¿Cómo hacer los tenis más grandes? Los zapatos son una prenda importante en la vestimenta diaria, y según estudios, lo primero que se fija una persona cuando te conoce son los zapatos, y lo hacen de manera consciente o inconsciente, por lo que es importante tener modelos limpios y que se complementen con el resto de la ropa, yendo en concordancia con los colores.

Cuando vamos a comprar zapatos, debemos fijarnos en la talla, para saber si calza correctamente con la medida de nuestro pie, pero hay ciertos modelos de zapatos que, a pesar de ser una talla más pequeña, lo queremos en nuestro closet, ya sea por un simple capricho o porque su modelo nos ha llamado poderosamente la atención.

La emoción de usarlos nos invade y tal vez en un primer momento no notemos y obviamos el hecho de que quedan justos al pie, pero los dedos y los talones pueden sufrir a causa de esto.

¿Por qué agrandamos los zapatos?

Los zapatos se van adaptando a la forma que tiene nuestro pie, cuando los usamos por primera vez hay cierta incomodidad, pero al paso de unos pocos días, notamos cómo este se siente más ligero caminando con ellos.

Si los hemos usado un par de veces y el malestar continúa, quiere decir que son muy pequeños. El agrandar el tamaño de este nos permite usarlos de mejor manera. El usar la palabra agrandar no significa que vamos a expandirlo una talla más, sino que pueda adaptarse al pie, evitando las molestias.

¿Cómo agrandar los zapatos?

Existen varias maneras de agrandar los zapatos y todas se pueden hacer fácilmente en el hogar, el primer método es usarlos con medias largas y gruesas en la casa, para que se expandan un poco más, repetimos este proceso un par de días hasta notar que ya se puede ajustar. Si tenemos una secadora de pelo, podemos usarla sobre el zapato con calor al medio.

De esta manera, aceleramos el proceso de expansión, hay que hacerlo con las medias grandes, de lo contrario no tendrá efecto.

Bolsas herméticas y una nevera o congelador

Otra forma de agrandar los tenis o zapatos es usando bolsas herméticas, lo que hacemos es llenar de agua estas bolsas y colocarlas en el interior del zapato, luego buscamos otra bolsa que cubra por completo el calzado y lo ingresamos al congelador por toda la noche.

El hielo que se genera dentro de las bolsas extiende el material sin dañarlo, así que cuando lo volvemos a probar, notaremos cómo los dedos del pie son más libres dentro del calzado.

Aerosoles, el método más rápido de estirar los zapatos

Los aerosoles contienen una cantidad de alcohol suficiente para humedecer y estirar el cuero del tenis, pero no daña el material, por lo que rociarlo un par de veces en el par, hará que este se estire lo más pronto posible.

Podemos combinarlo junto con otro método explicado más arriba, para que los resultados se den en unos pocos días.