De seguro, te has preguntado ¿Cómo hacer suspiros de colores? una receta práctica e ideal para animar las tardes de los niños, así como las tuyas. Siendo así, ha llegado el momento perfecto para aprender por medio del presente artículo a preparar unos deliciosos merenguitos.

Suspiros de colores

El merengue o suspiro es uno de los postres más dulces, deliciosos y sencillos de preparar, además, sus ingredientes son económicos y fáciles de adquirir. Consiste en una crema preparada a base de claras de huevo con azúcar batida a punto de nieve, la cual se puede utilizar como decoración o cubierta de tortas y otros dulces.

El punto clave de su preparación es la consistencia, ya sea suave o dura, dependerá de la proporción de azúcar a claras de huevo. Por otra parte, los suspiros son súper versátiles, pudiendo preparar esta rica crema de múltiples formas como un merengue:

  • Francés: Es el merengue común y el más fácil de hacer, se utilizan las claras de huevo a temperatura ambiente y luego se baten con el azúcar.
  • Italiano: Se elabora a base de un almíbar de agua con azúcar añadido en forma de hilo a las claras de huevo, una vez que están a punto de nieve. Es empleado como el más indicado para decorar las tortas, rellenar unos Buñuelos dulces o preparar una mousse.
  • Suizo: Su consistencia es dura, de hecho, mucho más que los otros. La preparación se basa en la mezcla de claras de huevo con azúcar, esto en un baño maría sin dejar de batir.

Cómo hacer suspiros de colores

¿Cómo hacer suspiros de colores?

Para preparar unos deliciosos suspiros de colores necesitas los siguientes ingredientes:

  • Tres claras de huevo
  • Azúcar (180 gramos)
  • Dos cucharadas de azúcar impalpable
  • Una cucharadita de almidón de maíz
  • Esencia de vainilla
  • Colores vegetales para repostería

Pasos a paso

En una cacerola pequeña se agregan las claras de huevo con la azúcar mezclando de forma envolvente. Luego, se lleva a fuego medio para comenzar a batir con la ayuda de una batidora eléctrica. Es importante no parar hasta que la mezcla tome consistencia y se espese. Se notará cuando vaya aumentando alrededor del borde de la cacerola, ya que el mismo se va desprendiendo en ascenso. Al mover la batidora, las rayas que se forman quedan intactas en la mezcla.

Cuando el merengue llegue a su punto se retira del fuego y continúa batiendo para integrar la azúcar impalpable junto al almidón de maíz. Seguir batiendo hasta que su consistencia sea firme y forme una especie de bola. Ahora, untar mantequilla en una bandeja, preferiblemente lisa de los lados, es decir, que no tengan bordes así. De esta forma, el horneado de los suspiros de colores será uniforme por ambos lados.

Nota: El agregado de azúcar impalpable y almidón garantizan que los suspiros soporten mejor la humedad, esto una vez retirados del horno.

Ya lista la mezcla, se procede a llenar la manga y colocar una boquilla doblando con cuidado la mitad de la manga hacia afuera. Utiliza los dedos para presionar muy bien y ajustar el relleno, para luego apuntar la manga sobre la bandeja y comenzar con los espirales. Se debe hacer una suave presión para que salga la mezcla, así como darle volumen.

Ahora bien, para que puedan ser suspiros de colores se coloca parte de la mezcla en una taza, agregando un poco de colorante comestible del sabor que más les guste. Se mezcla hasta quedar completamente uniforme y comenzar a dar forma sobre el molde. En caso de ser varios colores, se aplica de la misma forma, tomando cada porción de la mezcla por separado y añadiendo un color diferente.

Por último, se precalienta el horno a llama mínima y en la división media se coloca la bandeja con los besitos, dejando una separación de 10 cm a la puerta del horno semi-abierta. Se deben hornear durante 1 hora o hasta verlos secos y que se desprenden con facilidad en la superficie de la bandeja.

Otra forma de hacer suspiros de colores

Esta alternativa es más estética y sin dudas vuelve locos a los niños e incluso adultos, solo necesitaras:

  • Tres huevos para sacar solo las claras
  • Alrededor de una taza de azúcar blanca
  • Sal al gusto
  • Un cuarto de cucharadita de vinagre
  • Una cucharada de maicena
  • Extracto de vainilla blanca

Para decorar

Paso a paso

Para preparar una receta tan deliciosa y especialmente para los niños, se debe comenzar por encender el horno a unos noventa grados. Mientras se calienta, selecciona la bandeja para hornear y cúbrela con papel de horno. Ahora, lleva a un baño de maría las claras con la azúcar y sal al gusto en un envase a fuego lento. Debes procurar que el envase no choque con el agua. Se sigue batiendo la mezcla con ayuda de una cuchara hasta que tome un color blanco y no se le sientan los desagradables grumos.

Ahora, se sube a una velocidad máxima para batir la mezcla hasta que se forme una masa firme. Después, se añade el vinagre blanco junto a la maicena y se continúa mezclando para integrar todos los ingredientes. Por último, se vierte un chorrito de esencia de vainilla blanca.

Una vez que la mezcla está lista, busca una manga pastelera con una boquilla de la forma que más te guste. En caso de no tener, simplemente toma una bolsa hermética y dentro vacía un poco de la mezcla, luego en una de sus puntas corta ni muy grande ni muy pequeño. Comienza a dar forma a la mezcla sobre la bandeja previamente preparada y espolvorea los diferentes toppings como lluvia de colores, almendras, cacao, entre otros para adornar.

