo

Para empezar, debemos escoger cuál billete queremos recrear, buscamos uno en la cartera y lo tenemos como modelo, en caso de no tenerlo físicamente, podemos buscar una imagen por internet. Ahora sobre el papel o cartulina, hacemos la forma rectangular, ya sea calcando los bordes del original, o con una regla sacamos las medidas de sus cuatro lados.

Recortamos el billete

Al tener dibujado la figura del billete, recortamos para separarlo de la hoja o del material, también puede trabajarse desde ese modelo, y recortarlo una vez se ha terminado de decorar y hacer todo el trabajo. Si es con papel y queda muy sensible a los daños, podemos pegarle un pedazo de cartón en la parte trasera del billete.

Empezamos a dibujar

Ahora debemos ir haciendo los dibujos  y recreando el billete tal cual se ve; si queremos los mejores resultados hay contar con una habilidad elevada de dibujo, de lo contrario estará desordenado y no tendrá ese aspecto realista que se busca. Si se nos complica hacer los dibujos, podemos calcarlo desde la pantalla de la computadora o desde un teléfono.

Añadimos los detalles y completamos los colores

Una vez hecho los dibujos más grandes y característicos, procedemos a realizar los detalles más pequeños, de modo que todo pueda complementarse de una forma que sea visualmente atractivo para la persona. A la hora de colorear, debemos tener cuidado con las tonalidades, por ejemplo en los billetes estadounidenses, que manejan varios tonos de verde, que deben usarse en los espacios adecuados.

Al terminar con los colores, simplemente con el marcador trazamos los objetos más visibles, y tendremos hecho nuestro billete. En caso de querer más y no repetir todo el proceso, con una impresora hacemos copias a color.