¿Cómo aprender a escribir en francés? Los idiomas son un sistema complejo que, por lo menos en la cultura occidental, está conformado por un alfabeto, donde las personas combinan caracteres para formar palabras, que otra persona escucha o lee y sabrá de qué estamos hablando. El significado puede cambiar dependiendo de la cultura donde se hable dicho idioma, sucede a diario con el español.

En el caso de Francia, el idioma es el francés, que deriva del latín antiguo gracias a la influencia cultural del imperio romano, y que comparte similitudes con el español, italiano, portugués, entre otros. Pero a la hora de combinar palabras y de pronunciarlas, es donde encontramos las diferencias más significativas.

El lenguaje francés

El idioma francés cuenta con una particularidad que no vemos en el resto de otras lenguas romances, y es que más del 70 % de las palabras son agudas, en español, por ejemplo, más del 60 % de las palabras son graves, es decir, al ver un texto escrito en francés, notaremos de inmediato la cantidad de tildes que puede tener un párrafo de al menos 3 líneas.

Su aprendizaje no es tan complejo para culturas occidentales, que a diferencia de los idiomas de Asia y Oriente, no utilizan símbolos para la escritura, lo que facilita su conocimiento. Pero hay que ir estudiando por partes, si queremos dominar la escritura.

Primero la pronunciación

Antes de escribir frases cortas en francés, o en cualquier otro idioma, primero debemos escuchar su pronunciación, de manera que tengamos una representación fonética, que al escucharla podemos estructurar en la mente en forma de palabra, y trasladarla a un texto.

¿Cómo aprender la pronunciación francesa?

Para ir adaptando los oídos a una nueva pronunciación, primero podemos usar frases cortas, que encontramos en internet, o que podemos reproducir con el traductor de Google, por ejemplo. Luego escuchamos la pronunciación de las letras por separado, de modo que sepamos cómo se dicen e identificarlas luego en un texto.

A medida que vamos avanzando, comenzamos a ver series, películas o documentales en idioma francés, con los, subtítulos en español y vamos escuchando las palabras con detenimiento, a modo de identificarlas.

Lecturas en el idioma original

Cuando tengamos al menos unos dos meses estudiando francés, damos el siguiente paso, leer textos en francés, y en una hoja aparte, vamos sacando el significado de lo que entendemos, pero sin ayuda de internet, simplemente con nuestras palabras, luego lo traducimos y vemos nuestros errores y aciertos.

Comenzamos con la escritura

Al tener una idea general de la pronunciación de las palabras, comenzamos con su escritura, de igual manera con frases y palabras muy cortas y precisas, para ir conociendo su estructura. Luego pasamos a las reglas gramaticales, que dependiendo del contexto, cambia una letra o el significado a pesar de que la escribimos de manera similar.

Aprovechar todas las herramientas digitales

En internet encontramos muchas herramientas que nos ayudan a facilitar el estudio, no solo del francés, sino de cualquier tema; videos, documentos, cursos gratis, y todo lo posible que tenemos para aprender. Gracias a todo este contenido, las personas desde sus hogares puede formarse incluso de manera profesional.

En la constancia están los resultados

Como sucede en cualquier ámbito del conocimiento, debemos ser constantes para encontrar los resultados, si estudiamos un día sí, tres no, le dedicamos 10 minutos al día, 4 horas para descansar, etcétera. Todas estas cuestiones imposibilitan el aprendizaje.

Si estamos todos los días pendientes, aprendiendo y analizando, veremos como en un lapso de tiempo corto, tendremos los mejores resultados, y los idiomas es un tema del día a día, por lo que debe aprender la escritura, la pronunciación y el entendimiento de cada frase.