Biografía de Michael Jordan: Quién es, historia y más

Te invitamos a conocer  todo lo relacionado con la vida y trayectoria de uno de los jugadores más emblemáticos y queridos en la historia del deporte mundial, especialmente el baloncesto. Aprende más de la Biografía de Michael Jordan y sorpréndete de todo lo logrado por Él a lo largo de su carrera.

Biografía de Michael Jordan

Hablar de personalidades brillantes en el mundo deportivo es hacer referencia a la Biografía de Michael Jordan, considerado como una de las estrellas del baloncesto más famosas y exitosas de todos los tiempos. Michael Jeffrey Jordan destacó por muchos años como jugador profesional de baloncesto en los Estados Unidos, país donde nació un 17 de febrero de 1963, específicamente en la ciudad de Nueva York.

Hoy en día se encuentra retirado de las canchas de baloncesto como jugador profesional, sin embargo su relación con dicho deporte continúa, debido a que se desempeña como dueño de uno de los equipos pertenecientes a la NBA, concretamente los Charlotte Hornets. Muchos fanáticos y conocedores del mundo deportivo lo han llegado a describir como el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos.

En el año 2003 toma la decisión de hacerse a un lado de las canchas de baloncesto con un retiro definitivo en los Washington Wizards, tras haberlo hecho en dos ocasiones anteriores, en 1993 y 1999, luego de haber jugado 13 temporadas en los Chicago Bulls. A lo largo de su carrera, Michael Jordan logró hacerse merecedor de seis anillos con Chicago Bulls, promediando 30.1 puntos por partido en toda su carrera deportiva, el mayor promedio en la historia de la liga.

En la Biografía de Michael Jordan también se indica que el jugador de baloncesto se hizo con diez títulos de máximo anotador, cinco MVP de la temporada, 6 MVP de las Finales: En al menos diez oportunidades, Jordan fue nombrado como mejor quinteto de la NBA, en el defensivo nueve veces, líder e robos de balón durante tres años y un premio al mejor defensor de la temporada.

Michael Jordan ha tenido la dicha de aparecer en muchas ocasiones en la reconocida revista de índole deportivo Sports Illustrated. Se cree que desde el año 1983, el ex jugador de la NBA ha aparecido al menos unas 50 veces en dicho medio, representando de esa manera una cifra récord nunca antes alcanzada por ningún jugador. Jordan también fue designado deportista del año en 1991 y mejor atleta del siglo XX por ESPN y segundo tras Babe Ruth por Associates Press.

Comienzos

En esta parte de nuestro artículo conoceremos más sobre la Biografía de Michael Jordan, considerado como el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos. De acuerdo a la información personal de su vida, se dice que Jordan nació en los Estados Unidos de América, para ser más exactos en la ciudad de Nueva York. Sus padres fueron James y Deloris Jordan.

BIOGRAFÍA DE MICHAEL JORDAN

Aunque nació en Nueva York, sus primeros años de vida los vivió en Wilmington, Carolina del Norte, debido a que sus padres tomaron la decisión de trasladarse a esa localidad estadounidense cuando Michael Jordan era apenas un niño. Su formación académica la cursó en la Ogden Elementary School y después en la preparatoria ingresó al Emsley A. Laney, donde, debido a sus grandes habilidades para el deporte, comenzó a jugar baloncesto, béisbol y fútbol americano.

Quizás pocas personas sepan que Michael Jordan en un momento de su juventud (segundo año) llegó a ser rechazado como jugador de baloncesto debido a que para su altura (1.80 metros), estaba aparentemente subdesarrollado. El verano siguiente, creció 10 centímetros y se estrenó rigurosamente. En su año senior en Laney High, promedió un triple-doble: 20.2 puntos, 11,6 rebotes y 10,1 asistencias y fue seleccionado en el McDonald’s All-American Team.

Universidad

En la Biografía de Michael Jordan se hace alusión a una de las etapas más importantes en la vida del jugador de baloncesto en sus años de juventud como lo fue el haber recibido una beca que le daba acceso a jugar dicho deporte en el equipo oficial de la Universidad de North Carolina en la temporada 1981-82, institución académica donde se formó en el área de geografía.

Durante su primer año como jugador de baloncesto de la North Carolina, Michael Jordan recibió capacitación profesional de la mano del mítico Dean Smith. También fue seleccionado como el mejor jugador novato de la temporada (ACC Freshman of the Year), promediando 13,4 puntos por partido con un 53,4 por ciento en tiros de campo. Desde allí el joven ya comenzaba a demostrar tener una impresionante habilidad para el baloncesto y los deportes en general.

Para el año 1981, cuando ingresó al equipo de la Universidad de North Carolina, prácticamente Michael Jordan estaba consolidado como un jugador dominante en la pista, sin embargo los Tar Heels no se encontraban liderados por él, sino por James Worthy, futuro miembro del Salón de la Fama. Durante la final del Campeonato de la NCAA de 1982, disputada contra la Universidad de Georgetown, Michael realizó un gran juego, siendo la figura principal del partido y el responsable de otorgarle la victoria a los Tar Heels.

En ese partido, Michael Jordan entregó la victoria a su equipo con una canasta de dos puntos e suspensión, cuando apenas restaban milésimas de segundos para finalizar el encuentro. Se podría considerar dicho campeonato como el primer gran éxito en la vida profesional de Jordan, aunque después de eso vinieron otros importantes partidos para el jugador de baloncesto.

En el equipo de la Universidad del Georgetown destacan varios jugadores que con el tiempo se convertirían en estrellas del baloncesto, entre ellas, Patrick Ewing, futuro jugador de New York Knicks que asistía, aunque en diferentes bandos, a noches mágicas en el Madison Square Garden.

Años más tarde, de acuerdo a la Biografía de Michael Jordan, el jugador estadounidense fue seleccionado All-Amrican de la NCAA en las temporadas 1982-83 y 1983-84, además de hacerse merecedor del premio al mejor jugador universitario del año y el Premio John R. Wooden en la temporada 1983-1984. La etapa de la universidad para Jordan representó una de sus más exitosas y brillantes de su vida, principalmente porque fue allí donde comenzó a dar sus primeros pasos en el mundo del baloncesto.

En el año 1984, Michael Jordan abandonó la universidad para presentarse al Draft de la NBA. Los Houston Rockets seleccionaron como jugador a Hakeem Olajuwon, mientras que los Portland Trail Blazers prefirieron optar por Sam Bowie. No habiendo más opción, el equipo Chicago Bulls escoge a Jordan, sin imaginar que con el tiempo sería toda una revolución dentro del mundo deportivo.

En la década de 1986, Michael Jordan tomaría la decisión de regresar nuevamente a la universidad, logrando obtener su título en geografía. Para ese momento el joven realizaba de forma paralela sus estudios con su pasión por el baloncesto.

