¿Qué debo elegir: un servicio proxy o una VPN?


¿Qué debo elegir: un servicio proxy o una VPN?

El proxy frente a la VPN es un gran debate tanto para las empresas como para los usuarios individuales.

Aunque ambos sirven para fines similares, proporcionando un acceso sin restricciones a los sitios y garantizando la privacidad, hay ciertos aspectos básicos en los que difieren.

Los proxies y las VPN ofrecen muchas funciones interesantes que te abren el mundo de Internet. Pero cada uno tiene sus propias ventajas y limitaciones.

A veces es mejor usar un proxy y a veces una VPN. Esto también puede ser cierto en función de las preferencias, necesidades y presupuesto del usuario.

Hay muchos factores que determinan cuál es el adecuado para quién.

¿Qué es un servidor proxy?



Un proxy o servidor proxy actúa como puente o puerta de enlace entre tú e Internet. Cuando navegas por Internet en determinados sitios web, los proxies se comunican en tu nombre con el sitio web para facilitar el acceso.

Un servidor proxy recibe las peticiones entrantes de los clientes y las redirige al servidor de destino. Esto puede hacerse separando el servidor web y el sistema cliente de la red. Proporciona diferentes niveles de seguridad, privacidad y funcionalidad en función de las necesidades, la política de la empresa o los casos de uso.

Tipos de servidores proxy

Proxy directoUn proxy directo funciona mejor en redes de Internet que sólo permiten un punto de entrada. Obtendrás la seguridad de una dirección IP dentro de la red y el acceso al control administrativo. Cuando recibe una solicitud, evalúa si es legítima o no, utilizando su capacidad de decisión ideal.

Servidor proxy inverso: se instala en el lado del servidor web para verificar y procesar la solicitud, por lo que el cliente no necesita comunicarse directamente. Cuando un cliente envía una petición a Internet, atraviesa el cortafuegos y llega al servidor proxy. El proxy cambia la ruta de solicitud y da acceso a los clientes.

Proxy transparente: te identifica como cliente del servidor web y el servidor web tiene tu dirección IP. Las escuelas, las bibliotecas públicas y las empresas utilizan un proxy transparente para filtrar mejor los contenidos.

Proxy anónimo: Actúa un paso por delante de un proxy transparente. Indica al sitio web que el proxy está accediendo al sitio web, pero nunca comparte tu dirección IP. Así, protege tu identidad y mantiene tu estilo de navegación en privado. También evita que el sitio web se dirija a ti por su contenido de marketing.

Por ejemplo, si un medio de comunicación sabe que estás visitando su sitio web, empieza a mostrarte nuevas historias que considera relevantes para ti.

Servidor proxy distorsionado: Indica al sitio web que está accediendo a los datos, pero está utilizando una dirección IP falsa para ti. Los proxies anónimos y los proxies distorsionadores son lo mismo, pero la única diferencia es que utilizan una dirección IP falsa. Esto significa que estás en un lugar diferente.

Te puede interesar:  Los 5 mejores teclados mecánicos: Características, pros y contras

Proxies con alto grado de anonimato: Actúa como un proxy maestro porque funciona de forma inteligente cambiando periódicamente su dirección IP, lo que dificulta a los servidores web el seguimiento de la ubicación del tráfico. Es el proxy más seguro y privado para acceder a sitios web.

Apoderado residenteUn proxy residente proporciona una dirección IP correspondiente a un dispositivo físico concreto, lo que te permite hacer peticiones fácilmente. Es adecuado para los usuarios que quieren controlar regularmente los anuncios en los sitios web de sus competidores sin ser descubiertos. Puede ser caro, pero muy seguro.

Proxy del centro de datos: ofrece direcciones IP privadas de terceros no afiliados a ningún proveedor de servicios de Internet. Son fáciles de obtener y se descubren fácilmente en los sitios web.

Apoderado público: Se trata de un sencillo proxy que permite a todo el mundo acceder a sitios y aplicaciones de forma gratuita. Si el coste es más importante que la velocidad y la seguridad, esto es para ti.

¿Qué es una VPN?



Una red privada virtual (VPN) proporciona una conexión de red segura entre los usuarios e Internet. Cifra tu tráfico web y oculta tu identidad en línea o tu dirección IP y tu ubicación. Esto dificulta que los sitios web y terceros te reconozcan, rastreen tus actividades en línea o roben tus datos.

