Un activo y pasivo son dos conceptos claves para llevar un acertado y depurado registro del estado financiero de la empresa. Por lo tanto, si tomas la decisión de crearla, estos términos serán útiles para realizar los libros contables, así que sigue bajando el artículo para obtener mayor información.

¿Qué es activo y pasivo?

Una duda que intriga a los nuevos empresarios es definir de manera correcta los activos y pasivos, puesto que son herramientas que necesitarán aplicar una vez tomen la decisión de crear e invertir en su propia empresa. Aunque prefiera disponer los servicios de un profesional en el área contable, que es lo recomendado, no debe limitarse a la obtención de conocimiento del mismo.

De manera simple, referirse a un activo es hablar de todos aquellos bienes y derechos con los que una compañía cuenta, sean tangibles o intangibles. Por su parte, el pasivo es todo lo contrario, es decir, las deudas y obligaciones que tiene la compañía con terceros.

¿Cómo se aplica? por lo usual, la empresa de forma mensual debe realizar balances e informes entre los cuales es más común el balance general, un instrumento que permite determinar la situación patrimonial de la organización, en sí, el estado de cuentas según los movimientos realizados en el mes.

Por lo tanto, mantener una eficiente clasificación de ellos traerá consigo una fácil interpretación de la información por parte accionistas y socios de la organización. De modo, que puedan tomar decisiones para mejorar la estrategia empresarial basada en un informe financiero bien explicado.

¿Cómo determinar un activo y un pasivo?

Si bien al momento de ponerlo en práctica resulta algo tortuoso, pues con frecuencia aparecen las dudas ¿lo estoy haciendo bien?, ¿era así?, ¿es un pasivo? o ¿un activo? Son interrogantes válidas y para resolverlas es necesario aclarar que:

  • Un activo se considera la inversión que aporta al aumento de adquisiciones que tendrás como empresa. Siendo así, debes apuntar a generar mayor cantidad de ellos con un mínimo empeño.
  • Un pasivo se considera la inversión que disminuye las adquisiciones obtenidas. Siendo así, los peores de ellos son los que generan más gastos con menor valor invertido.

Ahora bien, existen varios tipos de activo y pasivo en contabilidad que más adelante se explicarán. Sin embargo, es necesario acotar que algunos activos rinden ganancias una única vez y otros por periodos, entre las cuales se pueden mencionar:

  • Título de propiedad
  • Derechos de autor
  • Acciones
  • Inmuebles
  • Mercancías
  • Patentes
  • Investigaciones científicas
  • Investigaciones tecnológicas

Activo y pasivo cómo determinarlos

En caso del pasivo, son únicamente deudas que recogen obligaciones, sean financieras o no, de la compañía con otras instituciones y generalmente son:

  • Cuentas a pagar
  • Impuestos
  • Hipoteca
  • Alquiler
  • Automóvil para uso propio
  • Casa para vivir

Aunque, un automóvil puede considerarse tanto activo como pasivo, ya que si es para uso propio inquiere gastos como gasolina, mantenimiento, entre otros. Pero, si es de uso comercial genera ingresos, en caso que te interese puedes chequear los Requisitos para trabajar en Uber.

¿Cuáles son los tipos de activos?

Se pueden clasificar en tres tipos, los cuales son los siguientes:

Activos circulantes

También, conocidos como corrientes, estos se refieren a todos esos bienes y derechos que adquieres como empresa, pero no pasan más de un año formando parte de ella. Esto es debido a que son obtenidos con la idea que sean vendidos en este lapso y así, poder generar ganancias que aporten al negocio, pues desde un principio no fueron comprados directamente para la compañía.

Algunos ejemplos son:

  • Cuentas por cobrar a clientes
  • Inversiones
  • Cuentas bancarias
  • Efectivo
  • Préstamos

Con respecto a las cuentas por cobrar, deben estar correctamente respaldadas por la documentación realizada el día de la compra. El efectivo en este caso, es el que la compañía dispone para gatos cotidianos que se presenten en cualquier área, comúnmente se le conoce como caja chica. Cabe destacar que las maquinarias e inmuebles quedan ajenas en este caso.