Carrera profesional

En esta oportunidad conoceremos cómo fueron los primeros pasos dados por Michael Jordan en el mundo del deporte, específicamente en el baloncesto, disciplina por la cual demostró tener una gran habilidad y pasión, al punto de convertirse en el mejor jugador no solo de los Estados Unidos sino del planeta. Veamos cómo fueron sus primeros años como jugador profesional de la NBA.

Primeros años

Para nadie es un secreto que el jugador Michael Jordan se convirtió en toda una revolución dentro del mundo del baloncesto incluso desde sus primeros años como jugador profesional, despertando emociones entre la fanaticada y los propietarios de equipos, que se peleaban por tenerlo a él entre sus filas. Siendo apenas un novato, Jodan conquistó un éxito impresionante y rápido dentro del deporte.

BIOGRAFÍA DE MICHAEL JORDAN

Durante su primer año como jugador profesional de baloncesto, Jordan promedió 28.2 puntos por partido con un porcentaje en tiros de campo de 51.5. En poco tiempo se transformó en uno de los deportistas estrellas del público, principalmente por su manera de jugar a la pelota. Él lo hacía con pasión y entrega y eso al final gustaba mucho a los espectadores estadounidense.

Michael Jordan también tuvo la oportunidad de participar en el importante encuentro All-Star Game (partido amistoso donde tienen participación los mejores jugadores de cada equipo). Aunque era su primer año en la NBA, Jordan logró ganarse un puesto en dicho juego gracias a los votos del público.

Durante esa misma temporada y de acuerdo a la Biografía de Michael Jordan, el jugador estadounidense también se llevaría el Rookie del Año, llegando a batir las cifras de más puntos obtenidos por un novato en un partido en la historia de la franquicia, con 49 ante los Detroit Pistons de Isiah Thomas. Los Bulls concluyeron la temporada con un récord de 38-44, sin embargo terminaron perdiendo en primera ronda de las eliminatorias frente al equipo Milwaukee Bucks en cuatro partidos.

Fue una primera temporada brillante para Michael Jordan, sin embargo la siguiente temporada no comenzaría de la mejor manera para el jugador, debido a que se vio en la obligación de ausentarse de las canchas deportivas dado a una lesión que sufrió en unos de sus pies, lo que le impedía jugar con normalidad.

Más allá de la ausencia de Michael Jordan, su equipo, los Bulls, lograron finalizar la temporada con buenos números, específicamente dejando un récord de 30-52, aunque finalmente terminaron siendo eliminados por el equipo Boston Celtics en la primera ronda por 3-0. La recuperación de Jordan fue rápida entre lo que cabe, tanto así que tuvo chance de jugar la postemporada con su equipo.

Aunque Michael Jordan pudo jugar la postemporada con los Bulls, lamentablemente no pudo evitar la eliminación de su equipo. En esa ocasión fueron eliminados por los Celtics de Larry Bird, considerados para ese momento como uno de los mejores equipos constituidos de la campaña. Aún así, el segundo partido entró en la historia de la NBA debido a la soberana actuación individual de Jordan, la cual lo convirtió en el jugador que más punto ha anotado en un partido de eliminatoria.

Solamente durante ese partido, el jugador Michael Jordan logró anotar la cantidad de 63 puntos, convirtiéndose en toda una cifra récord para su carrera y para la historia de la NBA en general. Luego de finalizar el encuentro, que se decidió en la prórroga, las palabras de Larry Bird no podían resumir mejor el increíble partido que había hecho Jordan y dijo: “He visto a Dios disfrazado de jugador de baloncesto”.

En la Biografía de Michael Jordan se destaca el gran valor y esfuerzo que tuvo que realizar el jugador estadounidense para poder recuperarse por completo de la lesión en uno de sus pies. Ya para la temporada siguiente, Jordan había podido superar definitivamente su lesión y con eso consiguió uno de los promedios anotadores más altos de la historia de la NBA, con 37,1 por partido, siendo el único jugador aparte de Wilt Chamberlain en anotar más de 3000 puntos en una sola temporada.

Si bien es cierto que Michael Jordan dejó impresionantes números durante la temporada, no pudo hacerse merecedor del premio MVP, galardón que terminó llevándose Magic Johnson con 733 puntos, frente a los 449 puntos logrados por Jordan. Los Bulls ganaron 40 partidos y se colocaron en las eliminatorios por tercer año seguido, no obstante, de nuevo fueron eliminados por los Celtics.

Frenado por los Bad Boys

Los buenos momentos para la carrera profesional de Michael Jordan continuaron en los años siguientes. Por ejemplo en la temporada de 1987-88, el jugador promedió 35 puntos con 53,5 por ciento en tiro, llegando a conquistar por fin el tan anhelado MVP por primera vez en su carrera. Aparte de ello, el jugador también se hizo merecedor del premio al Mejor Defensor, algo raro para un jugador de perímetro, con un promedio de 1,6 tapones y 3,16 robos de balón.

En esa temporada, el equipo de los Bulls terminaron la campaña con récord de 50-32 y Michael Jordan superó por primera vez en su carrera la primera ronda de las eliminatorias al derrotar a Cleveland Cavaliers en cinco partidos. No obstante, fueron eliminados en instancias de semifinales frente al equipo Detroit Pistons, liderados por Isiah Thomas y su grupo de Bad Boys.

En la siguiente temporada, es decir la de 1988-89, el jugador Michael Jordan promedió 32,5 puntos por partido, llevando a su equipo a lograr las 47 victorias necesarias para avanzar a la próxima etapa del campeonato. Estando en playoffs, Jordan desempeñó un impresionante juego que le permitió a su equipo avanzar hasta las finales de la Conferencia Este, dejando a Cavaliers y Knicks en el camino.

BIOGRAFÍA DE MICHAEL JORDAN

Es importante recordar que durante la serie disputada frente a los Cavs, el jugador Michael Jordan realizó una histórica canasta que fue denominada “El Tiro”. Con ese lanzamiento se decidió la eliminatorio, no obstante, una vez más los Pistons se cruzaron en el camino de los Bulls, esta vez eliminándoles en seis partidos utilizando las Jordan Rules, una estrategia defensiva que consistía en dobles e incluso triples defensa ante el escolta cada vez que tocaba el balón.

Para la temporada 1989-90, los Bulls estaban considerados como uno de los equipos en pleno apogeo dentro de la NBA. Aunque no eran el mejor equipo, si estaban en camino a convertirse en uno de los mejores. Parte de esa responsabilidad recae sobre las manos de Michael Jordan y de otros jugadores nuevos como Scottie Pippen y Horace Grant. Ellos se encargaron de convertir a los Bulls en un equipo peligroso y difícil de derrotar.

Te puede interesar:  Biografía de Esopo: ¿Quién fue? obra aporte y más

Los Bulls llegaron a armar una extraordinaria defensiva con la que comenzaron a ganar muchos encuentros. Para la temporada 1989-90, el equipo se encontraba bajo los entrenamientos de Phil Jackson. Michael Jordan promedió 33,6 puntos por noche, liderando a los Bulls a un récord de 55-27, cifra nunca antes lograda por esa organización deportiva.

