¿Cómo cuidar un girasol? Las flores son características en el mundo de lo decorativo, gracias a su modelo natural y los colores llamativos, tienen atención de las personas, y son ideales para regalar a la pareja. Si tuviéramos que mencionar una de las flores más míticas y que tiene un espacio incluso en la sociedad, son los girasoles.

Estas flores las vemos en cualquier país, y todo el mundo ha regalado una así sea pequeña. Su estructura y colores perfectos las convierte en un deseo de cualquier jardín o para adornar un espacio cerrado.

¿Cómo son las plantas de girasol?

Los girasoles tienen un tallo de altura intermedia, un poco alto pero ideal para oficinas y patios de casa, en la zona superior tenemos unas hojas de color amarillo intenso, que es lo más representable de ella, y en el medio de todas las hojas, tenemos una especie pequeños bracitos, de color negro o marrón, y que terminan por complementar todo lo atractivo del girasol.

Se puede usar de dos maneras, la primera es usar solo una flor de girasol, normalmente cuando se hace es porque va acompañado de un detalle extra. Y el segundo caso es agrupar una cantidad considerable de girasoles, darles una figura y regalarlos en forma de ramo.

También se acumulan en jardines largos y extensos, de modo que el amarillo hace juego con la entrada o pasillo, o el matero donde se encuentren.

¿Cómo se planta una hoja de girasol?

Tener girasoles en el hogar no es complicado, estas plantas no requieren de un cuidado extra o mantenimiento extremo, con darles un mínimo de atención será suficiente. Para tenerlos en casa podemos comprar girasoles pequeños en una floristería, y lo llevamos al hogar, ahora lo que hacemos es preparar el terreno, con abono y un poco de tierra.

Esta debe cubrir lo necesario para que el tallo se plante y no se mueva de la tierra, lo que resta el regar la tierra los próximos días y que tengan una exposición constante al sol. Si vamos a plantar varias de ellas, hay que considerar un espacio amplio, si son pocas con el tamaño de una maceta estándar será suficiente.

Posibles problemas que se presenten en el girasol

Aunque los girasoles son sencillos de tener, pueden sufrir enfermedades debido a la llegada de bacterias que afectan su sistema, entre los daños comunes se encuentra: Mildiu, una enfermedad que no permite que el girasol crezca lo suficiente, se identifica por la presencia de manchas blancas en las hojas.

Roya, esta enfermedad produce manchas negras o rojas en las hojas, por lo que daña su estética y la perjudica fuertemente. Y por último la verticolosis, esta bacteria s come las semillas y no permite que se usen en otras plantaciones.

¿Cómo cuidar un girasol?

Como hemos repetido en varias ocasiones, los girasoles no requieren de un cuidado especial, simplemente regando el tallo a diario, que la tierra se mantenga fresca y que esté puesta al sol por mucho tiempo. Sumado a esto, verificamos que las hojas y  las semillas no tengan manchas, revisando cada semana.

En caso de identificar una mancha, dependiendo del color podemos arreglarla o removerla si la bacteria la dañó en su totalidad.