¿Cómo evitar la corrosión química? La corrosión no es más que el deterioro de un metal y que se produce por las reacciones químicas que se presentan entre el mismo metal al entrar en contacto con el medio ambiente, es de suma importancia hacer mención que dependiendo del tipo de metal con el cual se está tratando las condiciones a las cuales se enfrenta y se encuentra en contacto con gases o más fluidos, pero causar un deterioró más acelerado.  

Un dato de importancia que se debe tomar en cuenta es que todos los metales están expuestos y se pueden corroer, es por ello que en este post nos vamos a dedicar a describir que se puede hacer para así evitar la corrección de los metales, continuemos con la lectura.

Recubrimientos

El recubrimiento no es más que una serie de capas que se emplean para poder proteger las estructuras o cualquier tipo de metal que se encuentre expuesto a la intemperie y que por ende los distintos agentes puedan provocar una corrosión, se puede decir que los recubrimientos  son   no metálicos y metálicos.

Al hablar de los recubrimientos no metálicos se trata de pinturas y también barnices como lo pueden ser esmaltes cerámicos y también otro tipo de recubrimientos que puedan ser totalmente efectivos una vez que son aplicados debido a que una vez que se agregan en la superficie se crea una capa protectora que evitar que se pueda correr el metal y además se erradica la humedad por completo.

En el caso de los recubrimientos metálicos se dice que varían dependiendo   como se lleve a cabo su aplicación y se puede tratar de su inmersión en ciertos metales fundidos en donde se toman en cuenta el estaño, zinc, aluminio o plomo.

Sustitución de materiales

En ciertas ocasiones la manera idea de poder evitar la corrosión de los metales es cambiar ciertas piezas por otras que sean de un material diferente, lo que más se recomienda es plástico concreto o también puede ser la fibra de vidrio.

En el caso del plástico se puede decir que se puede encontrar el PVC, CPVC o también el polipropileno en donde estos materiales son los ideales para no corroerse y sin resistente tanto al calor como también a la humedad y es por ello que resisten los daños químicos, por tal razón lo ideal es sustituir algunas piezas por estos materiales no metálicos.

 

 

La oxidación controlada

 

Aunque pueda sonar un poco descabellado la manera más sencilla y practica a la cual se puede recurrir para poder evitar la corrosión de algunos metales es generando oxidación controlada para que así se tenga la posibilidad de poder tener una capa protectora.

Cabe destacar que, aunque esto se aplica para evitar la corrosión de la superficie, no es necesario que se forme una capa de óxido con un gran   volumen, solo se requiere que sea uniforme impermeable para así evitar la corrosión en el metal o en toda la estructura en general.