El equipo Bulls dejó en plena carrera de competición a Philadelphia 76ers, logrando de esa manera llegar a una nueva final de conferencia, la tercera de manera seguida. En esa ocasión se enfrentaron nuevamente a los Pistons, quienes los volvieron a dejar con las ganas de alcanzar el campeonato. Detroit obtuvo su segundo anillo de campeón y las dudas acera de la efectividad de los Bulls para ganar un campeonato comenzaron a crecer en todos los Estados Unidos.

Primer three-peat

Llegó una nueva temporada y las ganas por parte de Michael Jordan por lograr un campeonato con su equipo no cesaron. En esa campaña, correspondiente al año 1990-91, el jugador estadounidense pudo conquistar su segundo MVP con un promedio de 31,5 puntos, 6.0 rebotes y 5,5 asistencias por partido en la temporada. En esa campaña, los Bulls pudieron terminar la ronda en el primer lugar de la tabla, algo que ocurría por primera vez en 18 años de historia de la organización.

Los Bulls también consiguieron durante esa temporada el récord de la franquicia, ganando un total de 61 encuentros. Teniendo a Scottie Pippen al frente, y jugando como nunca antes, los Bulls pudieron aumentar su nivel de competición. En las fases de eliminatorias lograron vencer en primera instancia al equipo New York Knicks y luego a Philadelphia 76ers, llegando a la final de conferencia una vez más frente a los Pistons.

No obstante, la realidad del equipo para ese momento era muy diferente a la de temporadas anteriores. Chicago jugaba como un equipo y Michael Jordan estaba respaldado por otros grandes jugadores que se complementaban perfectamente. Jordan hizo mejores a sus compañeros e incluso las Jordan Rules no fueron necesarias. Para sorpresa de todos, los Bulls terminaron barriendo a los Pistons por primera vez en la historia.

Al final del cuarto y último encuentro, Thomas condujo a sus compañeros al túnel de vestuarios cuando aún no había sonado la bocina que dictaba el final del encuentro, renunciando así a los apretones de manos que se acostumbre al final de cada partido de baloncesto.

En las Finales de la NBA estaban Los Ángeles Lakers de Magic Johnson. Ganaron en cinco juegos y terminaron los payoffs con un excelente 15-2. Es importante mencionar que durante ese partido ocurrió una jugada que aún sigue siendo recordada con agrado y emoción por parte de los fanáticos de la NBA. Se trató de una impresionante jugada realizada por Michael Jordan en el aire, cambiándose el balón de mano para anotar una inolvidable canasta ante una zona poblada de jugadores de los Lakers.

En esa oportunidad el jugador estadounidense Michael Jordan logró quedarse por primera en su carrera con el premio MVP de las finales. Fue un momento emotivo para su vida, al punto de llorar profundamente mientras sostenía el trofeo de campeón en sus manos. Se podría decir que fue una de las mejores temporadas para Jordan, cargada de emotividad y mucha adrenalina.

Los Bulls estaban en su mejor momento de la historia. La temporada 1991-92 también representó para el equipo y para Jordan una campaña de completo dominio frente a los demás equipos de la NBA. Durante esa campaña, los Bulls establecieron un nuevo récord para la organización, tras ganar 67 partidos y perder solamente 15 a lo largo de todo el campeonato.

Durante la temporada 1991-92, Michael Jordan pudo ganarse su tercer MVP, del segundo de forma seguida, con promedio de 30,1/6,4/6,1. Lograron avanzar a la siguiente ronda, donde protagonizaron una emocionante serie de siete encuentros frente a los Knicks, teniendo la oportunidad de acceder a las Finales de Conferencia frente a los Cavs, a quienes derrotaron en seis partidos.

BIOGRAFÍA DE MICHAEL JORDAN

Al salir victoriosos en su serie frente a los Cavs, los Bulls se ganaron un puesto en las Finales de la NBA. En esa oportunidad se enfrentaría a un nuevo equipo. Se trataba de Portland Trail Blazers, liderados por Clyde Drexler. Los medios de comunicación, esperando recrear una rivalidad del tipo Magic-Bird con Jordan-Drexler, comparó a ambos jugadores en todo momento en las promociones previas a las finales.

Durante el primer juego de la final, Michael Jordan terminó la primera ronda con récord de 35 puntos y al final del partido logró acumular 39 puntos a favor. En la primera parte, anotó seis triples, el último de ellos aún recordado por sus fanáticos por la forma en que lo hizo, encogiéndose de hombros y mirando a su banquillo como diciendo: “no puedo contenerme a mí mismo”:

Otro momento épico de la final fue el vivido en el juego número seis en la que los Bulls estaban abajo en el marcador por 15 puntos de diferencia ya estando en la última instancia del encuentro.

Todo indicaba que habría un séptimo y decisivo juego, sin embargo los Bulls pudieron sacar toda su casta y remontar el partido, obteniendo así el anillo de campeón, con un gran Jordan promediando 35,8 puntos, 4,8 rebotes y 6,5 asistencias, siendo nombrado una vez más como MVP de las Finales. Drexler terminó con unos nada desdeñables 24,8 puntos, 7,5 rebotes y 5,3 asistencias por partido.

Llegaría una nueva temporada para Michael Jordan, la correspondiente al año 1992-93. Más allá de alcanzar importantes registros personales, el jugador estadounidense no logró alzarse con el premio MVP, el cual terminó ganándose su amigo Charles Barkley. A pesar de no ganarse el anhelado premio, Jordan no se sintió mal, todo lo contrario, lo motivó más. Se encontró con Barkley y sus Phoenix Suns en las Finales de la NBA.

Aunque fue una serie final bastante reñida y difícil, los Bulls lograrían un nuevo récord como organización, al conseguir su primer “three-peat” (tres anillos consecutivos) en seis emocionantes encuentros. En el juego número seis, John Paxson logró hacer un tiro a pase de Horace Grant con el que alcanzaron el triunfo para Chicago, y un tapón en el último segundo de Grant a Kevin Johnson, Jordan promedió 41 puntos en las Finales, accediendo así a un nuevo MVP.

El haber ganado el MVP en esa final, convirtió a Michael Jordan en toda una figura histórica, debido a que era primera vez que un jugador de la NBA había ganado dicho premio en tres oportunidades consecutivas hasta Shaquille O´Neal (2000 a 2002 con L.A. Lakers)

Primera retirada

Para sorpresa de todos sus fanáticos y amantes del baloncesto, Michael Jordan anunció el 6 de octubre del año 1993, que tomaba la decisión personal de abandonar las canchas deportivas, argumentando para ese momento que ya no sentía la misma entrega y pasión de años anteriores. También se llegó a decir que el fallecimiento de su papá representó para él un golpe muy duro, y terminó influyendo en su decisión de retirarse del baloncesto.

