Si ya no recuerdas en dónde dejaste tus gafas de leer y resulta que las tienes en la cabeza, es momento de entrar y aprender con nosotros , cómo comer arándanos para la memoria, mejorar la demencia, y reducir también el colesterol malo.

como-comer-arandanos-para-la-memoria-3

Entra y descubre en este artículo los múltiples beneficios que te puede ofrecer esta maravillosa fruta, y aprende cómo comer arándanos para la memoria, y fortalecer tu cerebro, para comenzar a prevenir la demencia y la senilidad por la vejez.

Como comer arándanos para la memoria y una buena salud

Si eres de las personas que tienes los lentes en la cabeza y aún así los sigues buscando, es muy posible que tengas problemas con tu memoria.

De igual manera, si ya rebasaste el cuarto piso de tu edad, es momento de aprender cómo comer arándanos para la memoria y la buena salud, porque es posible que  comiences al olvidar cosas tan sencillas como en donde dejaste los lentes, o lo que tenías previsto comentarle a una persona.

Cuando el ser humano envejece, comienza a perder un poco la memoria, así como también disminuyen sus habilidades de razonar. Pero se debe entender que los cambios de la memoria son diferentes a la perdida de la memoria que se encuentre asociada con el Alzheimer y otros trastornos.

Esto se debe a que contienen antioxidantes que pueden ayudar al proceso de la memoria y las funciones cognitivas. El Alzheimer, es una de las formas de demencia que afectan a una parte del cerebro, encargada de controlar el pensamiento, la memoria y el lenguaje

El cuidado de la memoria es importante y una de las maneras de hacerlo es por medio del consumo de jugo de arándanos porque estos ayudan a minimizar los riesgos de enfermarse de demencia senil la cual se manifiesta cuando comenzamos la edad de la vejez. Los arándanos aportan antocianinas unos pigmentos naturales que son abundantes en la fruta.

Una fruta desconocida

El arándano es una fruta un poco desconocida en algunos países, esta forma parte de los frutos rojos, como la fresa o las moras; tiene su origen en Norteamérica, pero se ha extendido por gran parte del mundo. Su consumo se puede hacer con la fruta fresca, congelada, enlatados o mermeladas. Además también se puede consumir en diversas comidas preparadas.

Tiene características organolépticas, por lo que masticar la fruta hace que se aprecien su aroma y su sabor, asimismo su textura es suave, u cuenta con un sabor muy particular con un ligero toque ácido. En ocasiones se le puede combinar con frutas dulces como melón o cambur. Esta fruta tiene un alto contenido de fruta, minerales, vitaminas y antioxidantes.

como-comer-arandanos-para-la-memoria-7

Aportes que ofrece

El arándano se conoce como la fruta del siglo XXI debido a que aporta muchos beneficios al organismo y la mente. Al ser un alimento para ayudar el cerebro su consumo diario aumenta las funciones de la cognición y disminuye los trastornos de la memoria cunado se está envejeciendo. Otros de sus beneficios son

Evita las inflaciones del cerebro

Los frutos rojos como el arándano tienen compuestos que protegen las células cerebrales de los radicales libres. Ellas pueden ayudar a cambiar la forma de comunicarse de las neuronas dentro del cerebro, porque evita que el mismo se inflame y ocasione daños neuronales, logrando que las personas tengan un mejor control motor de su proceso de cognición.

Permite el aumento de las células cerebrales

Añadir arándanos a la dieta puede ayudar en el aumento de células cerebrales del hipocampo, la zona del cerebro que se encarga de la memoria, y la parte del cerebro que puede hacer el reemplazo de las neuronas.

Ayuda en la concentración

Comer la fruta o tomarla en batidos ayuda a mejorar la concentración y memoria por cinco horas, lo que ayuda en la realización de tareas mentales de forma prolongada. Los antioxidantes que la componen hacen que se estimule el flujo de la sangre y que llegue más oxígeno al cerebro para que la mente se mantenga siempre activa.

Aumenta la salud mental

Alivian los procesos depresivos, además que su consumo ayuda a reducir factores genéticos y bioquímicos que están presentes en la depresión así como tendencias para el suicidio de las personas que sufren de estrés postraumático.

También es bueno para ti

Existen otras declividades que te podemos recomendar para el  mejoramiento no solo de la memoria sino también de todo tu organismo, y está bien que cuides de tu alimentación, pero también se debe cuidar del cuerpo.

Actividad Física

Por lo menos una rutina de 30 minutos de ejercicios diarios establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), esto le ayuda a que el flujo sanguíneo aumente en el cuerpo y que llegue al cerebro, manteniendo la memoria activa. Las personas que hacen alguna actividad física tienen un menor riesgo de muerte comparado con personas que no hacen suficiente actividad física.

Estimular el cerebro

No solamente se debe hacer actividad física sino también otras actividades que den estímulos al cerebro y este se mantenga en forma. Dentro de estas actividades se encuentran realizar crucigramas, jugar bridge, tomar rutas diferentes cuando se camina o se conduce, tocar instrumentos musicales.

Socializar con personas

Cuando hablas con tus amigos o conoce nuevas amistades ayudas a prevenir la depresión y el estrés, que son factores que ayudan a que aumente la pérdida de la memoria.

Organiza tus actividades

Escribe todas las actividades que debes hacer cada día: citas, tareas, asistencia a eventos, todas estas te pueden ayudar a recordar las cosas que debe hacer.

Duerme bien

Cuando se duermen las horas adecuadas se ayuda en la consolidación del recuerdo. Una persona adulta debe dormir entre 7 a 9 horas cada noche.

Alimentación balanceada: ayuda no solo al cerebro sino también al corazón, una dieta balanceada debe contener frutas, verduras y granos integrales, elegir fuentes de proteína bajas en grasa, como pescado, frijoles y carne de pollo sin incluir la piel.

Es importante que conozca que también puede consumir otros frutos y alimentos que ayudan a la memoria como son: mango, uvas, plátano, peras, huevos, legumbres como las lentejas, frutos secos como los anacardos, acelgas, espinacas, lácteos, entre otros.