¿Cómo envejecer una hoja? Una técnica de diseño que ha logrado popularizarse es la de envejecer las hojas blancas ya sea de papel en carta u oficio, con el objetivo de lograr una imagen antigua que permita crear un trabajo escrito diferente y muy llamativo.

Existen diversos trucos caseros de cómo envejecer una hoja, y en este espacio nos daremos la tarea de mencionarlos para colocarlos en práctica con éxito.

Solvente de café o té

Esta es la primera opción, y nos referimos a envejecer la hoja por medio de una mezcla con café o té que será la que logre darle tonalidad antigua, pintándola de acuerdo al tono que se desea obtener.

La mezcla de café le dará el tono más oscuro, es decir, más envejecido, mientras que el té resulta ser más sutil y probando con zumo de naranja, podremos conseguir un tono más claro y elegante.

Lo único que se debe hacer es preparar la mezcla con un poco de agua, arrugar la hoja que se desea envejecer y sumergir en la mezcla de forma cuidadosa, que no se ahogue porque se rompería, solo se necesita un poco de mezcla para absorber el color.

La técnica del fuego

Ésta técnica es otra de las populares, pero debemos prestar atención al hecho de que debe hacerse con precaución para evitar quemar toda la hoja o quemarnos a nosotros mismos mientras lo intentamos.

El procedimiento consiste en buscar una vela o un encendedor y con mucho cuidado ir quemando poco a poco los bordes de la hoja, tomando en consideración el nivel de envejecimiento que se desea obtener, ya que si se exagera la hoja puede reducir en gran cantidad su tamaño, y tal vez no sirva de esa manera.

Lo ideal es quemar la hoja a una distancia considerable, es decir, no directamente de la vela o el encendedor. Se recomienda ir logrando el efecto solo con el calor de la llama, retirando un poco la hoja para evitar que se queme por completo.

Para darle un efecto más dramático, se puede arrugar la hoja antes de quemarla, creando un diseño más llamativo y pintoresco.

La técnica de la pintura

Este procedimiento se realiza con la misma mezcla de café y té que mencionamos líneas anteriores, solo que en este caso, en vez de sumergir la hoja utilizaremos un pincel para crear el diseño.

La técnica consiste en sumergir un pincel o un trapo en la mezcla, y con toques sutiles ir pintando la hoja de acuerdo al nivel de intensidad de color que se desea obtener. Se debe dejar reposar la hoja por unos minutos y listo, una forma muy fácil y practica de cómo envejecer una hoja.

Estas son tres técnicas que han logrado crear el efecto de envejecido en las hojas de papel, un efecto que al parecer ha llegado a convertirse en uno de los favoritos de los estudiantes, generando protagonismo sobre un trabajo escrito que desea hacerse notar.