Los activos tangibles son todos aquellos que tienen una figura física. O sea, son cualquier activo material que puede ser visto y tocado. Lo opuesto del activo tangible es el activo intangible. En este artículo podrás conocer diversos puntos referentes a este tema como por ejemplo las diferencias con el activo intangibles y más.

activos tangibles

¿Qué son los activos tangibles?

Como lo pudimos ver de una manera breve en la introducción del artículo, estos activos son todos aquellos que podemos observar y tocar, o en otras palabras, que tienen una representación física.

Dentro del contexto de las empresas, estos activos pueden ser integrados en los activos no corrientes, como lo son por ejemplo las diversas máquinas o las edificaciones, y en los activos corrientes como lo son por ejemplo los inventarios.

De igual manera que los demás activos, los tangibles tienen que ofrecer algún tipo de beneficio económico en periodos de tiempos posteriores de una manera razonable y estimada, además tiene que ser la respuesta de una transacción previa, como por ejemplo puede ser una adquisición.

En la contabilidad

Dentro del ámbito contable, los activos tangibles se encuentran inmersos en las cuentas de las pertenencias, plantas y maquinarias. Todos aquellos activos tangibles que posean un período de tiempo durativo de utilidad con una estimación mayor a un año, se tiene que llevar a cabo el proceso de amortización para distribuir el coste del activo dividido entre todos los años que este tenga de vida útil, en vez de denominar el total del gasto al momento de adquirirlo.

Diferencias entre los activos tangibles y los intangibles

Como lo indicamos previamente los activos tangibles e intangibles son dos términos que son completamente opuestos, por esta razón, la diferencia principal de estos dos, la podemos encontrar en la parte de que el primero es un activo que puede ser tocado, como por ejemplo una maquinaria que se encarga del embotellamiento. Por otra parte, los activos intangibles son aquellos que no pueden ser tocados, un ejemplo de esto puede ser una patente.

Los activos fijos tangibles son todos aquellas pertenencias físicas que van a ser usadas durante un período de tiempo de larga duración en las operaciones parciales de la organización y que de forma habitual no son dirigidas para ser vendidas. Ejemplos de este modelo de pueden ser los terrenos, los animales del ganado que son usados para el trabajo, las edificaciones, máquinas, medios de transporte, muebles, entre otros.

Activos tangibles vs activos tangibles a largo plazo

Los activos constantes son todos esos que pueden ser transformados en efectivo en un periodo de tiempo corto. Esto se reflejaran en un informe de beneficios como Ingresos. Un ejemplo de los activos tangibles corrientes pueden ser los inventarios que lleva a cabo una empresa.

De otra manera, los activos a largo plazo, que también son conocidos como los activos tangibles fijos, son todos esos que no se van a transformar en efectivo durante el transcurso de doce meses. Esto quiere decir que el valor que este tiene va a ser depreciado, por ende, el coste del mismo va a ser fraccionado entre los años que este se utilice. Un ejemplo que podemos encontrar de los de a largo plazo pueden ser las maquinarias que se encuentran dentro de la empresa.

Los diversos modelos de activos tangibles van a ser tratados de manera distinta en el ámbito contable, puesto que puede resultar algo complejo transformarlos en dinero en efectivo. Los activos tangibles fijos como por ejemplo pueden ser las propiedades, poseen una menor Liquidez en el mercado y van a tardar más en ser vendidos.

Ejemplo

Algunos de los ejemplos referentes a este tema podemos encontrar los Bienes inmuebles, las maquinarias, los bienes de equipos, las existencias y los medios de transporte. Estos son activos físicos que pueden ser medidos dentro de un negocio y pueden ser transformados en efectivo si se requiere y se van a reflejar en el balance general.