Recordemos que el padre de Michael Jordan fue vilmente asesinado un 23 de junio del año 1993. Su muerte sucedió en un área de descanso de una carretera en Lumberton, Carolina del Norte. El asesinado de James Jordan fue cometido por Daniel Green y Larry Martin, quienes años más tarde serían condenados a cadena perpetua por dicho crimen. Además de asesinarlo, los sujetos también robaron el Lexus que Michael había regalado a su padre, valorados por unos 40 mil dólares.

Tras el asesinato de su padre, se dice en la Biografía de Michael Jordan que el joven jugador de baloncesto fundó un equipo Boys y Girls con sede en Chicago y el cual dedicó a la memoria de su papá. Colocó por nombre al equipo James Jordan Boys y Girls Club; con todo, gente cercana a Mike afirma que el jugador consideró retirarse en 1992 tras los Juegos Olímpicos de Barcelona, donde obtuvo la medalla de oro con el Dream Team.

Más allá de cuál haya sido realmente la razón de su retiro, lo cierto es que dicha decisión se convirtió en el principal titular de los periódicos y portales web de todo el mundo. Según Michael, la muerte de su padre representó para su vida una duro golpe, decisivo a su decisión de retirarse definitivamente de las canchas de baloncesto.

Carrera en béisbol

Una vez que anunció su retiro oficial de las canchas de baloncesto, el estadounidense Michael Jordan sorprendió a todos sus fanáticos y seguidores al firmar un contrato con un nuevo equipo deportivo, pero en esta oportunidad se trató de un equipo de béisbol, específicamente Chicago White Sox, perteneciente a la liga de la Major League Baseball de los Estados Unidos.

BIOGRAFÍA DE MICHAEL JORDAN

De acuerdo a la Biografía de Michael Jordan y a sus propias declaraciones, la razón por la que decide empezar a incursionar en el mundo del béisbol se debió a una promesa que había realizado a su padre, quien para ese entonces estaba recién de haber fallecido. Su estreno en el béisbol ocurrió en verano, sin embargo fue un 31 de marzo de 1994 cuando oficialmente lo asignaron a un equipo.

Es importante mencionar que el dueño del equipo de béisbol que lo seleccionó entre sus jugadores era el mismo dueño de su anterior equipo de baloncesto, es decir el magnate Jerry Reinsdorf, quién siguió cancelando el contrato baloncestistico de Jordan durante sus dos años dedicados al béisbol. El jugador integró las filas de los Chicago White Sox en ligas menores con los Birmingham Barons, equipo afiliado a los White Sox.

Sin embargo su paso por el mencionado equipo no fue tan brillante y exitoso como sus anteriores participaciones, por lo que decide retirarse del béisbol para volver nuevamente a su verdadera pasión deportiva; el baloncesto.

“He vuelto” Regreso a la NBA

La temporada 1993-94 para el equipo de los Bulls representó un verdadero desafío debido a que era primera vez en muchos años que jugarían sin su figura estrella, Michael Jordan, no obstante a pesar de su ausencia, el equipo logró obtener importantes cantidad de juegos, dejando un registro final de 55-27, aunque terminaron siendo sacados de competición en segunda ronda de playoffs por parte del equipo New Knicks.

Para la siguiente temporada, la realidad de los Bulls cambió por completo, pasando de ser un equipo peligroso y competitivo, a prácticamente una organización sin nada que ofrecer en las canchas. La ausencia de Jordan comenzó a surtir sus efectos y cada vez se hacía más complicado trascender a etapas finales del campeonato. Tras el regreso de Jordan a la NBA, surgió una anhelada recuperación dentro del equipo.

El 18 de marzo del año 1995, el jugador estadounidense Michael Jordan informó a sus fanáticos y seguidores su decisión de regresar a las canchas de baloncesto, especialmente a la NBA. El anunció lo emitió a través de un comunicado difundido por los principales medios de comunicación del país y necesitó solo dos palabras para anunciar su decisión: “He Vuelto”, fue lo único que apareció en el comunicado.

Un día después de salir publicada la noticia de su regreso, Michael Jordan apareció en las canchas, en esa oportunidad con un número de camiseta diferente al que estaba acostumbrado a usar. Él siempre jugó con su número 23, sin embargo su regresó a la NBA lo hizo con el dorsal 45, dado a que su anterior número de juego había sido retirado precisamente en honor a él mismo.

El nuevo regreso de Michael Jordan al baloncesto ocurrió en un partido celebrado en Indianápolis frente a Indiana Pacers, en donde logró tener una participación brillante, con 19 puntos a favor, aunque en esa ocasión su equipo no ganó el encuentro. Si bien es cierto que Jordan se había alejado por completo del baloncesto, su falta de entrenamiento no se hizo notar, ya que pudo materializar un total de 55 puntos ante los Knicks en el Madison unos días después de su regreso, el 29 de marzo de 1995.

En la Biografía de Michael Jordan se específica que dicho jugador fue el responsable principal de hacer revivir al equipo de los Bulls luego de su etapa de derrotas. Gracias a él, la organización logró registrar un balance positivo de 9-1 durante el mes de abril de ese año, llevando al equipo hasta instancias eliminatorias.

En esa ocasión, los Bulls liderados por Michael Jordan pudieron avanzar a la fase de semifinales de conferencia, disputada frente a Orlando Magic. Durante esa emocionante serie, el estadounidense promedió 31,5 puntos por encuentro, sin embargo perdió los dos últimos balones del partido definitivo, situación que generó mucha molestia entre sus seguidores debido a que era algo que nunca ocurría con el jugador.

Se empezaba a notar el cansancio y la falta de destreza en Jordan, quién ya no era el mismo jugador de temporadas pasadas. Lamentablemente su equipo quedó eliminado en esa ocasión en seis juegos. Tras el primer partido de la eliminatoria, Nick Anderson expresó que “no se parecía al Michael Jordan de los viejos tiempos”.

Tras ese episodio de debilidad y aparente pérdida de destreza, Michael Jordan volvió a sentir motivación extra cuando le permitieron usar nuevamente su tradicional doral 23. Lo que en principio representó tan solo un acto de motivación para el jugador, terminó convirtiéndose en una multa para la organización de los Bulls, debido a que no se notificó a la NBA de un cambio de dorsal.

BIOGRAFÍA DE MICHAEL JORDAN

Ese verano, Michael Jordan realizó su estreno de una manera diferente, con una rabia que se le notaba a lejos. La antesala del que iba a ser uno de los mejores años de la historia de un equipo en las ligas profesionales americanas.

Te puede interesar:  Biografía de Pedro Infante, películas e historias

El segundo “Three-peat”

El haber quedado eliminado ante los Magic representó para Michael Jordan un factor de motivación extra para su próxima temporada en la que se estrenó con mayor fuerza y con ganas de alcanzar un nuevo campeonato con su equipo. La organización de los Bulls se había reforzado interesantemente al adquirir los servicios del especialista en rebotes Dennis Rodman, con lo cual pudieron barrer a todos los equipos durante la temporada regular.

