¿Cómo hacer que se arrepienta y me pida perdón? Las relaciones en pareja son complicadas, tarde o temprano se puede presentar un problema, de menor o mayor importancia, pero por más enamorados que estemos, son inevitables. Cuando un problema sale al vilo y termina siendo fuerte, la manera de reaccionar por ambas partes, definirá un poco la tónica de la relación y cómo se puede afrontar en futuras ocasiones.

Si una persona es orgullosa o tiene  una personalidad fuerte, por más equivocados que se encuentren, es complicado que reconozcan el error y por ende, que se disculpen y puedan solucionar a corto plazo.

Determina el tipo de problema

Debemos saber el tipo de problema que vamos a afrontar, no debemos realizar este recurso con cualquier discusión que se presente. Discusiones por problemas rutinarios, acciones específicas o por simplemente algo como que la silla no está en su lugar, son inconvenientes menores, que no pasan de más de un disgusto,  por lo que podemos solucionarlo hablándolo y entender el punto de ambas partes.

En cambio, si es una acción con maldad, de humillar al otro, de no dejar que tenga una participación o interacción, pueden ser temas más delicados, es acá donde hay que ponerse firme ante la situación, y hay que afrontarlo más fuerte.

¿Cómo hacer que se arrepienta y me pida perdón?

Si la discusión es muy fuerte, y queremos que haya una disposición de perdón de la otra persona, pero esto no sucede, y al revés de lo que pensamos, con el paso del tiempo no se resuelve y se queda atascado, se va convirtiendo en una bola de nieve que cualquier cosa hará que se desborde y genere problemas donde no los hay.

      Hacer que la otra persona se arrepienta no es fácil, todo está en la personalidad de cada uno, y el orgullo que en muchos casos se cuestiona con egoísmo y narcicismo.

No dejes pasar por alto el inconveniente

Si el problema es muy fuerte, y pasado un tiempo la otra persona actúa como si nada, no debemos caer en el pensamiento de lo dejo pasar y sigo con mi vida, así no daño la relación. Este es un grave error, ya que se convertirá en una rutina y por cualquier error actuará de manera similar porque sabe que no tendremos capacidad de reacción.

Trátalo con indiferencia

Si el problema no está resuelto, no trates de hacer cariños o buscar respuestas afectivas, la otra persona los interpretará como que no tuvo importancia, y no se arrepentirá jamás. Responde seco, tarda en contestar mensajes, no lo busques, entre otros. Todas estas acciones hará que vea y recapacite sobre lo que hizo, y si en verdad quiere tener una buena relación, no dudará en disculparse.

No dejes pasar mucho tiempo desde el inconveniente

Cuando se presenta una discusión fuerte, no hay que dejarlo pasar, trata de realizar algunas de las acciones ya explicadas anteriormente, para buscar el arrepentimiento lo más pronto posible.