¿Cómo bajar peso en una semana? Mantener el peso ideal es el objetivo principal de cientos de millones de personas en todo el mundo, pero para lograrlo es necesario realizar sacrificios especialmente limitar la alimentación. Esto no implica dejar de comer comidas deliciosas, pero si organizar las comidas de la semana balanceando los carbohidratos, las fibras y las proteínas.

Ahora bien, la alimentación también tiene que combinarse con una rutina de ejercicios diaria.

Si te has propuesto bajar de peso y quieres lograrlo en una semana, te informamos que esto es un proceso gradual, donde solo la constancia y un cambio en el ritmo de vida generan resultados satisfactorios.

Aún así, en el siguiente artículo encontrarás algunas recomendaciones para que puedas ver algunos cambios en la primera semana, luego de haber iniciado el arduo camino de bajar de peso.

Elimina la azúcar refinada

Lo primero que debes hacer es eliminar la azúcar refinada.

El consumo de azúcar refinada se ha asociado a problemas cardiovasculares, obesidad, hipertensión, diabetes e inclusive al alzehimer, depresión, ansiedad problemas en la piel, dificultad para saciar el hambre, entre otras afecciones.

Por lo tanto, debe ser lo primero que elimines de tu dieta. Al pasar los días luego de haber suspendido su consumo, es posible que sientas fatiga e incluso sueñes con comidas azucaradas, pero esto se supera en los días siguientes, sintiendo incluso mejor estado de ánimo y más energía gracias a que el cuerpo se hace más eficiente en el consumo de las calorías.

Prepara el menú balanceado para tu semana

Es sumamente importante que balances adecuadamente el consumo de alimentos durante la semana. Si es posible consulta a un nutricionista para que te haga las recomendaciones pertinentes. Algunos especialistas evalúan las condiciones físicas de las personas y les preparan una dieta de acuerdo a casos particulares.

En esta dieta es ideal el consumo de frutas, carbohidratos sanos como los de los frutos secos y proteínas de alimentos bajos en grasas como carnes magras, pescado y pollo.

El consumo de legumbres debe ser proporcionado. En este aspecto podemos encontrar una inmensa variedad de hortalizas que nos proporcionaran la cantidad de fibra proteína y agua necesaria para nuestra dieta.

No tienes que sacrificar tu alimentación o incluso pasar hambre. Lo correcto es diseñar un menú balanceado que deporte la cantidad de calorías necesarias diarias.

Consume abundante agua

El consumo de agua diario debe ser uno de los objetivos principales en este cambio de vida. Una mayor ingesta de agua favorecerá mayor disponibilidad de energía, mejora de la digestión, una piel más sana, menor fatiga y dolores musculares.

Ejercicios diarios

La rutina de ejercicios o no pueden faltar. Lo ideal es que consulte a un médico para evaluar su estado de salud al momento de comenzar actividades físicas.

Para el caso de que no haya ningún inconveniente, es preferible que comiences una rutina cardiovascular como caminar correr, trotar o incluso, hacer actividades deportivas de montaña. El principio siempre es más difícil, pero con el tiempo el cuerpo se adaptará y sentirás mayor resistencia y energía al momento de hacer ejercicios.