¿Cómo hacer abanicos de papel redondos? Este tipo de abanico es muy fácil de hacer y como puedes ver al hablar de papel, no estamos hablando de algo que sea difícil de conseguir para nadie. Este tipo de manualidades desarrollan tus capacidades y por supuesto logras hacer cosas agradables si eres de las personas que disfrutan haciendo estas cosas.

En esta oportunidad, te estaremos enseñando el proceso rápido para que hagas estos abanicos, así tendrás en muy poco tiempo tus abanicos elaborados a base de papel y podrás hacer lo que desees con ellos, tenerlos para ti, regalarlos o hacer cualquier otra cosa que te parezca con ellos.

Proceso para hacer estos abanicos

Si deseas hacer correctamente este tipo de abanicos, debes seguir este proceso:

  • Elige el papel específico para ello, por lo general se usa el papel para origami y este puedes conseguirlo en cualquier papelería.
  • Recorta el papel para que tengas establecido el tamaño que le vas a dar a tu abanico, si deseas un abanico grande, establece bien el tamaño que necesitas para tu papel y dale la forma redonda.
  • Extiende el papel por donde está el lado decorativo del mismo. El lado trasero debe ir hacia arriba y el lado simple que no tiene decoración debe estar mirando hacia ti.
  • Dobla el borde superior al menos un tercio hacia abajo. Puedes hacer el doblado en el borde mas largo para que obtengas un mejor resultado.
  • Ahora tienes que doblar por la mitad este papel y mantener el doblez del paso anterior, la forma correcta es doblarlo de forma vertical.
  • Dobla el borde izquierdo y el derecho hacia adentro, también debes hacerlo hacia el pliegue central.
  • Sigue haciendo estos dobleces verticales hasta que lo hayas hecho en todo el papel, procede a mantener el mismo tamaño en cada doblado que vayas a realizar.
  • Tienes que desdoblar todo lo que hayas doblado de forma vertical en los pasos anteriores.
  • El doblez del segundo paso debe extenderse de forma vertical hacia la izquierda, ahora los dobleces no son verticales tienen que ser
  • Empieza por la parte inferior haciendo un doblez desde el borde horizontal hacia la parte de arriba.
  • Dobla la parte inferior hacia afuera y también hacia lo largo del pliegue siguiente.
  • Cuando tengas todo esto listo, busca un objeto totalmente redondo para que puedas hacer el corte adecuado y te quede tu abanico perfectamente redondo.

Después de tener el abanico listo

Cuando tengas listo tu abanico, lo que puedes hacer es buscar un mango adecuado para que le pegues a él. Así vas a poder usar tu abanico con total libertad y refrescarte cada vez que lo desees, también puedes usarlo para adornar, de hecho, muchísimas personas usan este tipo de abanico para ello, ya que no tienen tanta capacidad de refrescar en algunos casos.

Cuando termines tu abanico tendrás la seguridad de que el mismo está bien elaborado si seguiste estos pasos como debe ser. Es una buena alternativa para que des regalos y hagas cualquier otra cosa teniendo uno de estos.