Activos fijos

También, conocidos como no corrientes, se refieren a todos los bienes y derechos que adquieres como empresa con la idea que sigan formando parte de ella en menos de un año. Es decir, aquellos que son ventajosos para el movimiento y operación de la empresa, además, no son puestos en venta.

Algunos ejemplos son:

  • Mobiliario de los bienes
  • Equipo operativo
  • Vehículos
  • Edificios
  • Bienes inmuebles

Con respecto a los vehículos, estos pueden ser tanto de uso personal como comercial para la empresa. El equipo operativo es el adscrito a realizar las actividades productivas y los beneficios e inmuebles constituyen todas las oficinas pertenecientes a la compañía en el área geográfica, sin excluir bodegas ni sucursales.

Activos diferidos

Se refieren a los gastos que adquieres como empresa y que, además, se pagan por adelantado, pero que sus servicios no han sido utilizados o consumidos, por los momentos.

Algunos ejemplos son:

  • Rentas por servicios
  • Intereses diferidos
  • Primas de seguros

Con respecto a las primas, son las contratadas a diferentes agencias y que generalmente cubren mayoría de los conceptos como seguro contra incendios, pérdida de datos, entre otros.

¿Cuáles son los tipos de pasivos?

Se pueden clasificar en tres tipos, pero dependerá del nivel de exigibilidad que tengan los Tipos de empresas.

Pasivos circulantes

También, conocidos como exigibles, se refieren a todas las deudas u obligaciones que posea la empresa con terceros como instituciones financieras, los proveedores de mercancía, entre otros. Además, pueden ser recaudados antes de cumplir el año.

Algunos ejemplos son:

  • Proveedores de viene y servicios
  • Documentos por pagar
  • Acreedores diversos

Con respecto al último, son las instituciones a las cuales la empresa debe una determinada cantidad de dinero, el cual puede variar al principal como compañías telefónicas o eléctricas.

Pasivos consolidados

También, conocidos como no exigible, se refieren a las deudas que posee la empresa con terceros. Sin embargo, el dinero necesariamente no tiene ser recaudado para el año, sino que se puede pagar a largo plazo, ya que son fondos pertenecientes a los propietarios del capital.

Algunos ejemplos son:

  • Documentos por pagar
  • Hipotecas

Con respecto a la última, estas se proyectan a pagar dentro de muchos años, e incluso puede tardar décadas.

Activo y pasivo tipos

Pasivos diferidos

Se refiere simple y llanamente a los servicios cobrados en forma anticipada, los cuales una vez pagados comenzarán a funcionar.

Algunos ejemplos son:

  • Servicios operativos
  • Intereses anticipados
  • Cuotas administrativas
  • Alquiler de inmuebles
  • Honorarios

Con respecto al alquiler o arrendamiento, estos pueden ser solicitados para largos plazos como semestrales. Los honorarios varían según el concepto, pudiendo ser asesorías, seminarios, servicio técnico u otros.

¿Qué es el patrimonio neto?

Es el resultado de restar tanto activos como pasivos para determinar la situación financiera de la empresa, siendo así el dueño junto a los accionistas podrán tomar las mejores decisiones en pro de ella, conforme al valor del resultado.

Por lo tanto, mientras más alto sea el valor más rápido será el reflejo de riquezas para la empresa.

¿Cuál es la diferencia entre pasivo y activo?

Si bien definir un pasivo y activo no es tarea sencilla, con lo anterior explicado seguramente se han podido esclarecer las dudas. No obstante, recordar de forma muy sencilla que:

  • El pasivo son las deudas o los compromisos
  • El activo son los bienes y pertenencias

Con estas simples definiciones podrás llevar una contabilidad respetable de la empresa, pues recuerda que tener un contador no implica que al ser el dueño del negocio te encuentres totalmente ajeno a su estado financiero.

Por el contrario, hacer una correcta y consistente clasificación de estos impedirá obstaculizar el buen desempeño y miras al éxito de la compañía conjunto a sus empleados por la toma de decisiones poco favorables.