Elabora una deliciosa salsa de vino blanco para aderezar muchas de tus comidas. Con esta elaboración le darás a tu comida un toque de profesionalismo y podrás emplatar como todo un chef, tus familiares y seres queridos quedarán sorprendidos, así que no lo pienses más y empieza con la elaboración.

salsa de vino blanco

¿Cómo hacer salsa de vino blanco?

Con esta asombrosa salsa podrás aderezar algunas ensaladas tal y como cuando haces una rica Salsa de ajo, pero también podrás bañar unas ricas pechugas de pollo, un pescado a la plancha, un buen solomillo o colocarlo en la mesa para que los comensales se sirvan en una galleta de soda o un trozo de pan.

Cada persona tiene una técnica especial para elaborar esta receta, cada uno con su experiencia le agregan algo para darle un sabor especial a su cocina, pero si estás empezando en la cocina no te preocupes que es muy fácil de preparar y solo necesitarás de un cuarto de hora para prepararla, de las cantidades que se mostraran en lo sucesivo podrás adquirir unas dos tazas de salsa.

Ingredientes

Los ingredientes necesarios para hacer la salsa de vino blanco son los siguientes:

  • Sal al gusto
  • Una taza de Vino blanco
  • Taza y media de Caldo de pollo
  • Una Cucharada de maicena
  • Un cuarto de cebolla
  • Pimienta al gusto
  • Una cucharadita de perejil y eneldo
  • Media cucharada de mantequilla
  • Una cucharada de Aceite de tu preferencia
  • Dos cucharadas de champiñones (opcional)

¿Cómo se prepara esta receta?

Lo primero que tienes que hacer es derretir completamente la mantequilla en una olla de tu preferencia, no lo coloques a llama muy alta, puesto que se va a evaporar o a quemar y no es lo que se busca, puesto que esto le daría un toque amargo a la salsa.

Pica muy bien la cebolla, entre más pequeños sean los trozos mejor será el sabor, puesto que no se sentirán al consumir la salsa, pero si prefieres también puedes licuarla y así no correrás el riesgo de que los trozos sean muy grandes.

Cuando se haya derretido la mantequilla procede a sofreír la cebolla picada o licuada, cuando esta ya esté en el punto adecuado colocarás los champiñones y el perejil y eneldo, remueve muy bien durante no más de cinco minutos y retira la olla de la cocina.

Por otro lado, coloca la cantidad de vino indicada en un envase en el que puedas removerlo junto con la fécula de maíz, remueve muy bien para que quede bien mezclado, sin grumos.

Una vez que hayas obtenido la mezcla homogénea, agregarás esto a la preparación anterior, la de la cebolla, agrega el caldo que hayas seleccionado, sigue removiendo hasta que veas que la mezcla está espesando producto de la maicena. Coloca en este punto la sal y la pimienta a tu gusto, puedes ir probando para no excederte y para evitar que te quede un poco soso, otra excelente salsa que puedes preparar para acompañar muchos alimentos es la Salsa de vino tinto.

Otra forma de preparación de esta misma salsa

  • Una cucharada de harina de trigo
  • Vinagre
  • Aceite de oliva
  • Un diente de ajo
  • Una cebolla
  • Sesenta mililitros de nata
  • Treinta mililitros de vino blanco

Inicia el procedimiento tal cual, como la preparación anterior, pica la cebolla y sofríela con la sal, el vinagre y deja esto en la cocina durante unos pocos minutos.

Por otro lado, retira la concha del diente de ajo y tritúralo con ayuda de un tenedor o una herramienta que te parezca conveniente, colócalo en un sartén y agrega la cucharada de harina, en conjunto con el vino blanco y la cebolla que sofreíste en el primer paso.

Remueve todo muy bien para que quede una mezcla homogénea, agrégale sal y pimienta a tu gusto, agrega por último la nata y listo ¡a comer!, puedes indagar sobre las distintas recetas con vino blanco para que puedas emplearla correctamente, como la carne al vino blanco o la pasta con salsa cremosa de vino blanco como la que se muestra en el video siguiente: