¿Cómo hacer abanicos de papel paso a paso? En el mundo de la moda, entra en juego una cantidad de elementos, visuales y psicológicos, que hace que una prenda esté de acuerdo a lo que se quiere mostrar, incluso del ambiente que lo rodea, porque si vestimos un traje elegante, que se usa para eventos nocturnos, pero lo usamos en la calle en horas del mediodía, por más bien que estemos, se verá estrafalario y poco atractivo.

Cuando se piensa en prendas, la gente lo asocia automáticamente con un collar, una pulsera, cadena y cualquier otro objeto de este estilo. Lo cierto es que hay muchas otras cosas que se pueden usar, y que le dan un aire fresco a lo que se quiere mostrar, y uno de ellos son los abanicos.

¿Qué es un abanico?

Un abanico es un instrumento ideado para la moda como complemento de la vestimenta, donde se combina el color con la personalidad de lo que se muestra. El abanico no es una prenda como tal, porque no se pone encima del cuerpo, sino que se sostiene con la mano, pero hace el trabajo de una prenda, complementar el estilo de ropa que lleva puesto.

Está hecho de forma que la persona lo agarra de una base, y con un movimiento hacia adelante, este se extiende y se muestra de manera completa, tomando el estilo del pavo real.

¿En qué momentos se usa el abanico?

El abanico está diseñado para que la persona, con un movimiento leve o intenso, lo agite de manera que produce aire para refrescar, por lo que es ideal en climas calurosos, está muy asociado a las mujeres, pero los hombres pueden usarlo de igual manera, pero si lo hacen no es por un tema estético, sino por la producción de aire que tiene.

¿Es posible hacer un abanico con material reciclable?

El diseño del abanico es muy simple, lo que se diferencia es el material y el uso de colores y ambientes que la tecnología brinda y permite diseños más originales. Pero una persona con una simple hoja, puede recrear el abanico, no quedará de igual manera que uno fabricado, pero cumple con la función de brindar aire.

Materiales para hacer abanicos con papel

Como dice el título, vamos a necesitar papel, puede ser de una hoja blanca, hoja de cartulina doble faz o cualquier otro tipo de hojas, tijeras y marcadores en caso de querer hacer un adorno.

Comenzamos a trabajar el abanico

El tamaño que tendrá el abanico depende de la persona que lo va a realizar, si es una hoja estándar podemos usarla tal cual está, si es de cartulina, con la tijera recortamos un pedazo más pequeño, se recomiendan las medidas de 15 cm x 15 cm, pero si queremos una más grande, podemos aumentar a 20 cm x 20 cm o 30 cm x cm.

Ahora que tenemos la hoja a moldear, comenzamos doblando la parte superior a un tercio, luego doblamos por la mitad de manera vertical, como si fuese a abrir un libro, volvemos a abrir y doblamos la parte izquierda y derecha de la hoja, de modo que cierre completamente el espacio interno.

Continuamos doblando el papel

Ahora que esté reducido en tamaño, sin soltar todo el trabajo anterior, volvemos a doblar los bordes verticales, hasta que quede en un tamaño muy pequeño, y al tener esa forma, comenzamos a desdoblar toda la hoja, y la ubicamos de manera que esté más extendido, y comenzamos a doblar otra vez pequeñas rejas y soltarlas una vez terminemos.

Para finalizar, agarramos la hoja completa y la reducimos en la mano, y cogemos uno de los bordes, y con un lazo amarramos para crear el soporte, lo ajustamos y estará listo. Con el soporte realizado estará hecho nuestro abanico.