Como último paso, se mete al horno por un espacio de 1 hora y 20 minutos girando sobre la bandeja para que se puedan hornear completamente por ambos lados. Al estar listos se apaga el horno y dejan reposar por un rato, o simplemente hasta que se puedan desprender fácilmente de la bandeja para servir y disfrutar.

Receta de suspiros con merengue francés

Al no requerir ningún tipo de cocción, se convierten en los más sencillos de preparar y por ende, los favoritos de muchas madres que constantemente buscan una merienda para la lonchera de sus hijos. Para hacerla simplemente, necesitas comenzar batiendo las claras de huevo con una cucharada de azúcar hasta que se monte y agregar una pizca de sal. Luego de ello, poco a poco incorpora el resto del azúcar para que se vaya disolviendo mientras se bate.

Cuando la mezcla este firme, se agrega vinagre y maicena, luego se le añade esencia de vainilla o la que guste ponerle. A parte, si desea agregar algún sabor en particular el jugo de limón es excelente opción. La desventaja de esta receta, es que al no requerir cocción si no se baten lo suficiente, quedan grumos que tanto de estética como degustación no son agradables.

Otras ideas para preparar merenguitos de diferentes sabores:

  • Merengue de chocolate

Para elaborar una deliciosa receta que tanto les encanta a los niños en las fiestas infantiles, se debe agregar un poco de esencia de almendras y espolvorear cacao en polvo al merengue. Aunque, también se puede agregar el cacao directamente a la mezcla y decorar tanto con avellanas como nueces.

  • Merengue de coco

Para obtener suspiros de coco a la mezcla se le añade dicho ingrediente, pero rallado y al estar formados los merenguitos agregar más coco rallado sobre sus puntas y hornear.

  • Merengue de mermelada

Al tener preparada la base del merengue, se coloca en el centro un poco de mermelada del sabor de preferencia. Después, con ayuda de una cucharilla se le añade más mezcla de merengue para hacer el copete y llevar a hornear.

¿Cómo hacer suspiros duros en forma de rosas?

Para que puedas preparar un merengue en forma de rosas, el cual es perfecto como adorno de muchos pasteles necesitas:

  • 4 claras de huevos
  • 200 gramos de azúcar
  • Jugo de limón

Paso a paso

Colocar las claras de huevos y el azúcar en una taza, luego llevar a fuego medio para disolver en baño de maría removiendo constantemente hasta que se unifique la mezcla. Seguido se incorpora jugo de limón, evitando exprimir directamente a la mezcla para que no se cuelen las semillas.

Cómo hacer suspiros de colores en forma de rosas

Una sugerencia para batir mejor, es haciendo uso de una batidora de varillas o eléctrica. Asimismo, batir constantemente hasta conseguir la textura deseada. Siendo así, al obtenerla se retira la taza del baño maría y continúa removiendo hasta que se enfrié.

Nota: Para determinar si la mezcla está o no lista, se hace una prueba volteando la taza y si no se cae es porque la mezcla esta lista.

Ahora, ya se puede rellenar la manga pastelera y colocar la boquilla con forma de rosa. Es conveniente doblar la manga con el extremo hacia abajo, de esa forma, se hará más presión para que salgan los suspiros definidos sobre la bandeja que se llevara al horno, en donde el horneado será por 1 hora a 100 °C. Pasado el tiempo apagar el horno, retirar y dejar enfriar para disfrutar con la familia.

¿Cómo conservar los suspiros?

Para conservar los suspiros por más tiempo basta con almacenarlos en bolsitas de celofán o un envase hermético, de vidrio o alguno resistente al frió. Además, de estar bien sellados en el congelador, al momento de usarlos se sacan sin necesidad de descongelar disfrutando así de un rico dulce.

Recomendaciones para unos suspiros perfectos

Para obtener unos suspiros con excelentes resultados se debe considerar las siguientes recomendaciones:

– Por cada clara de huevo se utiliza la ración doble de azúcar blanca. De esta forma, se obtendrá la cantidad deseada para realizar los suspiros que se desees.

Cómo hacer suspiros de colores recomendaciones

– Al momento de utilizar las claras estas deben estar en temperatura ambiente para obtener mejor resultado.

– No es muy recomendable batir la mezcla en envase plástico, pues suelen acumular grasas y esto limita que adquiera su consistencia. Por lo tanto, la mejor opción es usar un envase de acero inoxidable o de vidrio.

– Se recomienda utilizar papel absorbente impregnado de jugo de limón 0 vinagre para limpiar el envase y las varillas a utilizar para batir las claras. Esto ayudara a eliminar cualquier residuo de grasa que tengan ambos utensilios y eliminar algún olor.

– Si los huevos a utilizar están fríos, es mejor separar en ese momento la yema de las claras. Es ms fácil en ese instante para que en las claras no quede residuos de las yemas. Si no, al batir no levantara el merengue.

– Por último, para agregar sabor y aroma se puede incorporar un poco de vainilla blanca, con ella no se alterará el color característico del dulce. Aunque, se pueden usar otras esencias según el gusto y preferencia.

Otros consejos importantes

– Para que no pierdan su frescura, se deben conservar en bolsas de papel celofán y un envase hermético.

– En caso de no formar los picos para determinar si esta listo, solo bastara con agregar azúcar glass para fortalecer la mezcla.

– Es necesario precalentar el horno, así cuando inicie el horneado se haga con una temperatura invariable desde el primer momento y su resultado sea excelente.

– Para los amantes del color y las chispas, la mezcla se puede separar en dos mitades y agregar colorantes comestibles. Las chispas, serán un complemento para la estética del dulce.

– Es importante adaptar cada preparación al horno que se tiene en casa, pues todos no son iguales.