La temporada para los Bulls inició con doce juegos ganados de manera seguida y llegaron a mitad de campaña con un récord de 41 ganados y tan solo tres partidos perdidos. Esa temporada finalizó con marca de 72-10, representando el segundo mejor récord de toda la historia de la NBA, llegando a ser superados únicamente por los Golden State Warriors de Stephen Curry en la temporada 2015-16.

Fue realmente una temporada brillante para Jordan, quién se encargó de demostrar que aún tenía poder para jugar al baloncesto. Durante esa campaña, el estadounidense lideró la liga promediando 30,1 puntos por encuentro, además que pudo quedarse una vez más con el MVP de la temporada y el All-Star Game. En instancias de playoffs, los Bulls solo llegaron a perder tres encuentros en cuatro rondas, derrotando a Seattle SuperSonics de Gary Payton y Shawn Kemp en las Finales.

Tras protagonizar una reñida batalla final, los Bulls volvieron a ganar un campeonato, teniendo como líder indiscutible a Dennis Rodman. Representó para la organización un campeonato peleado y anhelado, pues hasta ese momento tenían tres años sin poder alcanzar la cima. Mostraron un nivel sorprendente, con un Scottie Pippen y un Brian Williams inspirados; Jordan fue nombrado por cuarta vez MVP de las Finales, superando así a Magic Johnson.

La temporada siguiente, es decir la correspondiente al año 1996-97, también fue una gran campaña para Jordan y los Bulls, incluso estuvieron a muy poco de superar nuevamente el registro de 70 victorias en una misma temporada, sin embargo no pudieron ganar los dos últimos encuentros y terminaron la campaña con registro 69-13. A pesar de los buenos dígitos de quedó en la temporada, Jordan no alcanzó quedarse con el MVP, que fue a parar a manos de Karl Malone.

En esa temporada el equipo de Chicago pudo llegar por vez número cinco a las Finales de la NBA, que disputaron frente al Utah Jazz, liderados para ese entonces por el dúo Karl Malone y John Stockton. La serie fue brillante especialmente por dos momentos que aún sigue estando en la memoria de los fanáticos de Michael Jordan.

Chicago se quedó con la victoria del primer juego tras un impresionante tiro en la bocina de Michael Jordan, ante la defensa de Bryon Russell, restando apenas dos segundos en el marcador para finalizar el partido. Antes de esa jugada, los Bulls tenían prácticamente asegurado el triunfo en ese primero de la serie. La fuerza y pasión de Michael Jordan eran impresionante y así lo demostró en el quinto juego de dicha serie.

En esa oportunidad el estadounidense tuvo que salir a la cancha con una fiebre elevada y no sintiéndose bien físicamente, sin embargo más allá de su estado de salud, el jugador punto anotar 38 puntos para de esa manera romper el empate a 2 que se mantenía hasta ese momento entre ambos equipos. Finalmente los Bulls terminaron derrotando 90-88 a su rival y luego alcanzaron la victoria definitiva en Chicago cerrando aquel encuentro con una recordada asistencia de Jordan para un enceste de su compañero de equipo Steve Kerr.

Los jugadores del Jazz tratarán de igualar la pizarra con una agonizante jugada, sin embargo Scottie Pippen interceptó el balón y dio una asistencia a Toni Kukoc, quien cerró el encuentro con un mate Jordan recibió, por quinta ocasión, el MVP de las Finales.

Llegó la temporada 1997-98 y los Bulls se presentaron un poco menos peligrosos que campañas anteriores. A pesar del desnivel demostrado en esa campaña, el equipo logró terminar la temporada con registro 62-20, teniendo a la cabeza a un Michael Jordan promediando 28,7 puntos por encuentro y liderando la liga en cuanto a anotaciones se refiere. Eso le permitió quedarse nuevamente con el premio MVP de la temporada y el All-Star, además de ser nombrado en los primeros quintetos de la temporada y en el defensivo.

Por vez número tres y de manera seguida, los Bulls ganaron la Conferencia Este e inscribieron su nombre en las Finales de la NBA, la cual disputarán otra vez frente a los Utah Jazz, sin embargo en esa oportunidad los Utah se quedaron con el mejor récord de la NBA, por lo que a puertas estaba una emocionante y reñida final, con un Karl Malone que trataría buscar venganza.

Lo que no imaginaba Malone era el impresionante nivel que demostraría su rival, Michael Jordan durante esa serie final. Jordan se encargó de comprobar que aún tenía fuerza y habilidad para ganar un nuevo campeonato. En esa serie final, los Bulls durante el tercer partido, pudieron apabullar por completo a los Utah Jazz, quedando en la memoria de todos los que vivieron ese partido la peor derrota de las finales, con marcador de 96-54.

Durante una entrevista ofrecida a los medios de comunicación luego del partido, Michael Jordan expresó: Si el rival está mal, hay que seguir sacándole”.

Los Bulls iban al frente en la serie final con registro 3-2. Regresaron a Utah para jugar el sexto partido el 14 de junio de 1998. Cuando apenas restaban unos 40 segundos para el final del encuentro, Chicago se encontraba perdiendo 86-83. Después de un tiempo muerto pedido por Jackson, Jordan anotó una bandeja ante varios defensores de los Jazz, colocando al equipo un punto abajo (86-85).

La pelota ahora estaba en manos del equipo Utah, Malone estaba situado en el poste bajo, defendido por Rodman. Tras recibir Malone el balón, Jordan llegó por detrás, le robó el balón y calmó la posesión subiendo la pelota. Frenó el ataque sobre la línea de tres, sobre la defensa de Bryon Russell. Luego de unos segundos botando pausadamente el balón, Jordan se dispuso a atacar la canasta de Utah, rápidamente perseguido por Russell, quitándoselo por encima con una finta que le mandó unos segundos metros para atrás y resbalando.

Michael Jordan sin defensa alguna, lanzó y anotó una impresionante canasta que representaría en definitiva el triunfo y el campeonato para los Bulls. Sería la última canasta con la roja de los Bulls. El Delta Center quedó prácticamente silenciado en su totalidad. Jordan se encargó de silenciar las voces con una genialidad de las suyas. La jugada de Michael Jordan sería repetida constantemente durante los años siguientes, llegando a considerarse como una de las canastas más famosas en la historia de la NBA.

Luego de un triple errado desesperado por parte de Stockton, los Bulls aseguraron su segundo “three-peat” o lo que es lo mismo, su sexto título de campeón en ocho años. Una duda que quedará para la historia es saber hasta dónde hubiese llegado el equipo de Chicago si Michael Jordan no hubiese tomado la decisión de regresar a la organización.

En la Biografía de Michael Jordan se indica que en esa ocasión, el jugador se quedó nuevamente con el premio MVP de las Finales, promediando más de 30 puntos y anotando 45 en el último partido. Los seis MVP de las Finales que tiene Jordan representa un récord no solo para su carrera sino para la historia de la NBA, seguido por los tres de Magic Johnson, Shaquille O´Neal, Tim Duncan y Lebron James.

