¿Cómo entrenar a un perro labrador? Si te encanta tu cachorro, pero te molestan sus ladridos constantes, comportamientos incorrectos y mordeduras, no hay necesidad de desesperarte, porque nadie tiene los recursos profesionales para capacitar y entrenar a sus cachorros en casa.

Sin embargo, puedes poner en práctica los consejos que encontrarás en este artículo para que tu cachorro no se convierta en una fuente de dolores de cabeza.

Algunos consejos para entrenar a tu perro

  1. Evita en gran medida gritarle a tu perro. Puede ser difícil cuando tu perro se ha portado mal, por ejemplo, ha mordido el cable del televisor o tus zapatos y no deja de ladrar. Pero sí gritas te arriesgas a dañar el vínculo que tienes con tu cachorro, los perros están en mucha sintonía con los humanos, por lo que un aumento en el tono de voz los estresa y los hace sentir más ansiosos, por lo que puedes generar el efecto opuesto y hacerlo sentir más entusiasmado con la situación, incluso entender que ladrar es bueno, ya que tú también estás ladrando.
  2. Mantén la firmeza. Los grandes ojos tiernos de tu cachorro pueden disuadirte de decirle algo a cuando está comportándose mal, sin embargo, para enseñarle un comportamiento adecuado necesitas ser firme. Los cachorros necesitan un líder de manada y si te ven relajado y muy flexible, no estarán motivados para aprender a comportarse mejor. Por eso es importante ser firme cuando estás reprendiendo tu cachorro, pero sin gritar.

El perrito está atento a tu tono de voz y te verá como una figura de autoridad, por lo tanto, lo mejor que puedes hacer es hablarle al cachorro con una palabra simple que el entienda.

  1. No los maltrates o produzcas daño físico. Amenazar con usar el dolor nunca es una buena manera de entrenar a tu cachorro. Estos comportamientos solamente enseñan a los perros a temer a sus dueños y a su vez perder la confianza natural que tienen sobre él. Algunas personas han utilizado incluso un collar de choque, lo que les enseñaría a responder con miedo. Mantén tu vínculo con el cachorro saludable y fuerte, evitando hacer un daño físico a toda costa.
  2. Los descansos siempre son buenos. Un tiempo fuera es una buena técnica para enseñarle a tu cachorro a dejar un comportamiento molesto y agresivo. La próxima vez que el comience a ladrar o se comporte violento con otros perros, ponlo dentro de una jaula para perros o llévalo a un lugar que el encuentre aburrido, como un baño o una habitación, y dejarlo dentro por aproximadamente 2 a 3 minutos.

Cada vez que se porte mal di las palabras “Tiempo fuera” y llévalo al lugar de castigo. De esta manera entenderá que los malos comportamientos lo alejarán de los juguetes y de las personas.

  1. No los mires fijamente. Para un perro una mirada directa y prolongada es amenazante, por lo que no es un método efectivo para educarlo. Mirar fijamente es contraproducente a la lección que quieres impartirle a tu perro.