Si se encuentra en un plan para perder peso y empleando productos naturales, lo más indicado es que considere utilizar las semillas de chía. Una planta muy apreciada por la civilización maya. Aprende a través de este artículo cómo hacer agua de chía, una de las semillas con mayores fuentes nutritivas

cómo hacer agua de chía

Fácil preparación de agua de chía

Antes de iniciar esta deliciosa y nutritiva bebida, conviene saber un poco de lo que es la chía. Pues se trata de unas semillas de origen centroamericano, que tiene alto contenido de omega 3, ácidos grasos, macro y micro elementos indispensables para el organismo.

Gracias al alto porcentaje de antioxidantes, ayuda a mitigar el envejecimiento de las células y la prevención de trastornos de salud.

Para la receta de cómo preparar agua de chía, un potente antioxidante, depurativo y bebida dietética, necesitará los siguientes ingredientes:

  • Una cucharada de semillas de chía, esto es aproximadamente entre 5 y 10 gramos.
  • Un litro de agua fresca.
  • El zumo de un limón grande.
  • Una cucharadita de miel o azúcar.

Estas cantidades rinden para preparar aproximadamente cuatro vasos grandes de agua de chía.

Modo de preparar la bebida

Como se trata de una semilla que está cubierta por una fina capa protectora o mucílago, es necesario procesarla antes de poder consumirla. A continuación, encontrará información de cómo preparar chía:

Unas horas antes de la preparación debe poner en remojo los 10 gramos de chía en un envase de vidrio y cubrir completamente con agua. Esta operación facilita que el mucílago de las semillas se desintegre y puedan hidratarse.

Con el resto del agua la viertes en una jarra, preferiblemente de vidrio donde ya tiene el zumo de un limón grande. Con la ayuda de una cuchara o paleta de madera, agite muy bien hasta mezclar muy bien.

Ahora incorpora la miel al gusto a la mezcla que ya tiene preparada, mezcle y reserve hasta que las semillas de chía se hayan hidratado lo suficiente. Esto puede verificarlo, cuando se incremente su tamaño.

Una vez transcurrido el tiempo de remojo de las semillas de chía, vierte su contenido en la jarra de vidrio con el resto de los ingredientes y ya casi el agua de chía con limón estará lista.

No es necesario que pases el agua de chía por un colador, ya que la sustancia gelatinosa que sueltan las semillas es muy nutritiva. Antes de poder servir deja que reposar por espacio de 15 minutos, para que las semillas absorban el sabor del limón y la miel.

Ya pasado el tiempo de reposo puedes servir la deliciosa bebida y si quiere sorprender a los amigos, puede decorar el vaso con una rodaja de naranja o piña y también agregar unos trozos de hielo.

Siendo tan fácil esta receta de cómo hacer agua de chía, por lo que muy pronto notará el cambio de su cuerpo y lo satisfecho que se sentirá tomando esta nutritiva bebida. No se quede con este conocimiento, compártelo con los familiares y amigos.

Beneficios del agua de chía y más

Consumir regularmente semillas de chía aporta grandes cantidades de nutrientes para el organismo. Además del agua de chía, pueden incorporarlas a las ensaladas, merengadas, tortas y hasta en el pan. Ahora se mencionan algunas de las bondades que tiene el agua de chía en el buen funcionamiento del cuerpo humano.

  • Controla el apetito

Por su alto contenido de nutrientes y proteínas, la ingesta de chía en sus distintas presentaciones, permite que la persona tenga una sensación de llenura, muy parecido a cuando comes una Tortilla de verduras frescas. Y si se combina con limón, ayuda en la pérdida de peso.

  • Hidrata el organismo

Cuando se combina el grano de chía con el zumo de limón, se produce la formación de oxidantes que previenen el deterioro de otras moléculas del cuerpo. Por otro lado, logra establecer el equilibrio de líquidos en el organismo, que evita la oxidación de las células. Cuando el sistema corporal tiene los valores adecuados de agua, se disminuyen significativamente los molestos dolores de cabeza.

  • Ayuda en la digestión

Tanto las semillas de chía como el zumo de limón, ayudan a que el proceso digestivo sea lo más eficiente posible. Además de que los nutrientes contenidos en los alimentos sean absorbidos por el organismo.

  • Promotor de la pérdida de peso

Gracias a la sensación de llenura que produce el agua de chía, ayuda a que se pierda peso en combinación de un buen programa de ejercicios.

  • Cuida el corazón

Mantener la buena salud del sistema circulatorio es vital para que el resto de los órganos del cuerpo humano funcionen a plenitud. Consumir las semillas de chía aportan grandes cantidades de omega 3, que favorecen la regulación de la presión arterial y reduce los niveles de colesterol en la sangre.

De no poder consumir pescado o Almejas a la plancha, que son productos ricos en omega 3, tener la opción del agua de chía es una buena alternativa.

  • Control de la diabetes

Si se incorpora tanto las semillas como el agua de chía, como un complemento en la dieta de pacientes diagnosticados con el Síndrome de resistencia a la insulina o diabetes, se llega a controlar significativamente los niveles de azúcar en la sangre.

Para una mejor absorción de la chía, puede ser incorporada en merengadas, compotas, entre otras.

  • Fortificante óseo

Incorporando pequeñas porciones de semillas de chía en la dieta diaria, logra aportar un tercio del calcio requerido por el organismo. A través de su ingesta se fortifican los huesos.

agua de chía y el cuidado del corazón

Otras formas de consumir la chía

Aunque una forma de consumir chía es combinada con agua, existen otras opciones que puede incorporar para obtener mejores beneficios.

  • Triturar en la boca

Cuando se mastican las semillas de chía en la boca, estas activan la producción de saliva que permite suavizar la textura y las hacen más fácil de digerir.

  • Chía germinada

Cuando las semillas de chía se someten a un proceso de pre germinación, se incrementa su contenido de nutrientes y minerales. Estos brotes pueden ser incorporados a las ensaladas.

  • Como alimento de animales

Las hojas de la planta de chía pueden ser utilizadas como forraje verde para alimentar algunas especies menores de animales como cerdos y gallinas. Las semillas son ideales para alimentar a las aves enjauladas.

Efecto perjudicial de la chía

A pesar de tratarse de un producto natural y que es usado como acompañante para la reducción de peso, controlar procesos digestivos y controlar algunas patologías, de exceder su consumo puede traer graves consecuencias.

La ración diaria no debe ser superior a 25 gramos, esto por el alto contenido de fibra en la semilla que puede provocar meteorismo, timpanismo y otros problemas estomacales.

Otros de los inconvenientes de consumir la chía en aquellos pacientes con diagnóstico y medicación para diabetes e hipertensión, es la inhibición de los medicamentos. Por lo que se recomienda consultar con el médico tratante antes de consumirla.