Luego de haber tenido una extraordinaria participación en mencionada final, el estadounidense Michael Jordan consideró que era el momento oportuno para retirarse definitivamente de las canchas de baloncesto. Fueron muchas las razones que impulsaron a Jordan a tomar tal decisión, por ejemplo, el fin del contrato de Phil Jackson, las intenciones de Pippen de cambiarse de equipo y el cierre patronal de la NBA.

En definitiva, Michael Jordan anunció su retiro del baloncesto un 13 de enero de 1999. La NBA se quedaba una vez más sin uno de sus jugadores estrellas, lo que avecinaba un futuro poco alentador para la organización. Durante la conferencia de prensa con motivo a su retiro, el jugador rindió tributo a un policía de Chicago que había sido asesinado días antes de su anuncio.

Washington Wizards

Aunque en el año 1999 había anunciado su retirado de las canchas, Michael Jordan tuvo un nuevo regreso a la NBA en el 2000, sin embargo en esta oportunidad su regreso no sería como jugador de un equipo profesional, sino más bien como Presidente Operativo de Washington Wizards. Se trataba de un nuevo reto para su carrera deportiva, ésta vez como cabeza directiva de una organización.

Las responsabilidades que cumplía dentro del equipo eran netamente directiva, como era él en todos los aspectos del equipo, incluyendo las decisiones personales. Días antes de asumir el cargo, Michael Jordan se hizo merecedor de cuatro Premios ESPY: Atleta del Siglo, Atleta Masculino de los 90, Mejor Jugador de Baloncesto de los 90 y Jugada de la Década, en referencia al rectificado en el aire con posterior bandeja ante los Lakers en las Finales de 1991.

La verdad es que no todos sus seguidores se mostraron felices por la decisión de Jordan de asumir responsabilidades directivas. Se empezaron a crear una serie de rumores y versiones bastante variadas en torno a cómo sería su desempeño en este nuevo cargo. Logró destilar del equipo a varios jugadores con salarios muy elevados, entre ellos a Juwan Howard y Rod Strickland.

No obstante, su decisión de elegir con el número 1 del Draft a Kwame Brown, procedente del instituto, resultó una de sus decisión más polémicas y controversiales del momento, llegando a ser criticado por la mayoría de los expertos en temas deportivos y con el tiempo, se convirtió en una decisión pésima.

En el año 1999, cuando anunció su retiro de las canchas, el jugador estadounidense Michael Jordan aseguró que había un 99,9 por ciento de probabilidades de no regresar nunca más a las canchas de baloncesto, sin embargo en verano de 2011, Jordan empezó a adelantar la posibilidad de regresar como jugador profesional, pero con una nueva organización, los Wizards.

Motivado por la reaparición de la estrella de la NHL y amigo Mario Lemieux el invierno anterior, Jordan pasó una gran parte de la primavera y verano de 2011 recibiendo entrenamiento en Chicago con jugadores de la NBA. Ese mismo año, Jordan adquirió los servicios de su anterior entrenador Doug Collins para que se encargará ahora de los entrenamientos del equipo Wizards durante la siguiente temporada.

Dicha decisión representó para sus seguidores un inminente regreso de Jordan a las canchas de baloncesto como jugador profesional. Con el inicio de la temporada acercándose cada vez más, las probabilidades de 0,1 por ciento desaparecieron. De todas maneras, Michael Jordan no prometía nada oficialmente hasta ese momento.

Segunda vuelta

Durante una rueda de prensa sostenida con representantes de los medios de comunicación el 10 de septiembre del año 2011, el jugador Michael Jordan adelantó acerca de su posible regreso al baloncesto, aunque negó los rumores sobre su vuelta el mes anterior. Días más tarde, específicamente el 25 de septiembre de ese año, el estadounidense confirmó su segundo regreso a la NBA, además de asegurar que donaría su sueldo a las víctimas del atentado del 11 de septiembre.

Es importante mencionar, de acuerdo a lo que dice la Biografía de Michael Jordan, que el jugador estadounidense no poseía para ese entonces las mejores condiciones físicas de años anteriores, además de tener varias lesiones que lo limitaron continuamente durante la temporada. Más allá de esas limitantes, Jordan promedió excelentes registros durante la campaña: 22,9 puntos por encuentro, 5,2 asistencias, 5,7 rebotes y 1,42 robos de balón.

Con tales registros, Jordan se convirtió en el líder indiscutible del equipo Wizards, llevando a sus compañeros a un paso de disputar la postemporada a pesar del flojo equipo con el que contaban. Todo el mundo estaba emocionado con el regreso de Jordan a las canchas, tanto así que sus 41 partidos jugados en el MCI Center fueron un lleno total, así como en cada pabellón durante los dos años que vistió la camiseta de los Wizards.

La Biografía de Michael Jordan indica que el jugador se convirtió en una de las piezas más importantes para que el equipo de los Wizards pudiera lograr una racha histórica de nueve partidos seguidos ganados, desde el 6 de diciembre al 26 de mismo mes; una cifra récord para la organización. También se llegó a hablar de él como posible aspirante a ganar el MVP de la temporada.

Tras jugar su 14° All-Star Game, Jordan superó a Kareem Abdul-Jabbar en la tabla de anotadores en la historia del All-Star. La temporada 2002-03 fue anunciada desde el comienzo como la última y definitiva, esta vez si, de Michael Jordan, y no decepcionó para nada a sus seguidores y fanáticos. Fue el único jugador de Washington en lograr jugar todos los partidos de la temporada regular, siendo titular en 67 de ellos.

Durante su etapa final en la NBA, dice la Biografía de Michael Jordan que el jugador promedió 20.0 puntos por partido, 6,1 rebotes, 3.8 asistencias y 1,5 robos por encuentro. A la edad de 40 años, anotó 20 o más puntos en 42 oportunidades, 30 o más en nueve y 40 o más en tres, siendo una verdadera sensación en la historia del deporte mundial.

Te puede interesar:  Biografía de Ana Frank: ¿Quién era? y su vida

Los buenos registros para Michael Jordan no terminaban. En el año 2003, el jugador se convirtió en la primera estrella en la historia de la NBA en anotar 40 o más puntos con 40 años de edad, en la victoria de los Wizards ante los Nets en el MCI Center con 43 puntos de Michael. Aunque es cierto que la cantidad de asistente a los partidos disminuyó un poco ese año, los Wizards mantuvieron un promedio de 20 173 espectadores en el MCI Center y 19 311 fuera de casa.

La retirada definitiva de Michael Jordan ya era oficial para ese momento, por lo que los homenajes a su carrera y trayectoria no pararon a lo largo de toda la campaña, reconociendo a Jordan como uno de los mejores jugadores en toda la historia de la NBA. Se realizaron actos especiales a su vida prácticamente en cada uno de los pabellones de la liga.

