¿Cómo funciona el sensor de luz? Cuando nos referimos a un sensor de luz, tenemos que se trata de un dispositivo con el que se llega a transformar la energía de los rayos de la luz en emisiones electromagnéticas y percibe todo tipo de variación de la iluminación que se pueda presentar.

De manera que, tenemos que un sensor de luz funciona con la derivación que emite la emisión de los electrones, es decir, un método fotoeléctrico. Es muy importante conocer la participación de un receptor y un emisor, que hacen en conjunto; el funcionamiento de salida del sensor de luz.

¿Cuáles son las características de un sensor de luz?

Los sensores de luz se caracterizan porque no ameritan tener un contacto directo con un objeto determinado para que pueda funcionar. Además, se caracterizan por tener gran resistencia y durabilidad. Esto es muy importante, ya que deben funcionar correctamente por un tiempo largo.

Hay sensores que pueden llegar a medir la intensidad de los rayos de la luz, lo que permite que tengan un desempeño acorde con la energía de luz que reciben. Además, se puede llegar a determinar y configurar el tipo de funcionamiento. Y un punto clave, es que son resistentes a entornos en condiciones extremas, garantizando que su funcionamiento sea óptimo.

¿Cuáles son los tipos de sensores de luz?

Hay varios tipos de sensores de luz con los que podemos contar y seleccionar aquellos que se adapten mejor al tipo de aplicación que les queramos dar, algunos de los tipos de sensores son los siguientes:

  • Tipo de fotodiodos: es un sensor que funciona por medio de un lente que suele ser transparente. Desde este lente, se enfoca la luz. Son muy receptivos a la luz de infrarrojo. Este es el tipo de sensor que se usa en el área médica.
  • Sensores fotoeléctricos: estos sensores son capaces de transformar la energía de la luz en energía eléctrica.
  • Sensores fototransistores: son un tipo de sensor sumamente sensible ante el contacto de la luz. También usan un lente transparente.

¿Cuáles son las partes de un sensor de luz?

Los sensores de luz están conformados por dos partes, las cuales, en unión, hacen que funcionen de manera óptima, son las siguientes:

  1. El emisor; esta parte del sensor es la que se encarga de producir la luz para que sea emitida por el dispositivo donde se encuentra el sensor de luz.
  2. El receptor es la parte del sensor que recibe y por lo tanto, capta la luz.

 ¿Qué hay que tener en cuenta antes de adquirir un sensor de luz?

Si te dispones a buscar un tipo de sensor de luz, lo recomendable es tener en cuenta algunos aspectos, entre ellos, el poder determinar el tipo de contexto y condiciones del ambiente donde se usará el sensor. Esto va de la mano con determinar y tener en claro, el por qué usar el tipo de sensor que vamos a elegir.

La marca del sensor también es muy importante que tengamos en cuenta, además de evaluar el costo del mismo en el mercado.