Como a nadie le gusta que le rastreen, aunque no haya nada que ocultar, una VPN es un paso adelante en el juego de la privacidad. Con una VPN, puedes crear tu propia red privada utilizando una conexión pública a Internet y seguir manteniendo tu anonimato y privacidad en línea.

VPN de acceso remoto: permite a los usuarios empresariales y domésticos conectarse a una red privada para acceder a los recursos web de forma remota. La conexión entre la red privada y el usuario está encriptada para garantizar la privacidad y la seguridad.

Por ejemplo, un empleado puede utilizar una VPN de acceso remoto para conectarse a la red privada de la empresa y acceder a los recursos a distancia desde cualquier lugar.

VPN de sitio a sitio: También conocida como VPN de router a router, es popular entre las grandes empresas u organizaciones con sucursales en diferentes lugares. Lo utilizan para conectar la red de una oficina con la de otra.

Similitudes entre los proxies y las VPN



  • Las VPN y los proxies ocultan tu dirección IP para ayudarte a permanecer en el anonimato cuando navegas por sitios web y aplicaciones.
  • Te ayudan a eludir las restricciones geográficas para que puedas acceder a cualquier sitio web o datos de todo el mundo.
  • Los proxies y las VPN actúan como intermediarios entre tu dispositivo y el resto de la red.
  • Son compatibles con las consolas de juegos y los servicios de streaming . Los proxies requieren SOCKS5.
  • Ambos pueden reducir ligeramente tu velocidad de Internet, ya que tu solicitud pasa por intermediarios.

Diferencias entre proxies y VPNs



Vamos a comparar los proxies y las VPN de diferentes maneras.

Proxy vs VPN: seguridad

Internet se ha convertido en un lugar peligroso, a pesar de todas las ventajas que ofrece. Pero mucha gente depende de Internet. Así que, si quieres estar tranquilo, debes tomar ciertas precauciones, especialmente cuando utilices conexiones públicas a Internet.

Te puede interesar:  Cómo abrir o crear un archivo RAR en Windows 10

La mayoría de los servidores proxy, especialmente los gratuitos, no cifran tu tráfico web. Ocultan tu identidad real del sitio que intentas visitar, pero no protegen la conexión con ninguna encriptación. Utilizar un servidor proxy público, gratuito o de baja calidad puede dar lugar a una conexión a Internet insegura o menos segura, ya que se conecta directamente a través de tu navegador al servidor de destino.

Muchos servidores proxy son inseguros y no tienen tráfico HTTPS. También pueden ser peligrosos con código malicioso. En consecuencia, el uso de estos servidores proxy es arriesgado si se trata de datos sensibles.

Sin embargo, los proxies de pago, que incluyen la protección por contraseña y las conexiones HTTP, son generalmente seguros, pero siguen teniendo algunas limitaciones en comparación con lo que se obtiene de una VPN de grado profesional.

Así, las redes privadas virtuales ayudan a proteger tu identidad del sitio web que visitas, de tu ISP y de tu red, sin dejar ninguna pista sobre los datos a los que accedes. Como resultado, protege tu identidad y tus datos de los intrusos que rondan por la red abierta, de los empresarios que vigilan tus actividades o del gobierno.

Por lo tanto, si todavía quieres comprar un servidor proxy, asegúrate de que lo adquieres de un proveedor fiable y de buena reputación que utilice tecnología de alta calidad y prácticas de seguridad.

Proxy versus VPN: privacidad



Los problemas de privacidad de los datos están aumentando. Muchos ISP y gobiernos también rastrean tus datos, y los estafadores venden la información de los clientes para obtener beneficios económicos.

En consecuencia, debes encontrar formas de proteger la privacidad de tus datos.

Los proxies sólo funcionan como intermediarios entre tú y el resto de la red. Sólo puede ocultar la dirección IP de tu dispositivo del sitio que quieres visitar, pero no tiene encriptación. En consecuencia, la fuga de datos y los problemas de privacidad aumentan si utilizas proxies, especialmente los gratuitos. En cuanto a las cookies, los proxies pueden obligar a un sitio a almacenar cookies con una dirección IP diferente a la tuya real para proteger tu privacidad a cierto nivel.

Las redes privadas virtuales, por otro lado, pueden ayudar a proteger tus datos de tu router, empleador, gobierno o ISP con una encriptación de extremo a extremo. También oculta tu dirección IP junto con su ubicación; en consecuencia, el sitio web que visitas no puede identificarte fácilmente. Al igual que con los proxies, si utilizas una VPN, los sitios asumirán erróneamente que la dirección IP de la VPN es la dirección IP de tu dispositivo y almacenarán las cookies allí en lugar de en tu dispositivo. Esto aumenta tu privacidad.