Durante el último partido disputado por Jordan en Chicago, el público del United Center le dio una impresionante ovación de aplausos, tan grande que hasta el mismo jugador tuvo que parar, dando un discurso improvisado, aunque al final fue inevitable contener los aplausos merecidos que le regalaba el público. Una muestra de respecto fue la retirada por parte de Miami Heat del dorsal 23 el 11 de abril de 2003, como un homenaje a su trayectoria, a pesar de nunca haber jugado un partido con ese equipo.

En medio de la celebración de su último partido en el MCI Center, dice la Biografía de Michael Jordan que el jugador recibió un tributo del Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, que le obsequió la bandera izada en el Pentágono el 11 de septiembre de 2002, un año después del atentado contra las torres gemelas en los Estados Unidos.

En el All-Star Game de 2002, Vince Carter le cedió su plaza en el quinteto titular y la ceremonia del descanso fue dedicada a Jordan, completada con una actuación musical de Mariah Carey en su honor. La Biografía de Michael Jordan revela que Filadelfia se convirtió en el último escenario donde el estadounidense jugó de manera profesional como jugador activo de la NBA, partido que se disputó el 16 de abril de 2003 ante los 76ers.

Jordan logró anotar 16 puntos durante los primeros minutos de juego. En instancias finales del encuentro, el jugador volvió a entrar de nuevo a la cancha, después de que los espectadores de Filadelfia cantara “queremos a Michael”. Cuando restaban pocos segundos para el final del juego, Jordan anotó sus dos últimos tiros libres y se sentó tras una impresionante ovación del público que duró más de tres minutos sin parar.

En definitiva, Michael Jordan se retiró anotando 32,292 puntos en toda su trayectoria, solo superado hasta ese momento por Kareem Abdul-Jabbar y Karl Malone en toda la historia de la NBA.

Tras su retirada como jugador

Luego de haberse retirado por tercera vez, y ahora de manera definitiva, Michael Jordan mostró sus intenciones de volver a su puesto de Presidente de Operaciones en Washington Wizards. No obstante, el 7 de mayo del año 2003, fue despedido por parte de Abe Pollin. Sin responsabilidades algunas, Jordan se enfocó en mantenerse activo jugando al golf en torneos benéficos, compitiendo además con los exjugadores de la talla de Toni Kukoc y Scottie Pippen.

También aprovechó el tiempo libre para compartir más con su familia en Chicago e impulsó una marca de ropa propia que llamó “Jordan Brand”, además de conducir motocicletas, una de sus pasiones desde niño pero que no había podido desarrollar debido a sus compromisos con el baloncesto y a que la NBA no permitía practicar esa disciplina de acuerdo a lo estipulado en el contrato.

Luego de su retiro oficial de la NBA, Michael Jordan ha aparecido constantemente en diferentes competiciones relacionadas con el mundo de las motocicletas, incluso ha tenido participación en los circuitos de los Grandes Premios del Mundial de Motociclismo. El 17 de marzo del año 2006, el estadounidense adquirió los derechos de los Charlotte Bobcats de Carolina del Norte, convirtiéndose en el gerente oficial de la organización.

Meses después, específicamente el 15 de julio de ese mismo año, dice la Biografía de Michael Jordan que el exjugador de la NBA se convirtió en copropietario de Charlotte Bobcats y fue designado como Miembro de Dirección de Operaciones de Baloncesto. Junto con Robert L. Johnson, son los principales dueños de la franquicia.

Juegos Olímpicos

El estadounidense Michael Jordan tuvo la oportunidad de actuar en dos Juegos Olímpicos, obteniendo en ambas participaciones la medalla de oro. La primera vez que actuó en dicha competición fue en 1984, en Los Ángeles, donde ganó a España en la final cuando aún era un universitario, y luego participó en 1992 en Barcelona, formando parte del Dream Team original, considerado como el mejor equipo de baloncesto de toda la historia mundial.

En el Dream Team destacaban impresionante figuras del baloncesto, por ejemplo Magic Johnson y Larry Bird, además de otras estrellas míticas como Scottie Pippen, Charles Barkley, Karl Malone, David Robinson, John Stockton, Patrick Ewing y Clyde Drexler. Se llegó a especular que Jordan fue es responsable directo de la no selección de Isiah Thomas para el combinado, dado a que ambos tenían muchas diferencias, especialmente tras el All-Star de 1985.

En la Biografía de Michael Jordan se deja claro que el jugador estadounidense no tenía intenciones ni las ganas de participar en los Juegos Olímpicos de Barcelona, pues argumentaba que ya contaba con una medalla de oro, sin embargo la insistencia de jugadores como Magic, que llegó a pedirle ante la prensa de manera graciosa que participaba en los juegos, lo motivaron a inscribir su nombre en dicha competición internacional.

Inicialmente Isiah Thomas estaba en la lista de jugadores del Dream Team que irían a los Olímpicos, pero tras la decisión de Jordan de participar en los juegos, Isiah quedó fuera. El equipo ya estaba cubierto por varios bases y escoltas y Thomas se quedó sin opciones de viajar a Barcelona. Jordan, Ewing y Chris Mullin son los únicos jugadores que han logrado una medalla de oro como amateurs (1984) y como profesionales (1992).

Perfil de jugador

Desde sus primeros pasos en el mundo del baloncesto, Michael Jordan destacó como escolta, sin embargo también jugó de base en sus primeros años en la liga y de alero en momentos puntuales, siendo siempre la posición de escolta desde donde dominaba el juego. Jordan se convirtió en uno de los jugadores más decisivos en instancias finales de partido de todos los tiempos, es decir, siempre tenía una jugada de victoria para ofrecer antes de acabar el juego.

Se le reconoce por haber sido el responsable de decidir innumerables encuentros, algunos heroicamente (como “El Tiro” ante los Cavs en 1989) y otros de manera casi inhumana (por ejemplo su partido de 38 puntos para ganar a los Jazz jugando con fiebre en las finales de 1997). Desde el punto de vista ofensivo, Jordan era prácticamente indetenible. Era también un monstruo desde la línea de los tiros libres, convirtiéndose en uno de los jugadores de la historia con más tiros libres encestados.

“Una de sus jugadas más clásicas era el fade away (lanzar echándose para atrás) con tiro en suspensión, usando sus más de 40 pulgadas de salto vertical para deshacerse de las tentativas de tapón de sus defensores. Hubie Brown declaró que solo ese movimiento ya le hacía imparable”

En la Biografía de Michael Jordan también se dice que él está considerado como uno de los mejores defensores en la historia mundial del baloncesto. Sus 2.514 robos de balón le colocan en la segunda posición de todos los tiempos sólo por detrás de John Stockton. Promedió 3,16 robos por encuentro de temporada regular en 1987-88. También se encargó de superar el récord de tapones por un guard, además de convertirse en uno de los jugadores más temibles en defensa.

Familia

En la Biografía de Michael Jordan se ofrece detalles relacionados con su familia. Él es el cuarto de cinco hijos. Sus dos hermanos mayores son Larry y James, además de dos hermanas; una mayor de nombre Dolores y otra menos que se llama Roslyn. En la década de 1989, Jordan contrajo matrimonio con Juanita Vanoy y juntos procrearon a dos hijos; Jeffrey Michael y Marcus James, además de una hermosa niña llamada Jasmine.

