¿Cómo enseñar divisiones de manera divertida? Muchos niños sin decir que la mayoría, suelen tenerle miedo a las matemáticas, y esto se debe a que su forma de enseñanza no ha sido precisamente la indicada para hacer que los pequeños se interesen por los números.

Al contrario de esto, muchos niños sienten temor cuando de divisiones o cualquier otro tipo de operación matemática se trata, y es por esto que hoy hablaremos sobre diversas actividades a emplear para hacer las matemáticas mucho más divertidas, logrando así enseñar divisiones de manera divertida. 

Recursos a utilizar para enseñar a dividir de manera divertida

Las divisiones no deben ser aburridas como nos lo han hecho creer toda la vida, además, hablamos de operaciones matemáticas necesarias para defendernos en cada etapa de nuestro crecimiento como personas.

Existen muchas maneras de hacer que los pequeños aprendan a dividir de manera divertida, evitando solo escribir en su cuaderno una cantidad de números que marean.

Enseñar los términos de la división con juegos y canciones

Esto es lo primero a hacer, debemos explicarle a los niños cuales son los protagonistas de la división, para que comiencen a captar información necesaria en cuanto a desarrollar dicha operación matemática.

Es base a esto, es importante atender al hecho de que una de las mejores maneras de que los niños capten las cosas es a través de la conversación. No dejes que el niño lea los términos de un libro, léelo tú y explícaselos, en forma de cuento, en forma de historia, con canciones, lo importante es que el pequeño grave en su memoria quién es el dividendo, divisor, cociente y resto.

También se puede hacer con muñecos, colocándole a cuatro muñecos cada uno de estos nombres, para que el pequeño recuerde mucho más la manera en la que se desarrolla una división.

Caja para dividir

Otra manera para dividir de manera divertida es a través de la creación de una caja que tenga consigo espacios divididos y dentro de ellos, objetos de colores diferentes.

Pueden ser botones, pedazos de plastilina, granos, letras de colores, números de colores, en fin, todo queda a imaginación de cada quien, lo importante es que el pequeño se interese por aprender a dividir, seleccionando las cantidades que se le van asignando en cada división.

Aprender a dividir con botones

Esta es otra actividad bastante divertida para aprender a dividir. Consiste en colocar en una hoja de papel unos círculos dibujados y al lado, una buena cantidad de botones.

Los círculos dibujados sobre la hoja serán el “divisor” y los botones serán el “dividendo”, logrando la operación matemática de manera sencilla y muy práctica para los niños.

¿Cómo enseñar divisiones de manera divertida? Todo está en la imaginación, hacer juegos para nuestros pequeños que les permitan aprender a dividir, es la mejor manera de dejar de lado el miedo a los números e interesarlos por el mundo de las matemáticas que pueden ser muy divertidas.