Proxy vs VPN: velocidad



Tanto los proxies como las VPN pueden ralentizar ligeramente la velocidad de tu conexión porque hay intermediarios que se interponen entre tú y el sitio al que accedes. Aunque este proceso de comunicación puede parecer largo, ocurre rápidamente, en microsegundos. Por eso no encontrarás ningún problema de visualización importante. Puedes transmitir películas en alta definición y jugar a juegos en línea sin retrasos ni demoras.

Te puede interesar:  Cómo particionar correctamente una unidad en Windows 10

Proxy vs VPN: cobertura



El grado de cobertura que puedes esperar de una VPN o un proxy es otro criterio que diferencia a ambas tecnologías.

La mayoría de los servidores proxy redirigen el tráfico web desde una ventana concreta. En consecuencia, ofrece menos cobertura, y todas las demás aplicaciones que utilices en segundo plano no estarán cubiertas por ella.

Sin embargo, al instalar una VPN en tu sistema se redirige todo el tráfico hacia y desde tu sistema. También incluirá tus aplicaciones en segundo plano en las que puedan almacenarse datos sensibles. Por lo tanto, las VPN ofrecen una mejor cobertura para proteger tus sistemas que los proxies, ya que los cubren todos.

Proxies frente a VPNs: rentabilidad



La rentabilidad es otro criterio importante que debes buscar. Comparemos los proxies y las VPN en función de su rentabilidad.

La mayoría de los proxies son gratuitos y están disponibles públicamente. Por lo tanto, es ideal para los usuarios individuales y las pequeñas empresas que no necesitan utilizar proxies o VPN con frecuencia. Pero si quieres añadirle una capa de seguridad y privacidad, puedes buscar un servidor proxy de pago, que puede costar desde 5 dólares al mes o más.

Proxies versus VPNs: ventajas de cada uno



Ventajas de los apoderados:

  • Fácil de configurar: La mayoría de los servidores proxy requieren una configuración mínima. Sólo tienes que introducir la URL del sitio que quieres visitar y el proxy te llevará allí en la misma ventana del navegador sin instalar ningún software.
  • Privacidad: Los servidores proxy ocultan tu dirección IP, por lo que el sitio que estás visitando no conocerá tu dirección IP real. Por lo tanto, puedes permanecer en el anonimato y visitar cualquier sitio que desees.
  • Evitar las restricciones geográficas: puedes acceder a sitios web y contenidos con restricción geográfica utilizando servidores proxy estés donde estés.
  • Rentable: muchos proxies son gratuitos, y se pueden encontrar proxies de pago por unos 5 dólares al mes; por tanto, es rentable.
  • Control: puedes configurar tu servidor proxy para que deniegue el acceso a determinados sitios, con el fin de controlar el uso que hacen tus empleados de Internet.

Ventajas de las VPN:

  • Seguridad mejorada. Al ofrecer encriptación de extremo a extremo, las redes privadas virtuales hacen que tu conexión sea segura. Esto te ayuda a mantenerte a salvo de ataques, malware, etc.
  • Privacidad: Las VPN proporcionan un mayor nivel de privacidad al ocultar tu IP y mantenerte en el anonimato. En consecuencia, los sitios web no reconocen tu dirección IP real. Ni tu gobierno, ni tu router, ni tu ISP pueden saber qué sitio estás visitando.
  • Funciones avanzadas: puedes obtener muchas funciones adicionales de los proveedores de VPN, como interruptores de emergencia, bloqueadores de anuncios, etc., para proteger aún más tu seguridad y privacidad.
  • Más cobertura: como la VPN se despliega en tu dispositivo, proporciona más cobertura incluso para las aplicaciones que se ejecutan en tu dispositivo en segundo plano.
  • Velocidad: puedes conseguir grandes velocidades con las VPN de pago de proveedores reputados que utilizan tecnología avanzada.
  • Evitar las restricciones geográficas: puedes visitar cualquier sitio de todo el mundo, evitando las restricciones geográficas. Por lo tanto, aunque un sitio esté prohibido en tu país, puedes utilizarlo a través de la VPN.
  • Soporte: como las redes privadas virtuales las ofrecen sobre todo las grandes empresas, éstas pueden ofrecerte un soporte especial si tienes problemas.

No items listed in the response.

Parada Creativa
IK4
Descubrir Online
Seguidores Online
Tramitalo Facil
Minimanual
Un Como Hacer
TipoRelax
LavaMagazine