¿Cómo calcular el volumen sumergido de un cuerpo? Cuando hablamos del Principio de Arquímedes, podemos adentrarnos a calcular el volumen de un cuerpo sumergido, esta teoría se basa en el principio de que un cuerpo sumergido dentro de un fluido tiende a experimentar una fuerza de empuje, lo que equivale al peso de ese fluido que el cuerpo ha desalojado.

Un ejemplo de ello, es cuando nos introducimos a una piscina y nadamos. O en su defecto, cuando nos disponemos a lanzar un objeto al agua. Si el objeto es pesado, se hundirá, si es liviano, flotará.

¿Cómo calcular el volumen de un cuerpo sumergido en el agua?

En el momento en que sumergimos un objeto en el agua, podemos determinar que el volumen de ese cuerpo que ha entrado en el líquido, se igual al volumen de ese fluido que se encuentra en movimiento o se ha desplazado.

En este caso, podemos determinar que la fuerza de empuje (p V g), tendrá una magnitud igualada al peso del líquido que se encuentra en desplazamiento según el objeto o el cuerpo que hemos sumergido en el agua. De manera que, dependerá del objeto y su peso, las condiciones de desplazamiento.

¿Cómo obtener el valor del empuje del cuerpo sumergido?

Para poder calcular el valor del objeto, según el empuje, debemos seguir una fórmula determinada para calcular el empuje. Se hará de esta manera: Empuje = V (que sería el volumen del cuerpo) * D (tratándose de la Densidad de fluido) * G (en este caso, el valor de la Gravedad, es decir; 9.81 m/s2).

Ahora bien, determinaremos que el Empuje sería aquella diferencia entre el peso real del objeto y el peso que resulta aparente. Si queremos calcular el valor experimental de dicho empuje, lo que haremos será usar los valores que son proporcionados en las masas de las bolas.

¿Cómo calcular el empuje de un objeto que se ha sumergido?

Ahora bien, cuando nos disponemos a sumergir un objeto dentro de un líquido, notaremos que el cuerpo sumergido tiene el mismo volumen que un fluido desplazado. Esto nos deja que, la fuerza de empuje que mencionamos, es decir p V g, tendrá una magnitud igual al mismo peso del líquido que se ha desplazado, según sea el objeto sumergido.

Es decir que, podemos observar que, dependiendo del peso del objeto, obtendremos una interacción determinada en cuanto al volumen y peso, como mencionamos al inicio de este artículo.

¿Cuáles son los ejemplos de la aplicación del Principio de Arquímedes?

Ahora bien, podemos notar que en nuestro día a día, se puede experimentar el Principio de Arquímedes, en relación a un objeto sumergido. Veamos cuáles son esos ejemplos:

  • Si un globo se eleva, se encuentra presente el Principio de Arquímedes.
  • Si nos encontramos en una piscina y sumergimos una pelota o un salvavidas, notaremos que esta flotará.
  • Si al mezclar el agua con el aceite, notamos que el aceite se queda en la superficie, también es sinónimo de este principio.
  • Si nuestro cuerpo flota en el agua, al igual que un barco o un trozo de madera.