En el año 2002, específicamente el 4 de enero, todo el mundo quedó sorprendido tras el anuncio de separación por parte de la pareja. De acuerdo a lo dicho en esa oportunidad, el divorcio se debió a diferencias insostenibles que existían entre ambos, aunque con el tiempo volvieron a unirse sentimentalmente. Jordan fue demandado por una antigua amante llamada Karla Knafel pero un juez determinó que él no tenía que pagar 5 millones de dólares a ella.

Recordemos que Knafel había dicho que Jordan le ofreció pagarle 5 millones de dólares a cambio de que ella se quedara callada y no presentará una prueba de paternidad, después de que Knafel quedara embarazada en 1991. Sin embargo, una prueba de ADN se encargó de demostrar que Jordan no era realmente el padre del niño.

En el año 2013, con 50 años de edad, Michael Jordan vuelve a casarse. En ésta oportunidad su nuevo amor fue Yvette Prieto, luego de un extenso noviazgo. En febrero del año siguiente dieron a luz a las gemelas Victoria e Ysabel.

Figura mediática y negocios

No se puede poner en duda que Michael Jordan es considerado como una de las figuras más mediáticas pero a su vez comerciales de la historia mundial del deporte. En muchas oportunidades ha aparecido como la imagen principal de infinidades de marcas comerciales, entre ellas Nike, Coca-Cola y McDonald’s. Apreció en una ocasión como la imagen principal en las cajas de cereales Wheaties.

Documentales

A lo largo de toda su trayectoria, y aún más después de anunciado su retiro del baloncesto, Michael Jordan ha sido la figura central de muchos documentales y reportajes de televisión, en los que se narra su vida e historia dentro del mundo deportivo. Uno de los primeros trabajos audiovisuales realizados en homenaje a su carrera fue “Michael Jordan: Come Fly with Me” el cual fue dirigido por David Gavant en el año 1989. Otros trabajos importantes han sido:

  • Michael Jordan: Air Time
  • Michael Jordan, Above and Beyond
  • Michael Jordan: His Airness
  • Michael Jordan to the Max
  • Jordan Rides the Bus
  • The Last Dance

La imagen de Jordan

Muchos deportivas profesionales del mundo han prestado su imagen para infinidades de campañas comerciales y publicitarias. El caso de Michael Jordan no ha sido la excepción. Su rostro ha aparecido en muchas campañas a lo largo de la historia, de hecho siempre ha estado ligado a sus contratos multimillonarios con empresas como Nike y McDonald’s. Su imagen también ha aparecido en producciones musicales.

Ejemplo de ello fue el vídeo musical de Jam con el cantante y bailarín Michael Jackson. En la década de 1996, Jordan recibe un papel protagónico en un film de dibujos animados repleto de efectos especiales. En el año 2010, tras un acuerdo con 2K Sports, Jordan se convirtió en la portada del videojuego NBA 2K11, siendo el primer jugador que es portada de dicha franquicia.

Libros

En la Biografía de Michael Jordan se indica que el exjugador de la NBA ha sido el autor de diferentes libros inspirados en su historia de vida, carrera profesional y su particular manera de observar el mundo:

  • Rare Air: Michael on Michael (1993) junto a Mark Vancil y Walter Iooss.
  • I Can’t Accept Not Trying: Michael Jordan on the Pursuit of Excellence (1994) junto a Mark Vancil y Sandro Miller.
  • For the Love of the Game: My Story (1998) junto a Mark Vancil.
  • Driven from Within (2005) junto a Mark Vancil

Premios, récords y logros

A lo largo de toda su carrera, Michael Jordan ha sido merecedor de innumerables reconocimientos y logros por su brillante actuación dentro del mundo del deporte, siendo considerado como uno de los deportistas más importantes de todos los tiempos.

Premios:

  • 6 veces campeón de la NBA (1991, 1992, 1993, 1996, 1997, 1998)
  •  6 veces MVP de las finales (1991, 1992, 1993, 1996, 1997, 1998)
  • 5 veces MVP de la temporada (1988, 1991, 1992, 1996, 1998)
  • 14 veces All-Star (no participó en el de la temporada 1985-1986 por lesión)
  • 2 medallas de oro olímpicas (Los Ángeles 1984, Barcelona 1992)
  • Mejor defensor del año (1988)
  •  Rookie del año (1985)
  •  11 veces en el mejor quinteto de la NBA (10 en el primer equipo, 1 en el segundo)
  •  9 veces en el mejor quinteto defensivo de la NBA (todas ellas en el primer equipo)
  • 2 veces campeón del concurso de Mates de la NBA (1987, 1988)
  • Naismith College Player of the Year (1984)
  • Premio John R. Wooden (1984)
  •  Trofeo Adolph Rupp (1984)
  • ACC Men’s Basketball Player of the Year (1983-84)
  • 1 Medalla de Oro en Juegos Panamericanos (Caracas, 1983)
  • Deportista del año (Sports Illustrated, 1991)
  • Miembro del Basketball Hall of Fame (clase del 2009)

Récords

  • Más títulos de máximo anotador (10)
  • Mayor promedio anotador en una carrera de la historia (30,1)
  • Mayor promedio anotador en una carrera de la historia en eliminatorias (33,4)
  • Más partidos consecutivos anotando en dobles dígitos (842)
  • Mayor promedio anotador en unas finales (40,1 en 1993)
  • Más MVP de las Finales (6)
  •  Anotación más alta en un partido de playoffs (63 puntos, el 20 de abril de 1986)

Logros

  • Anotó 40 o más puntos en 211 partidos (173 temporada regular, 38 playoffs)
  •  Anotó 50 o más puntos en 39 partidos (31 temporada regular, 8 playoffs)
  • Consiguió 30 triples-dobles (28 temporada regular, 2 playoffs)
  • Consiguió el primer triple-doble en un All-Star Game (14-11-11 en 1997)

Ingresó en el Hall of Fame

El 11 de septiembre del año 2009 Michael Jordan logró ingresar al prestigioso galardón del Salón de la Fama del Baloncesto, en compañía de otros dos ex jugadores, David Robinson y John Stockton, además de dos técnicos; Jerry Sloan y Vivian Stringer. La ceremonia de ingreso fue realizada en Springfield, Massachusetts.

También podrían interesarte los siguientes artículos: 


El contenido del artículo se corresponde a nuestros principios de ética editorial. Actualmente estamos trabajando para corregir y mejorar nuestro contenido en otros idiomas.

Si eres traductor acreditado también puedes escribir para trabajar con nosotros. (Alemán, Español, Francés)

Para notificar un error o mejora de traducción pincha aquí.

Parada Creativa
IK4
Descubrir Online
Seguidores Online
Tramitalo Facil
Minimanual
Un Como Hacer
TipoRelax
LavaMagazine